Como conseguir un verdadero Fullmeth (fusión completa)

Por Ripper Seeds

La mayoría de nosotros conocemos las extracciones con hielo sin solventes. Muchos artículos de varias revistas nos han descrito el proceso una y otra vez, pero siempre hay grandes diferencias entre los resultados que se muestran y los que se consiguen en las primeras extracciones que se realizan. En esta ocasión nos gustaría comentar aspectos técnicos del proceso así como algún truco que hace que el resultado cambie y en consecuencia su color, sabor, aroma potencia o textura.

Calidad de la materia vegetal

Esto no es ningún secreto, a mayor calidad de la materia vegetal mejor será el resultado, dando lugar a productos de mucha más calidad si se hace con racimos florales a la vez que aumentamos la cantidad de producto final. Nunca será lo mismo hacer una extracción con hojas que con flores, al igual que no es lo mismo partir de flores bajas o de cogollos centrales. Nosotros decidimos hasta donde queremos sacrificar para conseguir la calidad deseada, pero hay que tener en cuenta que nunca podremos llegar a lo máximo si no damos lo máximo de nosotros mismos. De esta manera ha de quedar claro que el máximo exponencial son los cogollos principales en su estado óptimo de madurez.

extracciones sin solventes

Estado de secado

El estado de la materia vegetal es muy importante.

Normalmente se suele decir que la materia vegetal ha de estar bien seca y previamente congelada para hacer una extracción. Esto sigue siendo verdad a día de hoy, pero sólo si lo que buscamos es la máxima cantidad dentro de las posibilidades de la materia vegetal de partida. En este caso se trata de secar previamente la resina para que adquiera una forma menos resinosa y más cristalina y gracias al frío la base de los tricomas se tornará más frágil y se romperá con el movimiento. La gravedad hará el resto. La resina en estado natural es dúctil y maleable, o sea más resinosa y viscosa, mientras que esta misma resina una vez se ha secado y oxidado adquiere una forma más frágil y dura, más cristalina.

Si por lo contrario queremos sacar la mayor calidad posible la materia vegetal fresca nos ayudará. Esto reducirá la cantidad de resina final pero aumentara espectacularmente el resultado, ya que la resina aun no esta seca y conserva una textura más aceitosa y mucho más aromática debido a que menos terpenoides se han volatilizado en el proceso de oxidación. Además, sólo se romperán aquellos tricomas que sean muy grandes y sobretodo los que estén más maduros. Tricomas pequeños e inmaduros se quedaran en la planta.

Te puede Interesar
Entrevista a Oil Hunters

Por otro lado, el hecho que la materia vegetal este demasiado seca provocara que algunas fibras y restos vegetales se rompan y se cuelen entre los cedazos, adulterando nuestro producto final. Nunca es interesante hacer una extracción y que contenga trazas de fibra. Solo en extracciones en seco nos puede interesar un pequeño matiz de fibra que proporcionara algo más de sabor a nuestra extracción, pero en una extracción con agua nunca será interesante ya que la fibra absorbe agua y acaba por pudrirse y adulterara el resultado final.

extracciones sin solventes

Tamaño de los filtros

No es tan importante usar muchos filtros como encontrar los adecuados para cada variedad. Antes de todo cabe recalcar que algunos fabricantes miden los tamaños de la malla en Micras y otros lo hacen en T’s. Las mallas que provienen del mundo de la serigrafía son las que se suelen medir en T’s. Las mediciones son inversas, así que hay que asegurarse bien de con que medición trabajamos para colocar las bolsas en el orden correcto. Mientras las Micras miden el espacio vacío entre hilos, las T’s miden la cantidad de hilos por centímetro. Así pues, un numero elevado de micras significara un agujero más grande y un numero pequeño de micras un agujero más pequeño. En el caso de las T’s, un numero grande de T’s significa muchos hilos por centímetro, o sea un agujero mas pequeño. De esta manera, las mallas con unidades en Micras estarán entre 240-190Mc las vegetales y 120-25Mc las que capturan la resina. Las que miden en T’s estarán entre 40T’s las vegetales y de 60-120T’s las que capturan resina. Si tenemos que escoger pocas bolsas nos quedaríamos con 190Mc y 70Mc+35Mc, una para vegetal, una para la primera calidad y una para el residuo en este mismo orden. Si añadimos más bolsas por encima de la de 70Mc el resultado en la bolsa de 70Mc será más homogéneo pero no más potente, ya que los tricomas en las bolsas de 120Mc serán más grandes, pero normalmente en muy poca cantidad en proporción a la de 70Mc.

Cuando filtremos el agua y nos dispongamos a recoger la resina, es muy importante que no la prensemos para secar, si lo hacemos romperemos los tricomas y los aceites saldrán y se mezclaran con el agua, lo que dificultará la evaporación de esta, además de que la textura final será menos manipulable. Será más espectacular y parecido al BHO pero menos manipulable.

extracciones sin solventes

Deshidratación

Es muy difícil tener paciencia cuando se tiene algo de estas calidades en las manos, pero no podemos olvidar que nuestra extracción aun tiene agua. Debemos ser pacientes y metódicos para no estropear el resultado una vez llegado a este punto.

Te puede Interesar
Aprovechamiento de los “restos” después de la cosecha (II)

En extracciones de poca calidad donde la presencia de fibra es alta, es cuando más hay que tener en cuenta el secado. La fibra absorbe agua, cosa que no hace la resina, y si hacemos una bola como hacen muchos al momento de haber echo la extracción, se quedará la fibra mojada y la estropeara por completo. En estos casos lo mejor es rallar el resultado con un colador para forzar la evaporación del agua. En unos pocos días se deshidratará correctamente y podremos manipularlo.

Un amigo me comento que dejaba secar la resina en la bolsa de extracción para ni tocarla. Quizás es excesivo, pero desde luego si vierais el resultado es espectacular. De esta manera los tricomas se conservan enteros hasta el final. Si no prensamos ni manipulamos los tricomas estos conservaran su máximo potencial con mayor facilidad y la degradación de los cannabinoides será también menor.

Conservación

Si queremos conservar los cannabinoides en su estado óptimo y evitar la mayor oxidación posible debemos intentar conservar los tricomas en su forma original, sin romperlos ni manipularlos. Por eso no prensaremos nuestras extracciones, al hacerlo, los aceites saldrán del interior y se degradaran con mucha más facilidad.

extracciones sin solventes
Hachís de calidad premium

Color de nuestras extracciones

Muestras con yerba muy seca y degradada darán lugar a extracciones muy marrones o muy negras, debido a la oxidación de los tricomas y a la fibra que se habrá pulverizado y pasado por las mallas debido al exceso de secado.

Muestras con un estado óptimo de maduración de los tricomas darán lugar a extracciones ambarinas, siempre que hayamos cortado las plantas en su momento optimo y no hayamos dejado mucho tiempo de secado. Si se seca demasiado se oxidaran en exceso y se tornaran también mas oscuras.

Muestras con un estado prematuro de maduración darán lugar a extracciones blanquecinas.

Así pues, si lo que queremos es sacar una calidad ganadora de competiciones es importante tener en cuenta todos los aspectos: calidad de la materia vegetal, estado del secado, tamaño de los filtros, deshidratación de la extracción y conservación de estas. La carencia en uno de ellos puede ser lo que determine que otra extracción este mejor que la nuestra. Si todas las muestras siguen el mismo proceso entonces decidirán los aromas particulares de las plantas que hayamos utilizado y la potencia de estas.

¡Buenas extracciones para todos!