La marihuana muestra promesa en el tratamiento de enfermedades que van desde la depresión y la adicción hasta la artritis y la epilepsia.

Callie Seaman tenía 16 años cuando comenzó a fumar cannabis para controlar su epilepsia. Las convulsiones que habían comenzado dos años antes estaban afectando su capacidad para funcionar y, aunque había sobresalido en la escuela hasta su diagnóstico, sus estudios ahora estaban sufriendo.

Eso fue en 1997, cuando el cannabis todavía era ilegal en toda Europa incluso para uso médico. Cualquiera que quisiera adquirir algo tenía que hacer negocios con un traficante callejero o depender de alguien más para hacerlo.

Cambios Reconfortantes

“Nunca lo tomé por el efecto eufórico”, dijo Seaman, quien vive cerca de Sheffield en el Reino Unido. “Lo tomé para tener una buena noche de sueño – no dormir lo suficiente es un gran desencadenante de una convulsión – y funcionó”.

Seaman sigue siendo una consumidora diaria de cannabis y, desde 2018, compuestos clave de la planta Cannabis sativa han estado disponibles para ella por prescripción médica. Le tranquiliza saber que la medicación ahora está controlada en calidad, conteniendo cantidades predecibles del ingrediente activo.

“No he tenido una convulsión en dos años”, dijo Seaman. “La epilepsia puede matar, así que es muy posible que el cannabis haya salvado mi vida”.

Sin embargo, cómo funciona el cannabis no está del todo claro.

“Nunca ha sido más importante entenderlo mejor, para encontrar formas de usarlo en la medicina y para reducir el daño potencial cuando se usa recreativamente”, dijo Micah Allen, profesor en el Centro de Neurociencia Funcionalmente Integrativa de la Universidad de Aarhus en Dinamarca.

Las leyes sobre el cannabis están cambiando regularmente. En la mayoría de los países europeos, uno de sus ingredientes activos, el cannabidiol o CBD, es legal. Pero el cannabis para uso personal generalmente no lo es, incluso si la marihuana médica está cada vez más disponible en el continente.

Se cree que algunos compuestos del cannabis ayudan con la depresión, la ansiedad, la adicción, el dolor crónico, las enfermedades inflamatorias y las náuseas asociadas con la quimioterapia, entre otras cosas.

Y aunque el cannabis puede ser mal utilizado – algunas personas como adolescentes y mujeres embarazadas probablemente estarían mejor evitándolo por completo – los científicos europeos están en una misión para aprovechar al máximo las propiedades saludables de algunos de sus ingredientes.

Allen lidera un proyecto de investigación que recibió financiación de la UE para aprender más sobre cómo los compuestos del cannabis, incluido el CBD, afectan la salud humana. Llamado CANNABODIES, el proyecto de cinco años está programado para durar hasta finales de enero de 2027.

CBD y THC, los compuestos clave

De los miles de compuestos producidos por la planta de cannabis, un grupo de más de 100 conocidos como cannabinoides es de mayor interés médico. De estos, el CBD y el tetrahidrocannabinol, o THC, se consideran los más clínicamente relevantes.

“Queremos determinar qué sucede en el cerebro cuando una persona usa un producto de cannabis”, dijo el profesor Micah Allen, CANNABODIES.

Tanto el CBD como el THC desencadenan la liberación de mensajeros químicos en el cerebro que pueden afectar el dolor, el estado de ánimo, el sueño y la memoria. Pero el THC induce un llamado “subidón”, mientras que el CBD no. Eso hace que el THC sea susceptible de mal uso.

Te puede Interesar
Un extracto de CBD reduce la frecuencia de las convulsiones en una forma rara de epilepsia

Los cannabinoides no son una cura para la enfermedad. En cambio, trabajan cambiando cómo los síntomas, físicos o mentales, se registran en un nivel consciente. Al modificar el sistema nervioso, estos químicos tienen el poder de alterar la percepción de una persona, por ejemplo, del dolor.

También pueden cambiar la respuesta emocional a una situación estresante y, menos positivamente, disminuir la motivación.

Exactamente cómo los cannabinoides influyen en el cerebro y el cuerpo humano sigue siendo poco comprendido porque la mayoría de los estudios se han llevado a cabo en animales.

“Esto limita severamente nuestra capacidad para diseñar tratamientos basados en cannabinoides efectivos”, dijo Allen.

Alteración de la percepción

CANNABODIES está observando cómo el THC y el CBD influyen en algo llamado “interocepción”, la percepción por las personas del estado interno de sus cuerpos y cómo esto afecta las decisiones.

Ejemplos de interocepción incluyen enfocarse mentalmente en el hambre, el latido del corazón o el dolor.

Por ejemplo, ¿una persona que registra menos dolor físico después de tomar CBD está inclinada a trabajar más duro en una tarea? ¿O es alguien más en sintonía con el latido del corazón después de tomar THC propenso a sentir una mayor ansiedad?

Mientras que las descripciones de las personas sobre experiencias con cannabinoides sugieren grandes cambios en las sensaciones corporales, no hay estudios científicos que hayan examinado este asunto, según Allen.

“Muchos trastornos psiquiátricos involucran una alteración de la interocepción saludable”, dijo. “Entonces, si los cannabinoides resultan ser terapéuticos en esta área, esta será información valiosa”.

Allen planea establecer cierta ciencia básica.

“Queremos determinar qué sucede en el cerebro cuando una persona usa un producto de cannabis”, dijo. “¿Qué vías neuronales se activan cuando ingieren CBD, THC o un placebo?”

Para esta investigación, a los participantes dentro de un escáner de resonancia magnética se les darán tareas para realizar. Principalmente, se pedirá a los participantes que aprieten un dispositivo de mano o que respiren en un tubo en respuesta a desafíos simples que generalmente involucran imágenes que aparecen en una pantalla, similar a un videojuego. Se les otorgarán puntos con cada elección correcta y recibirán una recompensa financiera de alrededor de 100 coronas danesas, aproximadamente 13 euros, por completar una tarea.

La velocidad y precisión de las respuestas, la disposición de los participantes a poner un esfuerzo adicional y su percepción del malestar serán algunos de los factores que Allen explorará.

Al aprender más sobre los efectos de los cannabinoides en la interocepción, Allen tiene como objetivo avanzar en la meta de desarrollar nuevos tratamientos basados en el CBD o el THC que sean seguros, efectivos y personalizados.

Problemas para absorber el CBD

Vendido como un aceite o infusionado en alimentos y bebidas novedosos, el CBD ya se comercializa ampliamente como un potente tratamiento para todo tipo de dolencias, desde ansiedad y artritis hasta enfermedad intestinal y esclerosis múltiple.

“Lo que la gente está consumiendo hoy es caro, no terriblemente efectivo y desagradable para muchos de ingerir”, dijo el profesor Antonio Vicente, CBDHIGHBIO.

Pero hay un gran inconveniente con los productos vendidos hoy: la biodisponibilidad, que es la proporción de un medicamento u otra sustancia que entra en circulación cuando se introduce en el cuerpo.

Te puede Interesar
El Estado contra María

Una vez que se ha ingerido el ingrediente activo de un producto de CBD de una tienda, solo una pequeña cantidad, tan baja como el 6%, entra en circulación y está disponible para el cerebro. Eso significa que se deben tomar cantidades significativas de CBD para que tenga un efecto.

Investigadores de la Universidad de Minho en Portugal están a mitad de camino de un proyecto de dos años para arrojar luz sobre los procesos metabólicos que determinan cuánto CBD está disponible para el cuerpo después de la ingestión.

“Hay variabilidad de persona a persona, pero las razones de esto son poco comprendidas”, dijo la Dra. Renata Vardanega, experta en bioingeniería que coordina el proyecto financiado por la UE. Llamado CBDHIGHBIO, está programado para finalizar en octubre de 2024.

Vardanega y su equipo están estudiando qué determina cuánto ingrediente se absorbe después de que se ha ingerido el CBD. Por ejemplo, ¿depende de lo que la persona haya comido o bebido?

También están trabajando para mejorar la absorción de CBD al emparejarlo con un ácido graso de cadena larga durante la entrega. Este método desvía la ruta de absorción para evitar que el CBD sea metabolizado por el hígado.

Un tercer hilo de trabajo implica encontrar una manera de aumentar la absorción de CBD combinándolo con piperina, un compuesto derivado de la pimienta negra.

Debido a que es un excelente bio potenciador, la piperina aumenta la biodisponibilidad de otra sustancia, según el profesor Antonio Vicente, un bioingeniero en el proyecto.

“Estamos buscando formas de capitalizar esta propiedad para hacer que el CBD esté más disponible para el cuerpo”, dijo.

El objetivo general del proyecto es crear comestibles cannabinoides como chocolates, bebidas o mantequillas que sean mucho más potentes que cualquier producto actual, pero que contengan la menor cantidad posible de CBD.

“Lo que la gente está consumiendo hoy es caro, no terriblemente efectivo y desagradable para muchos de ingerir”, dijo Vicente. “Creemos que podemos hacerlo mucho mejor”.

La investigación en este artículo fue financiada por la UE a través del Consejo Europeo de Investigación (ERC) y las Acciones Marie Skłodowska-Curie (MSCA). Las opiniones de los entrevistados no reflejan necesariamente las de la Comisión Europea. Si te gustó este artículo, considera compartirlo en redes sociales.

Artículo publicado originalmente en Horizon, la Revista de Investigación e Innovación de la Unión Europea.

Acerca del autor

Amante del cannabis y especializado en el mundo de las sustancias psicoactivas. Escritor y psiconauta.