MDMA para uso terapéutico: Supone un cambio radical en la medicina psiquiátrica el utilizar el MDMA para la terapia asistida con psicodélicos

La Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU. (FDA) está considerando una propuesta revolucionaria para el tratamiento del trastorno de estrés postraumático (PTSD), que podría marcar un hito en la medicina psiquiátrica. La MDMA, conocida popularmente como éxtasis o molly, está en el centro de esta iniciativa, propuesta por una corporación enfocada en los beneficios de las drogas psicodélicas.

Esta iniciativa representa un posible avance significativo en el campo de la psicoterapia. Si la FDA aprueba la propuesta, la Administración para el Control de Drogas (DEA) tendría que reclasificar la MDMA, que actualmente se encuentra en la Lista I, reservada para sustancias consideradas sin uso médico aceptado y con alto potencial de abuso.

La solicitud presentada a la FDA por la corporación de beneficio público (PBC), fundada por la Asociación Multidisciplinaria de Estudios Psicodélicos (MAPS), se basa en dos estudios controlados, doble ciego y aleatorios. Estos estudios, publicados en Nature Medicine, han demostrado resultados prometedores en el uso de MDMA en combinación con psicoterapia para tratar casos moderados y severos de PTSD.

En estos estudios, los participantes recibieron dosis controladas de MDMA o un placebo en tres sesiones de ocho horas, complementadas con sesiones de terapia para procesar la experiencia. Los resultados mostraron mejoras significativas en los síntomas de PTSD, marcando un cambio potencial en la forma en que se aborda este trastorno.

La MDMA actúa sobre neurotransmisores clave en el cerebro, como la serotonina y la dopamina, induciendo efectos que pueden ser beneficiosos en un contexto terapéutico controlado. Sin embargo, su uso en la psicoterapia no está exento de controversias, especialmente en cuanto a la accesibilidad y el costo del tratamiento.

Te puede Interesar
Psicodélicos para la psicoterapia

La FDA ahora tiene 60 días para decidir si procede con una revisión estándar o prioritaria de la propuesta. Esta decisión podría abrir la puerta a una nueva era en el tratamiento de trastornos de salud mental, siguiendo el ejemplo de la esketamina, el único psicodélico aprobado hasta la fecha para tratar la depresión resistente.

Con esta propuesta, MAPS y su filial buscan no solo innovar en el tratamiento del PTSD, sino también cambiar la percepción y las políticas en torno a ciertas sustancias psicodélicas, argumentando su potencial terapéutico bajo condiciones controladas y supervisadas. La decisión de la FDA, por tanto, no solo afectará el futuro del tratamiento del PTSD, sino también el curso de la investigación y el uso clínico de psicodélicos en la medicina moderna.

Acerca del autor

Raúl del Pino es un destacado psiconauta, escritor y autoridad en sustancias psicoactivas, especialmente psicodélicos.

Fundador de www.psiconautica.org en 1996, el primer portal en lengua hispana sobre drogas, se ha enfocado en los Estados Modificados de Conciencia y la Psicología Transpersonal. Autor del libro "Sexo, tantra y MDMA", Raúl combina rigor científico con introspección personal, explorando la relación entre psicoactivos, sexualidad y prácticas espirituales. Su trabajo contribuye significativamente a la comprensión y uso responsable de sustancias psicoactivas.

Te puede Interesar
Líderes de Boston en campaña por la legalización de los psicodélicos