Un estudio reciente de Imperial College London sugiere un posible uso terapéutico de psicodélicos en la salud sexual, ofreciendo esperanza para quienes padecen depresión y ansiedad.

Un estudio innovador realizado por el Imperial College London indica que los psicodélicos, como los hongos de psilocibina y el LSD, podrían potencialmente mejorar la función sexual durante un período prolongado después de un encuentro psicodélico. Publicada en la revista Nature Scientific Reports, esta investigación marca la primera exploración en el nexo entre las sustancias psicodélicas y la sexualidad.

Hallazgos clave e implicaciones

El estudio, liderado por Tommaso Barba, un estudiante de doctorado en el Centro de Investigación Psicodélica del Imperial College, subraya implicaciones notables para condiciones como la depresión clínica y la ansiedad, a menudo vinculadas con complicaciones de salud sexual. Especialmente, las personas que luchan contra la disfunción sexual inducida por antidepresivos podrían encontrar alivio después de una experiencia psicodélica, disminuyendo así la probabilidad de cesar el tratamiento y sufrir una recaída.

Metodología y resultados

Los investigadores analizaron respuestas de casi 300 participantes antes y después de encuentros psicodélicos, que incluyeron usuarios recreativos, de bienestar, ceremoniales e individuos inscritos en un ensayo clínico de psilocibina para la depresión. El análisis comparativo reveló un espectro de mejoras en dominios de función sexual hasta seis meses después de la experiencia. Las mejoras abarcaron aspectos como el disfrute sexual, la excitación, la satisfacción, la atracción por la pareja, la autopercepción física, la comunicación y la intimidad emocional.

Implicaciones terapéuticas y precauciones

Destacadamente, los participantes en el ensayo de depresión con psilocibina informaron mejoras significativas en el interés sexual, la excitación y la satisfacción, en contraposición con tratamientos antidepresivos convencionales conocidos por amortiguar la función sexual. Esta investigación incipiente insinúa el potencial terapéutico de los psicodélicos, que podría extenderse a ámbitos como la terapia de parejas. Sin embargo, se requiere cautela contra la automedicación, y los investigadores enfatizan la necesidad de una mayor exploración sobre los impactos duraderos de los psicodélicos en el bienestar sexual.

Te puede Interesar
Dos estudios abren la puerta al uso de drogas psicodélicas con fines médicos

Limitaciones del estudio y futuras direcciones

Reconociendo limitaciones como los datos basados en cuestionarios y la demografía sesgada hacia individuos blancos, heterosexuales y educados, los investigadores abogan por una exploración matizada en diversas poblaciones para mejorar la generalización de los hallazgos.

En esencia, aunque el estudio arroja luz sobre la fascinante intersección entre los psicodélicos y la función sexual, es imperativo realizar más investigaciones para dilucidar el alcance completo de las aplicaciones terapéuticas y mitigar los riesgos potenciales asociados con el uso no supervisado de psicodélicos.

Acerca del autor

Raúl del Pino es un destacado psiconauta, escritor y autoridad en sustancias psicoactivas, especialmente psicodélicos. Fundador de www.psiconautica.org en 1996, el primer portal en lengua hispana sobre drogas, se ha enfocado en los Estados Modificados de Conciencia y la Psicología Transpersonal. Autor del libro "Sexo, tantra y MDMA", Raúl combina rigor científico con introspección personal, explorando la relación entre psicoactivos, sexualidad y prácticas espirituales. Su trabajo contribuye significativamente a la comprensión y uso responsable de sustancias psicoactivas.