Un modelo terapéutico distinto exige una capacitación diferenciada

La terapia asistida por psicodélicos (TAP) se encuentra al borde de la aprobación para el tratamiento de trastornos de salud mental. Con la perspectiva de que la MDMA sea aprobada para tratar el trastorno de estrés postraumático (TEPT) tan pronto como en agosto de 2024, y con el LSD y la psilocibina siendo designados como “terapia innovadora” por la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU. (FDA), el año en curso podría marcar un hito transformador. Ante esta inminente revolución terapéutica, surge una urgencia por capacitar a terapeutas que puedan satisfacer la demanda anticipada y asegurar un tratamiento seguro y efectivo para los pacientes.

Convertirse en terapeuta de TAP conlleva desafíos y riesgos únicos, dada la naturaleza distinta de esta aproximación terapéutica. A diferencia de los métodos tradicionales, donde el terapeuta actúa como un experto, en la TAP, el profesional facilita el descubrimiento personal del paciente, promoviendo un enfoque no directivo que empodera al individuo en su propio proceso de sanación. Este paradigma demanda de los terapeutas una profunda comprensión y habilidad para trabajar con el trauma, desarrollar rápidamente una alianza terapéutica y guiar a los pacientes a través de estados alterados de consciencia y los significativos cambios de percepción que suelen acompañar la experiencia.

Actualmente, los estándares para la capacitación de terapeutas de TAP aún no se han establecido, lo que subraya la necesidad de programas de formación exhaustivos que abarquen desde la seguridad del paciente hasta la mecánica de acción de los psicodélicos, pasando por las intervenciones clínicas y la ética en el contexto de la medicina psicodélica. La formación experiencial y la supervisión son elementos cruciales, ofreciendo a los terapeutas la oportunidad de procesar sus propias emociones y desarrollar habilidades para mantener la autoconsciencia, esencial para prevenir el abuso en la TAP.

Te puede Interesar
Un estudio «pone verde» al plátano de Canarias y aboga por plantar cáñamo en las islas

Con sesiones que pueden durar entre 6 y 14 horas, el cuidado personal del terapeuta no es opcional, sino imprescindible. Además, la formación debe enfatizar la importancia de que los terapeutas continúen su propio trabajo interior, como una salvaguardia contra los abusos en la TAP, asegurando que su material interno no interfiera de manera inconsciente con la terapia del paciente.

En el horizonte, esfuerzos a nivel nacional buscan establecer estándares de formación y requisitos de acreditación para asegurar la seguridad y eficacia del tratamiento. La corporación sin fines de lucro Board of Psychedelic Medicine and Therapies lidera la creación de estándares y procedimientos para la certificación de practicantes, al tiempo que educa a la industria de la salud sobre la necesidad y el valor del proceso de acreditación tanto para pacientes como para terapeutas.

Ante este panorama, se insta a los clínicos interesados en la TAP a seleccionar cuidadosamente sus opciones de formación, y a los pacientes a investigar la formación y experiencia de los terapeutas potenciales, permitiéndoles tomar decisiones informadas sobre su cuidado. La terapia psicodélica no solo promete transformar la vida de muchos sino también redefine el rol del terapeuta en el proceso de sanación, marcando el inicio de una nueva era en el tratamiento de la salud mental.

Conferencias sobre terapia con psicodélicos, como las que se celebran en Fuerteventura desde hace dos años, hacen hincapié en esta problemática y están destinadas a informar a la comunidad terapéutica del valor de la formación en este campo tan apasionante. Las siguientes conferencias de Fuertedélica se celebrarán los días 22 y 23 de noviembre de 2024.

Te puede Interesar
Piden en parques de Estados Unidos no lamer a sapos psicodélicos

Acerca del autor

Raúl del Pino es un destacado psiconauta, escritor y autoridad en sustancias psicoactivas, especialmente psicodélicos. Fundador de www.psiconautica.org en 1996, el primer portal en lengua hispana sobre drogas, se ha enfocado en los Estados Modificados de Conciencia y la Psicología Transpersonal. Autor del libro "Sexo, tantra y MDMA", Raúl combina rigor científico con introspección personal, explorando la relación entre psicoactivos, sexualidad y prácticas espirituales. Su trabajo contribuye significativamente a la comprensión y uso responsable de sustancias psicoactivas.