Según una encuesta realizada entre 190 supervivientes de cáncer en Israel, el cannabis se utilizaba principalmente para el tratamiento del dolor, los trastornos del sueño y la ansiedad. Esta investigación fue llevada a cabo por investigadores de la Universidad Ben Gurión del Neguev y del Centro de Cáncer del Centro Médico de Sheba, Israel.

La dosis media mensual de cannabis consumida fue de 42 gramos. El 96% de los encuestados informaron de que no consumían cannabis con regularidad antes de que se les diagnosticara el cáncer. La forma más común de consumo era fumar, y la mayoría de los participantes informaron de que consumían cannabis durante todo el día.

Los síntomas más comunes por los que los participantes tomaron cannabis medicinal fueron: dolor (89%), los trastornos del sueño (76%) y la ansiedad (42%). Veinte pacientes informaron sobre efectos secundarios leves.

Zolotov Y, Eshet L, Morag O. Preliminary assessment of medical cannabis consumption by cancer survivors. Complement Ther Med. 2020;56:102592.

Fuente