Muchos de vosotros habréis leído alguna vez que el cannabis fue uno de los primeros cultivos en ser aprovechado por el hombre desde el nacimiento de la agricultura.

Las evidencias arqueológicas más antiguas del empleo de esta especie datan de hace aproximadamente 10.000 años de antigüedad y fueron descubiertos recientemente en la península de Anatolia (Turquía). Se trata de restos de un tejido confeccionado con fibras de cáñamo y de lino.

Cáñamo expuesto a la intemperie
Cáñamo expuesto a la intemperie

El uso del cáñamo más antiguo y evidente es el aprovechamiento de su fibra, por su gran resistencia y facilidad del cultivo. Avanzando en la historia, otras especies vegetales se han ido sumando al repertorio de fibras naturales a disposición de las diferentes culturas para elaborar sus tejidos, cuerdas y demás elementos utilizados en la vida diaria. De entre estas especies quería centrarme en el lino (Linum Usitatissimum), dado que los aprovechamientos y el procesado necesario para extraer su fibra son muy similares a los del cáñamo (Cannabis Sativa); de hecho, en algunos documentos antiguos de registros de producción de zonas agrícolas no se hace distinción entre producción de fibra en bruto de cáñamo y la de lino, por lo que no puede saberse con certeza en qué proporción se cultivaban estas dos especies en dichas zonas.

Las evidencias arqueológicas más antiguas del empleo de esta especie datan de hace aproximadamente 10.000 años de antigüedad

En el noroeste de la península el cultivo y procesado del lino históricamente ha sido de gran importancia y se han conservado los aparatos y saberes necesarios para la obtención de tejidos basados en el lino hasta nuestros días, a pesar de que prácticamente ha desaparecido la industria textil de antaño. Quiero agradecer la gran labor que llevan realizando desde hace años la «Asociación de mulleres de Insua» y otras agrupaciones en Galicia en pos de mantener viva la tradición de los trabajos del lino. Esta asociación ha estado recogiendo los saberes y experiencias de las más veteranas para preservar esta cultura, incluyendo la restauración de los aparatos para extraer la semilla, la fibra, el hilado y los telares para elaborar tejidos que forman parte de los trajes tradicionales de la zona.

Haciendo hilo de lino
Haciendo hilo de lino

Cuando supe de la existencia de esta asociación, enseguida me puse en contacto con ellas para contarles mi pequeño proyecto de cultivo de cáñamo y demostraron un gran interés al momento, dado que además de las similitudes entre el cáñamo y el lino, también nos une la ilusión por reactivar la producción agrícola y salvar los terrenos agrícolas de nuestra comarca de la plantación masiva de eucaliptos. Unos días antes de hacerles una visita preparé una madeja de fibra de cáñamo de mi cosecha de la siguiente forma: seleccioné unos haces de tallos lo más largos y uniformes posible, los sumergí en agua durante una semana y posteriormente fui separando la fibra de la cañamiza manualmente y la lavé a conciencia. Tras esto conseguí un montón de fibra en bruto sin cañamiza y lo llevé conmigo el día que las fui a visitar con la esperanza de que pudiesen elaborar un hilo con ella y que sirviese para tejer. Pero cuando la señora con más experiencia intentó hilar la fibra enseguida me dijo que eso era muy duro y que si estaba seguro de que se podía hacer hilo con esa fibra. Intentamos refinar un poco la fibra con los peines de púas metálicas que se usan también para la fibra de lino, pero no había manera, así que me quedé con las ganas, pero había sido una tarde muy agradable, además les había llevado unos cañamones para que los probasen y un par de plantitas en macetas, para que pudiesen apreciar la belleza de la planta.

Te puede Interesar
Cáñamo industrial: la planta más versátil

Usos tradicionales del cáñamo

Este año tuvieron a bien invitarme como ponente a unas charlas dentro de un evento que organizan anualmente coincidiendo con las labores de agramado del lino. Sabiendo esto escogí esta vez los haces con los tallos del cáñamo de mi finca que se habían quedado más pequeños y delgados en las zonas de la finca con menor cantidad de nutrientes y una mayor densidad de siembra. En vez de sumergirlos en agua los dejé expuestos a la lluvia y al rocío del otoño durante casi un mes y medio, este proceso se conoce como «enriado» y consiste en favorecer el desarrollo de hongos y bacterias que degraden las sustancias gomosas (pectinas) que unen la fibra externa al interior leñoso.

Así que con varios haces de estos tallos me fui al evento con la esperanza de que esta vez si pudiese volver con un poco de hilo a casa. Las charlas tuvieron lugar por la mañana, centrándose éstas en la historia del lino en Galicia y en las nuevas aplicaciones que la semilla de lino o linaza estaban siendo utilizadas en programas de alimentación animal para lograr una leche de gran calidad. Entremedias, un servidor tuvo la ocasión de exponer la historia de nuestra querida planta, desde sus orígenes, su historia y la multitud de aplicaciones que puede llegar a tener en múltiples sectores industriales, además de las nuevas investigaciones sobre los efectos terapéuticos de los cannabinoides. La media de edad del público era bastante alta, con lo que tampoco quise entrar en demasiada profundidad en los detalles de los efectos psicotrópicos de las plantas de cannabis ricas en THC, puesto que tampoco era el tema que se estaba exponiendo, pero más tarde algunas personas del público sí me preguntaron por aplicaciones terapéuticas concretas y los «efectos colaterales».

Intentando hilar el cáñamo
Intentando hilar el cáñamo

Después de la comida las señoras empezaron la demostración de las labores de procesado del lino, así que me fui a por mis haces de cáñamo a la furgoneta y me puse con ellas a realizar las mismas tareas que ellas hacían con el lino. La fibra obtenida de esta manera fue bastante más fina que la del año anterior, pero seguía resultando difícil de hilar, sobre todo porque aún quedaban restos de cañamiza que dificultaban mucho la tarea, y el «hilo» que conseguíamos seguía siendo demasiado tosco para poder utilizarlo para tejer en un telar. Ahí radica una de las principales diferencias entre las dos fibras: mientras que el lino puede transformarse en tejido, lograr el mismo resultado con el cáñamo requiere un esfuerzo mucho mayor. De ahí el hecho de que el textil de cáñamo se emplease sobre todo en cordelería, sacos, lonas, redes o velas, puesto que son elementos mucho menos refinados que los textiles empleados para prendas de vestir y donde realmente se necesitan materiales robustos y de alta capacidad mecánica.

Te puede Interesar
El cultivo del cáñamo exige una nueva ley que abarque nuevos usos y acabe con incongruencias legales

En varios de los testimonios que he podido ir recogiendo de la gente mayor en este tiempo, generalmente se asocia el cultivo de cáñamo a la elaboración de sogas y cuerdas, ya sea de forma profesional (los cordeleros) o, sobre todo, para el autoabastecimiento de las casas de labranza. A partir de esto, con el resto de paja de mi pequeña finca intentaré procesarla y elaborar una cuerda, y para ello necesito encontrar a alguien que haya mantenido vivo este oficio hasta nuestros días, como lo han hecho las señoras de Insua con el lino.

Agramado del lino
Agramado del lino

Claro está que estos aspectos transicionales y folclóricos de los aprovechamientos de fibras naturales en las distintas regiones difícilmente podrán ser la base de una industria moderna y competitiva del cáñamo o el lino, pero son un recordatorio necesario y una ayuda impagable para alguien como yo que nunca ha conocido de primera mano esta cultura.

Se necesitará mecanización, inversiones y técnicas de mercado para hacer crecer la industria, pero son nuestros mayores (y siempre lo han sido) los que nos ayudarán con sus experiencias y con los conocimientos que ellos, a su vez, aprendieron de sus mayores, los que nos servirán para formar una base sólida de conocimientos y para llevar a cabo nuestros planes. Al fin y al cabo, la historia siempre se repite, o eso dicen, y si hace 10.000 años el cáñamo fue de gran ayuda para desarrollar sociedades avanzadas, sin duda creo que volverá a ser de ayuda para superar esta crisis en la que estamos inmersos.

Acerca del autor

Muchos años luchando en la sombra para que el cannabis florezca al sol.