«El tiempo empleado en el cultivo de los campos es muy dulce«, así que ya sabéis, cada segundo, minuto y hora que dediquéis a vuestras plantas, estaréis invirtiendo en calidad de vida y además tendréis una cosecha mejor. Os dejo también un refrán croata de mi tierra: “Ne stavljaj sva jaja u jednu košaru“.  Que viene a decir que no hagáis todas las apuestas a un solo elemento, literalmente dice: “No pongas todos los huevos en la misma cesta”. Probad cosas nuevas, sobre todo cuando uno está realizando sus primeros cultivos.

Por Gospodin Konopí

Queridos amigos y, no obstante, bisoños cultivadores, en el número anterior hemos comenzado con la primera parte de esta serie de: “Los diez errores del cultivador principiante, desde el sembrado a la recolección”. En esa primera parte de la serie hemos hablado sobre un par de aspectos que constituyen algunos de los errores más frecuentes, cometidos por los cultivadores con poca experiencia: “Plantar de cualquier manera y en cualquier momento” y “Utilizar cualquier tipo de sustrato”. Como bien decíamos, conviene controlar todas las variables en estos dos aspectos, pues son elementos que si no van bien influirán negativamente en el resto del ciclo de desarrollo de las plantas y en el resultado final, en lo que se refiere a calidad y cantidad de la cosecha.

Hoy vamos a sumergirnos en el maravilloso mundo del abono y de los nutrientes que nuestras plantas necesitan. Hay que tener en cuenta que conviene ir actualizándose con el paso del tiempo. No es nada malo utilizar lo que el mercado nos ofrece, no seamos incongruentes. Ya que vivimos en una sociedad de consumo, desenfrenado en muchos casos, demos un poco de rienda suelta a este aspecto también. Aprovechemos la ingente variedad de productos orgánicos y minerales que las diferentes casas ponen a nuestra disposición para el crecimiento y floración de la planta, principalmente.

Hay cultivadores muy experimentados que llevan un montonazo de tiempo cultivando y se resisten a utilizar los abonos que el mercado ofrece. Creo sinceramente que si eres una persona que controla mucho sobre abonos caseros, perfecto, adelante, pasa de comprarlos en un growshop y elabóralos tú mismo. Lo que pasa es que conozco un buen número de casos en los que las plantas no son abonadas  desde que el suelo se adecenta y se prepara para el cultivo. Todos esos casos, son personas que llevan más de veinte años cultivando y tienen mucha experiencia pero, en esencia, son tremendamente cerrados al cambio. Recordad que, como dijo Ovidio, «El tiempo empleado en el cultivo de los campos es muy dulce«. Tomaros esto como algo que os gusta hacer y con lo que disfrutáis y tendréis, con el tiempo, una buena cosecha. Vamos ya al tercer punto que nos ocupa.

              No utilizar ningún tipo de abono = plantas hambrientas

Como muchos de vosotros sabréis, las plantas pueden alimentarse gracias a las hojas y a las raíces, realizando su proceso de fotosíntesis. Por medio de este proceso, la planta recoge sales minerales, nutrientes y agua mediante sus raíces. Al mismo tiempo, sus hojas recogen luz solar, dióxido de carbono y también oxígeno en pequeñas cantidades. Con esto consiguen convertir la materia inorgánica en materia orgánica que es, en el fondo, el procedimiento de desarrollo de cualquier planta, además de crear grandes cantidades de oxígeno (O) durante el proceso.

Como hemos visto en la 1.ª parte de esta serie, los sustratos pobres son inadecuados para el cultivo de casi cualquier planta. Si a este hecho le añadimos la ausencia de abonado a lo largo de todo su proceso de desarrollo, tanto de crecimiento como de floración, es muy probable que las plantas se nos mueran o se nos queden a escala bonsái.

Estimuladores del crecimiento PK 13 14
Estimuladores del crecimiento PK 13 14

Existe un sinfín de productos relacionados con el cultivo del cánnabis. Desde enraizantes y colonias de organismos que favorecen y estimulan el crecimiento de raíces, hasta productos específicos para cada etapa de desarrollo de las plantas.

Vamos a hablar de los que considero los cinco productos indispensables para realizar un abonado adecuado y para tener una tierra convenientemente fertilizada. Estos productos se vuelven todavía más esenciales si vamos a optar por un cultivo en macetas o cualquier otro tipo de recipiente.

Te puede Interesar
Las algas marinas en el cultivo de cannabis

1º Enraizante o estimulante de raíces

Este producto, como su propio nombre indica, estimula el crecimiento y el desarrollo de las raíces de nuestras plantas. Esta red radicular en ciernes, ha de adquirir fortaleza si pretendemos que nuestras plantas crezcan sanas y fuertes. Por lo general, los estimulantes de raíces no maltratan a nuestras plantas en estas primeras semanas de vida, tan importantes. Como no tienen fertilizantes en su composición, podremos utilizarlos ya desde la primera semana de vida y aplicarlo durante el resto del periodo de crecimiento. No obstante conviene poner especial mimo en su aplicación hasta la tercera semana, ya que desde la primera a la tercera semana es la etapa en la que más efectos van a tener estos estimulantes de raíces. Algunos productos interesantes que podéis adquirir en cualquier growshop son: “ROOT 66” de “Technaflora”, “Root Juice” de “BioBizz” o “Rootbastic” de “Atami”.

2º Abono de crecimiento

El abono de crecimiento es un tipo específico de abono para la etapa de crecimiento de la planta. Desde la segunda o tercera semana podemos comenzar a utilizar este abono, mezclado con el agua con la que regaremos las plantas. Los nutrientes que la planta necesita en este momento van a ser, básicamente, grandes cantidades de nitrógeno (N), así como pequeñas cantidades de potasio (K) y fósforo (P), además de algunos micro-elementos.

Merece la pena subrayar la importancia, tanto del momento en el que debemos comenzar a abonar con crecimiento como del momento en el que debemos dejar de usar este tipo de abono, para aplicar al agua de riego abono de floración. No podemos comenzar muy pronto a abonar porque a consecuencia del alto contenido de fertilizante presente en el abono, la joven red radicular de las pequeñas plantas se quemaría y así malograríamos la primera etapa de su crecimiento. De la misma manera es adecuado dejar de utilizar abono de crecimiento cuando los primeros pelillos o pre-flores comiencen a asomar o, mejor aún, cuando cambie el fotoperiodo, tanto en exterior como en interior.

Hoy día existe una gran variedad de abonos de crecimiento, orgánicos, minerales e incluso bio-minerales. Estos son algunos productos interesantes: “Biogrow” de “Biobizz”, un abono de crecimiento completamente orgánico; “Alga Grow” de “Plagron”, un abono bio-mineral o “Flora Grow GHE” de “General hydroponics”, un abono mineral. Cualquier opción va a ser una buena opción. A medida que os vayáis familiarizando con el uso de abonos de crecimiento, os iréis decantando por un tipo u otro e iréis eligiendo las casas que más os gusten, en esencia, todas os están ofreciendo productos similares.

3º Abono de floración

El abono de floración es un tipo específico de abono para la etapa de la planta en la que esta florece. Si durante la etapa de crecimiento la planta necesita una gran cantidad de nitrógeno (N) y también un poco de potasio (K) y fósforo (P), durante esta etapa, será necesario un aporte de nutrientes diferentes. En esta etapa, la planta necesita un abono con una gran cantidad de potasio (K) y fósforo (P), pero también cantidades más pequeñas de nitrógeno (N), calcio (Ca), magnesio (Mg) o algunos tipos de sulfuros. Como ya decíamos antes, comenzaremos a utilizar el abono de floración cuando las pre-flores aparezcan. El procedimiento será el mismo que durante la etapa de crecimiento. Conviene respetar las dosis de los fabricantes y, en algunos casos, utilizar la mitad de la dosis indicada para no quemar las raíces.

Se ha de mezclar con el agua de riego como durante el crecimiento. La utilización de abono de floración va a favorecer un buen desarrollo de los cogollos, así como procurar una buena densidad en ellos. Conviene dejar de abonar dos semanas antes o, cuanto menos, ocho días si estamos seguros de que vamos a poder lavar bien las raíces.

Bloombastic y Bio-Blombastic de Atami
Bloombastic y Bio-Blombastic de Atami

Estos son algunos de los productos que podéis adquirir en cualquier growshop: “Bio Flores” de “Biocanna” que es un abono orgánico de crecimiento con extracto de lúpulo, “Flora Bloom GHE” de “General hydroponics” o “Terra Max” de “Atami” que son ambos abonos minerales. De la misma manera que en el caso de la utilización de abonos de crecimiento, el tiempo os irá dando herramientas para elegir los que mejor convengan a vuestras plantas y a vuestro tipo de cultivo.

Te puede Interesar
Cómo hacer tus propios fertilizantes naturales para la fase de crecimiento

4º Estimuladores de la floración o Boosters

Los estimuladores de la floración son productos que se utilizan de manera complementaria al resto del abonado. Si además de realizar un abonado adecuado durante todo el proceso de crecimiento y floración de la planta, queremos ir un paso más allá, podemos utilizar este tipo de productos.

Estos fertilizantes complementarios han sido concebidos tanto para los últimos periodos de las plantas como para etapas anteriores. Su fin es que el crecimiento de los cogollos se vea engrandecido así como que se produzca un aumento significativo en la producción de resina. La utilización de estimuladores de la floración incrementa la absorción de nutrientes por parte de la planta. Esto favorece que la planta produzca flores más gruesas, compactas y con sabores más explotados o definidos. Merece la pena señalar que la utilización de estos productos apenas acarrea una acumulación de sales, lo que sería negativo para el normal desarrollo de la planta y su absorción de nutrientes.

La mayoría de estos adictivos contienen: Ácido absícico (ABA), ácido ascórbico (Vitamina C), ácido acetil salicílico (comúnmente conocido como aspirina), auxinas (hormonas vegetales), diversos tipos de bacterias y hongos, ácido fólico b-9, celulasas, colchicina, citoquininas (hormonas vegetales, como la zeatina), enzimas, gas etileno, ácido fúlvico, ácido giberélico (AG), ácido húmico (carbonos), peróxido de hidrógeno (H2O2), ácido 3-indolbutirico (AIB), isopentil adenina (IPA) y diferentes azúcares o melazas. Algunos ejemplos de estimuladores de la floración son: “Topmax” de “Biobizz”, un estimulador de floración orgánico; “Bloombastic” de “Atami”, un producto que incrementa el crecimiento de los cogollos y estimula la creación de resina o “PK 13-14” de “Canna”, que hace lo propio en lo relativo al grosor de los cogollos y los hace más compactos.

Merece la pena utilizar este tipo de productos, sobre todo si vamos a realizar un cultivo en macetas. En muchas ocasiones, si el resto de los elementos del cultivo se han realizado correctamente, el uso de estimuladores del crecimiento va a marcar la diferencia entre un buen cultivo y un cultivo excelente.

5º Enzimas

Las enzimas son moléculas de proteínas. Mediante la utilización de encimas en nuestros cultivos vamos a conseguir que las raíces de nuestras plantas estén más limpias. Haciendo esto conseguiremos unas plantas más fuertes, porque serán capaces de absorber los nutrientes con una mayor velocidad. Esto tiene mucha lógica, si las plantas absorben sus nutrientes por las raíces y estas están sucias o las que se van muriendo se descomponen muy lentamente, la capacidad de absorción de nutrientes se verá mermada y con ello el crecimiento de nuestras flores.

También podemos utilizar algún producto limpiador antes de cortar las plantas, con más razón si hemos abusado de los abonos o los hemos estado echando hasta los últimos días.

Como hemos podido ver, la utilización de productos fertilizantes puede ser una decisión muy positiva. Os animo a que probéis productos y abonéis generosamente esas plantas que posterior mente disfrutareis con creces.

En el próximo número abordaremos el asunto del maltrato de las plantas. Lo haremos con el objetivo de conocer un poco mejor esta temática y de descubrir que hay de verdad y de mentira en esas ideas que se reproducen en los nuevos growers a lo largo de las décadas. ¿Si puteo a mi planta se hará más fuerte?, ¿si sajo su tallo y le meto un tripi, tendré una planta triposa?, ¿si pasa frío la planta, se volverá violeta?, etc.

Hasta el próximo número y prósperos cultivos a todas y todos, queridos amigos.

*ARTÍCULOS:

Los diez errores del cultivador principiante. Desde el sembrado a la recolección. Parte 1ª. Gospodin Konopí. Cannabis Magazine, números 115.