La Autoridad para el Uso Responsable del Cannabis emite licencias a KDD Society y Ta’ Zelli, marcando un hito en la regulación del cannabis en Malta

En un desarrollo significativo para la regulación del cannabis, Malta ha emitido las dos primeras licencias para cultivar la planta de cannabis con fines no medicinales. La Autoridad para el Uso Responsable del Cannabis (ARUC) anunció esta noticia tras un exhaustivo proceso de selección.

Durante una conferencia de prensa, la secretaria parlamentaria de Reformas e Igualdad, Rebecca Buttigieg, destacó la naturaleza única y progresista del modelo maltés. El objetivo principal de estas asociaciones para la reducción de daños del cannabis es garantizar la producción de cannabis de alta calidad, priorizando la salud y los derechos de sus miembros.

Buttigieg añadió que el enfoque de Malta, conocido por su énfasis en los principios de reducción de daños, sirve como un ejemplo global. Su modelo tiene como objetivo abordar las actividades delictivas organizadas sin dar espacio para una industria emergente.

KDD Society y Ta’ Zelli son las primeras entidades a las que se les ha otorgado licencias para el cultivo de cannabis con fines no medicinales. Leonid McKay, el jefe de ARUC, confirmó que se llevarán a cabo rigurosas pruebas del cannabis antes de ponerlo a disposición de los miembros de estas asociaciones.

Te puede Interesar
Nueva coalición de gobierno alemana anuncia que quiere legalizar el cannabis

Todavía se está discutiendo la estructura de precios del cannabis dentro de estas asociaciones, con el objetivo de mantener precios competitivos en comparación con el mercado ilegal. Además, otras cuatro asociaciones han recibido licencias en principio, lo que significa que están en las etapas finales de recibir la aprobación operativa.

Cabe destacar que estos servicios solo estarán disponibles para residentes y no atenderán a turistas. Se requerirá a los miembros que paguen una pequeña tarifa como parte de su membresía en la asociación, tras una entrevista inicial en la que se les educará sobre el uso del cannabis y sus responsabilidades como futuros miembros.

Para promover la conciencia sobre las drogas y la reducción de daños, estas asociaciones sin fines de lucro estarán obligadas a donar una parte de sus ingresos. Un 5% de sus ingresos totales irá a ARUC para la reducción de daños, y un 10% adicional de su excedente se destinará a iniciativas educativas y proyectos sostenibles.

Leonid McKay comentó que “estas dos licencias demuestran la eficacia del modelo sin fines de lucro”. El enfoque único de Malta ha atraído la atención global, con países como Alemania viendo a Malta como un modelo pionero para su propia legislación sobre cannabis.

En diciembre de 2021, Malta se convirtió en el primer país europeo en legalizar el cannabis recreativo, permitiendo la posesión de hasta siete gramos de cannabis y el cultivo de hasta cuatro plantas de cannabis en el hogar.

Te puede Interesar
La CE dice que aún estudia si legalizar el cannabis para fines terapéuticos

Acerca del autor

Muchos años luchando en la sombra para que el cannabis florezca al sol.