Ya sea yerma, fértil o árida se brinda cual virgen a los deseo de aquel que la toca, la explora, la trabaja. Así es la madre tierra que generosamente nos brinda sus frutos

Por la Dra. Andrea C. Mindlin

La naturaleza actúa como un complejo laboratorio, nutrido de las más diversas especies que el hombre, en el ancestral afán de perpetuarse en la especie humana, ha sabido aprovechar.

Lo cierto es que desde que el mundo es mundo la especie humana ha necesitado acceder a una expansión de la conciencia, acceder aun mayor conocimiento de uno mismo. Aquellas plantas con una preponderante actividad alucinógena han sido utilizadas por el hombre para entrar en un trance que lo condujese a establecer una comunicación con sus dioses, o simplemente con una intención puramente recreativa.

Otras plantas con propiedades más narcóticas que alucinógenas, como el opio (Papaver Somniferum) han sido utilizadas para aliviar todo tipo de dolores.

En cada cultura, con sus singularidades, la necesidad de atraer, gustar y seducir de las mujeres, se evidencia en el uso que le han dado a muchas de las plantas con actividad psicoactivas para embellecerse, un uso puramente cosmético.

Atropa belladonna
Atropa belladonna

Tal es el caso de la belladona (Atropa Belladona) perteneciente a las especies de las solanáceas, originaria del sur de Europa. Su nombre común, belladona, se debe a que justamente las mujeres lo utilizaban como cosméticos para los ojos, otorgando a la mirada un aspecto relajado y sensual.

Este efecto, de una mirada más sugestiva, es debido a la relajación de los músculos lisos, que rodean la cavidad ocular. Esta acción es ejercida por uno de los alcaloides que contiene la belladona, la escopolamina. En la actualidad se la utiliza una como una especialidad medicinal para dilatar la pupila, condición necesaria para algunos estudios de diagnósticos oftalmológicos.

La zona alrededor de los ojos, después de una aplicación de escopolamina, queda muy lisa, dando el efecto de haber dormido plácidamente durante doce horas.

Si se consiguiera fácilmente la escopolamina, perfectamente se podría incorporar a una crema cosmética, para las bolsas, ojeras y efecto lifting.

Además existe un gran competidor comercial, que su utilización es justamente la relatada, el tan controvertido botox, obtenido de la toxina botulínica.

La acción del botox, al revés que la escopolamina, es tensar los músculos, de la cara, no sólo del músculo liso palpebral. El rictus de la cara es distinto, el botox da una semblanza de rigidez estirada, todo esta durito y legal.

La noble belladona, además tiene muchos otros usos medicinales, se emplea en gastroenterología en dosis bajas como neuroregulador intestinal en casos de colon irritable, colitis ulcerosa y diarreas crónicas, concomitantes a otras enfermedades.

Además es un eficiente calmante de los dolores menstruales. Las mujeres debiéramos estar eternamente agradecidas a la belladona.

Otra flor muy noble que nos da escopolamina es el floripondio (Brugmansia arborea ), una planta de uso ornamental que en Argentina se la suele encontrar a la vera del ferrocarril (al menos las que aún no han sido saqueadas). Los alcaloides del floripondio se encuentra en las hojas en un 25% a 80%.

Papaver
Cápsulas de Papaver

 Método de extracción de la escopolamina para uso cosmético

Caseramente, se puede realizar una maceración en frío:

  • Machacar las hojas en un mortero. Si se utiliza el floripondio, utilizar flores, tallos y hojas.
  • Poner este machacado en un frasco oscuro.
  • Agregarle alcohol de 96 grados (el que se consigue en la farmacia).
  • Se puede usar vodka para la extracción en lugar de alcohol.
  • Agregar cantidad suficiente de alcohol (o vodka) hasta lograr cubrir todo el machacado con el líquido.
  • Dejar reposar esta maceración unos veinte días y remover cada cierto tiempo.
  • Conservarlo en un lugar al abrigo de la luz.
  • Pasados lo veinte días filtrar el macerado, trasvasar el líquido que contendrá la escopolamina disuelta a un frasco oscuro.

Con la parte sólida que queda en el filtro, repetir la operación del punto dos al ocho.

ADVERTENCIA

La escopolamina es sumamente tóxica y hasta letal cuando es ingerida por vía oral, dermal o fumada, a partir de los 100 miligramos.

Te puede Interesar
El aceite de CBD contra patologías dermatológicas

La escopolamina se puede añadir a cualquier crema de noche y tendrá el efecto tensor en la zona de los ojos con SÓLO DOS GOTAS.

¿Por qué hay tan pocos marroquís calvos?

Otra planta con una potente actividad psicoactiva y a su vez utilizada en cosmética, es la Ruda Siria.

Es el famoso hârmel marroquí (harmal de ahora en adelante), de donde proviene el nombre científico de la planta, Peganum Harmala.

La zona donde más crece y se consume el harmal es en el norte de África, desde Marruecos hasta Siria. Ya es algo conocido que las semillas del harmal contienen alcaloides, químicamente denominados beta-carbolínicos en una enorme proporción que puede llegar al 4% de su peso en seco.

Hace décadas se descubrió que uno de estos alcaloides, la harmina, es exactamente la misma substancia que contiene la Banisteriopsis Caapi, la mágica  ayahuasca amazónica.

Por otro lado, en Marruecos existe la costumbre de hervir unos 15 gramos de esta semilla en una mezcla de agua y el 30 por ciento de zumo de limón. Posteriormente se deja secar esto al sol y la pasta resultante se fuma mezclada con tabaco para conseguir un estado de extrema sensibilidad y energía sexual.

Amaryllis-belladona
Amaryllis belladona

Champú con harmal

Con las semillas del harmal se fabrica un champú para la caída del pelo. Entre los alcaloides contenidos en el harmal se encuentra la harmina, harmalina y harmanol,

Una de las razones de la caída del pelo es la falta de irrigación en la zona de los folículos sebáceos, donde nace el pelo. Así pues, una táctica para mejorar la catastrófica alopecia (caída del cabello), es aumentar la circulación sanguínea  en los capilares del cuero cabelludo.

El champú hecho con harmal, no tiene un efecto psicoactivo, Así que aunque en  la actualidad, no esté muy difundido el uso del harmal como cosmético, es una  muy buena opción para lucir una frondosa cabellera.

¿Me lo unto o me lo fumo?

Con la Cannabis Sativa L. lo recomendable es hacer ambas cosas, ya que esta sabia planta, además de su actividad psicotrópica debida principalmente al THC o tetrahidrocannabinol, tiene una importarte cantidad de derivados cannabinólicos, con propiedades medicinales.

Sus  semillas, al prensarlas, dan un aceite con unas excelentes propiedades cosméticas. Es un muy buen emoliente, deja la piel suave y tersa. Gracias a la cantidad de ácidos grasos esenciales, sobre todo Omega3 (acido alfa linoleico) y Omega 6 (acido gamma linoleico), lo convierte en un excelente agente anti edad, que borra arrugas y tensa la piel.

Además tiene propiedades antibacterianas y antiinflamatorias que son aprovechadas para tratar disfunciones cutáneas, como eczema, rosácea y psoriasis.

Las preparaciones para el cabello con aceite de cannabis son ideales para los cabellos resquebrajados, ya que regenera la queratina natural del pelo, devolviéndole brillo y volumen.

El nunca suficiente bien ponderado aceite, es la bendición de los formuladores de productos cosméticos ya que tiene propiedades físicas que hacen que sea muy sencillo incorporarlo a cualquier formulación.

Adiós al psiquiatra, aguante la hierba de San Juan

La hierba de San Juan (St, John´s Worth para los anglosajones) es una planta con unas muy bonitas flores amarillas. Además de alegrar la visual por la belleza de la planta, alegra por dentro, dado que es un muy efectivo antidepresivo natural.

Si bien no tiene propiedades psicoactivas sí tiene acción en el Sistema Nervioso Central. Estudios clínicos han demostrado, que el la hierba de San Juan, tiene una elevada eficacia en el tratamiento de la depresión seria y moderada.

Esta acción se debe a uno de sus principales componentes, el Hyperforín, y en menor medida a la hipericina y al kaempferol. Una de las principales causas de la depresión son los bajos niveles en sangre de un neuromodulador llamado serotonina. El hyperforín cumple la acción de ayudar a que haya más cantidad circulante de serotonina.

La hierba de San Juan tiene la ventaja sobre los anti depresivos químicos (antiguamente llamados antidepresivos tricíclicos) de que no tiene efectos adversos, mientras que este tipo de medicación provoca movimientos incontrolables de los miembros superiores.

Te puede Interesar
Lo último: cannabis en tus rituales de belleza de cara, cuerpo y cabello

Esta planta, es como un laboratorio vivo, porque además contiene amenoflavona, componente inductor de la relajación. St. John Worth no sólo es una muy buena alternativa natural como antidepresivo, pudiendo evitar compuestos farma-químicos que a la larga desarreglan más de lo que arreglan.

La hipericina también tiene propiedades antiinflamatorias y antibacterianas, por lo cual se utiliza para la fabricación de cremas. La hypericna es un efectivo antibacteriano, razón por la cual se utiliza como preservativo de preparaciones cosméticas, especialmente aquellas destinadas a heridas y quemaduras, donde la piel esta muy expuesta a infecciones. A nivel cosmético, tiene cualidades que evitan la deshidratación de la piel, ideal para elaborar cremas hidratantes.

Una muy efectiva fórmula es aquella que contenga aceite de cannabis y aceite esencial de hierba de San Juan, sobre todo para aquellas pieles finas y sensibles, que se manchan fácilmente  por exposición solar.

Aquí va una sencilla y caserísima fórmula, ideal para personas de edad avanzada que por poca o nula movilidad suelen sufrir de escaras:

Preparación

25 gotas de aceite esencial de hierba de San Juan

100 mililitros de aceite de cannabis.

  1. Agregarle al aceite de cannabis las gotas del aceite de hierba de San Juan, guardar en un envase oscuro.
  2. Preservarlo de la luz y a una temperatura no mayor de quince grados.
  3. Agitar antes de usar.
  4. Si la piel esta lastimada, aplicar la preparación con una gasa estéril.

El aceite de hierba de San Juan tiene un color rojo intenso y de un aroma agradable. Esta preparación perfectamente también se puede utilizar con fines cosméticos, para hidratar la piel o para un intenso día debajo de los rayos del sol, donde la piel queda enrojecida.

El aceite de hierba de San Juan se puede adquirir comercialmente, asegurándose que sea de buena calidad. Para observar esto hay que ver el color del aceite que tiene que ser de un color rojo intenso.

Se puede hacer también caseramente si se dispone de la planta, macerando en un aceite vegetal de girasol, cannabis o maíz.

Tintura de la hierba de San Juan

  1. Poner la parte vegetal en una jarra oscura, agregar el aceite hasta cubrir totalmente la parte seca y dejar aproximadamente dos semanas hasta que el aceite tome su color rojo característico.
  2. Luego filtrar y guardar en envase oscuro.
  3. Dentro de las dos semanas ir agitando la preparación día por medio.

La ventaja de usar como aceite soporte el aceite de cannabis es que contiene acido ascórbico, más conocido como Vitamina C, que va a actuar como un potente conservante de la preparación.

Ambos, aceite de hierba de San Juan y de cannabis, son efectivos antivirales, he aquí una preparación de un bálsamo labial, efectivo para el herpes labial que se puede utilizar también para cuando el sol agrieta los labios:

Ingredientes

  • 60 ml de aceite esencial de hierba de San Juan
  • 15 gr. de manteca de cacao
  • 15 gr. de manteca de karité
  • 10 gr. de cera de abejas
  • 25 gotas de aceite de cannabis
  • 25 gotas de tintura de hierba de San Juan
  • 25gotas de tintura melisa

Proceso

  1. Derretir la manteca de cacao,manteca de karité y cera de abejas en un baño maría a fuego lento. También se puede hacer en el microondas.
  2. Cuando esté completamente líquido mezclar bien, hasta que quede un líquido homogéneo (Mezcla A).
  3. Por otro lado mezclar las tinturas y el aceite de cannabis (Mezcla B).
  4. Luego incorporar la mezcla A a la mezcla B y mezclar bien.
  5. Verter en moldes para labiales o en recipientes pequeños y chatos.

ADVERTENCIA

Usar guantes de amianto para evitar quemaduras, se debe manipular los líquidos en caliente, para evitar que se pongan sólidos antes de vértelos en los envases.

Sin lugar a dudas, la naturaleza es sabia. Las plantas psicoactivas nos cuidan por dentro y por fuera.