El 22 de junio, el gobierno suizo decidió levantar la prohibición del cannabis para uso médico a partir del 1 de agosto.

Los pacientes a los que se les prescribe médicamente el medicamento ya no necesitarán solicitar un permiso excepcional del Ministerio de Salud. La venta y el consumo de cannabis con fines no médicos seguirán estando prohibidos.

El Parlamento respaldó la modificación de la ley en marzo de 2021. «La decisión de usar un medicamento a base de cannabis con fines terapéuticos recaerá en el médico, en consulta con el paciente», dijo el gobierno. La demanda de tratamientos a base de cannabis ha aumentado considerablemente, y el Ministerio de Salud emitió 3.000 autorizaciones excepcionales en 2019.

El cambio de ley también significará que el cultivo, procesamiento, fabricación y comercio de cannabis para uso médico estará sujeto a la autoridad reguladora de Swissmedic, al igual que con otros narcóticos para uso médico como la cocaína, la metadona y la morfina.