El regreso del cannabis a la lista negra amenaza con protestas y demandas masivas

El Primer Ministro de Tailandia, Srettha Thavisin, ha ordenado la reclasificación del cannabis como narcótico, una decisión que podría desencadenar protestas en las calles y demandas colectivas de los propietarios de los miles de dispensarios que han proliferado por todo el país desde su despenalización en 2022. Esta medida corre el riesgo de enviar de nuevo al mercado del cannabis a la clandestinidad, según advierte Rattapon Sanrak, propietario del dispensario Highland Cafe en Bangkok.

Hasta ahora, el cannabis gozaba del estatus de “hierba controlada” en Tailandia, sin una prohibición total de su uso recreativo, lo que permitió la apertura de cerca de 8,000 dispensarios desde su despenalización. La directiva de Srettha de etiquetar nuevamente al cannabis como un “narcótico de categoría cinco” convertirá en delito “producir, vender, importar, exportar o poseer” la planta y su uso. Sin embargo, se seguirá permitiendo el cannabis con fines médicos y de salud, según el premier.

“Todos estamos haciendo las cosas conforme a la ley, pero de repente la ley va a cambiar”, comenta Rattapon. “Nos estamos preparando para protestar y estamos listos para presentar demandas en caso de que suceda”.

El revés en la política es otro golpe para la incipiente industria del cannabis en Tailandia, que se había promovido como una forma de impulsar los ingresos agrícolas y el turismo de bienestar. La utilización liberal del cannabis se convirtió en un tema político candente antes de las elecciones nacionales del año pasado en Tailandia. Con los esfuerzos por establecer regulaciones en torno a la industria del cannabis fracasando, crecieron las preocupaciones sobre el impacto social de la adicción debido a la fácil disponibilidad de la droga.

Te puede Interesar
El aroma del cannabis perfuma Asia

La decisión de revertir la política forma parte de la campaña antidrogas de línea dura del partido gobernante Pheu Thai. A principios de esta semana, Srettha dio un plazo de 90 días a las fuerzas del orden y las autoridades locales para intensificar la lucha contra las drogas en 25 provincias consideradas como “zonas rojas”.

El Partido Bhumjaithai, que fue pionero en la política de despenalización bajo la administración anterior y que ahora forma parte del gobierno de Srettha, señaló que un proyecto de ley para regular el uso recreativo sería más efectivo que prohibir completamente la planta. Pero el primer ministro defendió la medida el jueves diciendo que “lo que decidamos hacer, lo hacemos por el pueblo”.

La industria del cannabis en Tailandia ha enfrentado incertidumbres legales desde su inicio, ya que los legisladores no pudieron ponerse de acuerdo sobre cómo regularla. El primer intento de aprobar una ley para controlar el uso de cannabis el año pasado fue bloqueado en el parlamento como parte de las maniobras políticas antes de las elecciones. El intento más reciente bajo el gobierno de Srettha de prohibir el uso recreativo y endurecer las reglas de licencias para plantar, vender, exportar e importar cannabis fue obstaculizado por el proceso burocrático.

Más de un millón de hogares se han registrado ante las autoridades tailandesas para plantar cannabis, además del cultivo comercial por parte de empresas que buscan beneficiarse de la creciente demanda.

Una vez que el ministerio de salud complete el proceso de clasificación del cannabis como droga de categoría cinco, su posesión podría acarrear una condena de hasta 15 años de cárcel y una multa máxima de 1.5 millones de baht (aproximadamente 40,600 dólares).

Te puede Interesar
Tailandia legaliza el cultivo y el uso terapéutico del cannabis

Los defensores del cannabis instan a las autoridades sanitarias a sopesar los pros y los contras del cannabis en comparación con el alcohol y los cigarrillos y utilizar la ciencia y los hechos para determinar qué deberían ser las drogas.

El constante cambio de política no solo corre el riesgo de dañar la confianza de los inversores extranjeros, sino que también creará “efectos ondulantes” en toda la industria, causando el cierre de negocios legítimos de cannabis, la pérdida de empleos para los trabajadores y la pérdida de ingresos para los cultivadores de este cultivo rentable, según Rattapon del Highland Cafe.

“En lugar de regular adecuadamente la industria, estás optando por cerrarla y empeorar las cosas empujándola hacia la clandestinidad”, afirmó Rattapon.

Acerca del autor

Muchos años luchando en la sombra para que el cannabis florezca al sol.