La agencia Federal recomienda la reclasificación de la marihuana tras evidencia médica creíble

El Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU. ha llegado a la conclusión de que la marihuana es menos dañina que otras drogas peligrosas y que existe evidencia de sus beneficios médicos. Esta conclusión ha llevado a la recomendación de suavizar las restricciones federales sobre la droga.

El viernes, la agencia publicó una revisión de 252 páginas que explica el razonamiento utilizado por la Administración de Alimentos y Medicamentos para llegar a esta conclusión. La revisión indica que “existe un apoyo científico creíble para el uso médico de la marihuana en al menos una de las indicaciones para las cuales hay experiencia generalizada en los Estados Unidos”.

Este cambio en la percepción del gobierno federal sobre el cannabis marca un giro importante. Durante más de 60 años, el cannabis ha sido clasificado como una droga de Lista I — al igual que la heroína — bajo la Ley de Sustancias Controladas, lo que significa que se considera una sustancia con alto potencial de abuso y sin uso médico aceptado.

La revisión fue realizada a petición del Presidente Joe Biden, quien en octubre de 2022 emitió una orden ejecutiva instruyendo al HHS a revisar toda la investigación disponible sobre el cannabis y recomendar si la droga debería ser reclasificada dentro de la lista de drogas controladas federalmente o eliminada por completo. Bloomberg informó por primera vez en agosto que el HHS había recomendado mover la marihuana a la Lista III, y la publicación de estos documentos el viernes confirma eso.

La Administración de Control de Drogas tendrá la última palabra en cualquier cambio en la clasificación de la marihuana bajo la ley federal, esperándose una decisión en los próximos meses.

Los documentos fueron publicados en el blog On Drugs por los abogados de cannabis Matt Zorn y Shane Pennington, tras una demanda presentada por ellos.

Te puede Interesar
Nueva York impulsa legalización del uso recreativo de cannabis

La legalización del cannabis se ha expandido rápidamente por todo el país en la última década. Dos docenas de estados, que representan más de la mitad de la población de EE. UU., han legalizado la posesión y el uso para adultos, mientras que 38 estados han establecido programas de marihuana medicinal.

La revisión del cannabis se basó en ocho criterios científicos diferentes, incluyendo su potencial de abuso, el estado del conocimiento científico actual y la probabilidad de dependencia psicológica o fisiológica.

Aunque hay docenas de condiciones médicas para las cuales se utiliza el cannabis, la FDA examinó siete: anorexia, ansiedad, epilepsia, enfermedad inflamatoria intestinal, náuseas y vómitos, dolor y trastorno de estrés postraumático.

La revisión “identificó hallazgos mixtos de efectividad en diferentes indicaciones”. Algunos datos fueron inconclusos, otros favorables, y la “base de evidencia más grande para la efectividad existe para el uso de marihuana en la indicación de dolor (en particular, dolor neuropático)”.

Este cambio es significativo ya que la posición de la marihuana en la Lista I indicaba que el gobierno federal creía que no había indicación de uso médico para la marihuana, y esta revisión contrarresta inequívocamente esa creencia.

La FDA también determinó que el riesgo para la salud pública y el potencial de abuso son menores que otros medicamentos programados. La revisión de la FDA concluyó que, aunque el 10% de las admisiones por trastornos de uso de sustancias en 2020 fueron por marihuana, el riesgo es mucho menor que otras drogas peligrosas como la heroína y la cocaína.

De manera similar, encontraron que el trastorno por consumo de cannabis, definido como dependencia psicológica, varía del 10 al 20 por ciento en personas que usan cannabis regularmente. Esto es menor que el tabaco, los opiáceos y el alcohol.

Te puede Interesar
Estados Unidos votará la legalización de la marihuana a nivel federal

Hasta eln40 al 50 por ciento de las personas que usan marihuana regularmente también pueden experimentar dependencia física, pero la FDA concluyó que los síntomas son leves, incluyendo irritabilidad, dificultad para dormir, ansiedad e inquietud. Algunas personas también experimentan depresión, malestar físico, sudoración y dolores de cabeza.

En términos del alcance, duración y significancia del abuso, la FDA encontró que el alcohol, la heroína y la cocaína tienen las consecuencias adversas más altas, mientras que la marihuana se clasifica más baja. Notablemente, está en el grupo de menor rango para resultados médicos graves como la muerte.

“Si bien el abuso de marihuana produce evidencia clara de consecuencias dañinas, incluyendo trastorno por uso de sustancias, son relativamente menos comunes y menos dañinas que algunas otras drogas comparativas”, indica la revisión.

Acerca del autor

Amante del cannabis y especializado en el mundo de las sustancias psicoactivas. Escritor y psiconauta.