En Estados Unidos, donde la legislación federal aún prohíbe el cannabis, los negocios de este sector tienen dificultad para usar la banca

La industria del cannabis crece cada vez más, con la proyección de alcanzar un tamaño de mercado de más de 11 mil millones de dólares tan sólo en Estados Unidos, según la plataforma Statista. Sin embargo, los comerciantes de cannabis en aquel país aún encuentran dificultad para trabajar con bancos pues el cannabis continúa siendo ilegal a nivel federal, pese a su aprobación en legislaturas estatales. Frente a la dificultad de recurrir a bancos tradicionales, muchos comerciantes comienzan a optar por el uso de criptomonedas, como el bitcoin.

Debido a la diferencia de legalidad del cannabis a nivel federal y estatal en Estados Unidos, el dinero proveniente del cannabis puede considerarse blanqueado, un riesgo que muchos bancos no quieren tomar. Pese a esto, de 2017 a 2018, crecieron un 21.5% los bancos y uniones de crédito quienes operan activamente cuentas para negocios relacionados al cannabis. No obstante, estos comercios a menudo tienen dificultades para obtener o mantener una cuenta bancaria o son sujetos a tarifas considerablemente más altas, según un estudio publicado en Social Science Research Network.

Esta situación obliga a la mayoría de los negocios de cannabis a operar con efectivo, limitando la capacidad de la industria legal del cannabis para pagar impuestos o aprovechar mercados crediticios. De acuerdo a esta observación de un estudio publicado en la revista Financial Markets, Institutions & Instruments, esto también reduce las ganancias después de impuestos y aleja a los inversores. Sin embargo, en el corto plazo, la industria puede recurrir a fuentes alternativas de financiamiento para mitigar estos riesgos, como el financiamiento estructurado y el uso de criptomonedas.

Te puede Interesar
Empresas de cannabis recurren a bitcóin, bancos no intervienen

Gracias al funcionamiento de las criptomonedas, las empresas de cannabis pueden alejarse del dinero en efectivo, con el beneficio de menores tarifas por el manejo de criptomonedas, comparado con los bancos. Además, al funcionar con la tecnología blockchain, se puede mantener un libro de contabilidad seguro y a prueba de manipulaciones, permitiendo un seguimiento de cada paso de la cadena de suministro. Aunado a esto, las criptomonedas se reconocen y utilizan en todo el mundo, lo que permite ahorros de tiempo y dinero para los negocios de cannabis, señala el estudio.

Pese a esto, el uso de criptomonedas no está exento de riesgos, con ciertos sectores que pueden considerar su uso como no lo suficientemente transparente o bien, como contaminado por su reputación de transacciones en el mercado negro. Además, existen riesgos debido a la fluctuación de los precios del bitcoin y otras criptomonedas, con medios internacionales reportando caídas de alrededor del 50% en semanas recientes, pese a posteriores recuperaciones.

A largo plazo, esta situación en Estados Unidos sólo puede solucionarse con una legislación federal que dé un marco de legalidad clara para el comercio del cannabis en aquel país. Mientras tanto, manejar las finanzas de los negocios de cannabis a través de bancos tradicionales continuará trasladando a los negocios el costo de los riesgos asumidos. No obstante, el uso de criptomonedas emerge como una alternativa más sencilla para facilitar la inversión y las transacciones de estos negocios en el corto plazo, pese a traer consigo sus propios riesgos.

Te puede Interesar
El cannabis conquista Wall Street y su índice sube un 34% en lo que va de 2019

Notipress