La industria del cannabis ha experimentado un crecimiento sorprendente en los últimos años, empleando a cientos de miles de personas y generando miles de millones en beneficios económicos. Además, ha surgido como una alternativa más segura a los productos farmacéuticos y recreativos. Sin embargo, a pesar de sus logros y potencial, sigue siendo tratada de una forma denigrante debido a la falta de acceso bancario seguro.

Recientemente, Mastercard envió cartas de cese y desistimiento a varias empresas de pago relacionadas con el cannabis, respecto a las tarjetas de débito, lo que ha agudizado el problema y ha puesto a más operadores autorizados en riesgo financiero. La mayoría de la industria del cannabis continúa sufriendo debido a la ausencia de acceso a servicios bancarios tradicionales. Esta situación se agrava por el hecho de que, bajo la Ley de Sustancias Controladas federal, el cannabis todavía se clasifica como una droga de la Lista I, lo que impide que las empresas del sector obtengan servicios bancarios básicos.

La falta de acceso a la banca tradicional ha dejado a los dispensarios y minoristas de cannabis con pocas opciones, lo que los obliga a operar principalmente en efectivo. Esto no solo crea un ambiente inseguro para los negocios, sino que también los convierte en objetivos de robos y robos a mano armada, lo que pone en riesgo la vida de los trabajadores y clientes.

Para evitar ser víctimas de delitos y tratar de manejar el efectivo de manera más segura, muchos dispensarios han recurrido a los cajeros automáticos “sin efectivo”. Estos cajeros automáticos permiten a los budtenders redondear las compras de los clientes y proporcionarles efectivo, lo que enmascara las transacciones como retiros de cajeros automáticos en lugar de compras de cannabis. Sin embargo, esta práctica ha atraído la atención y la desaprobación de grandes bancos y empresas de tarjetas de crédito, lo que dificulta aún más las operaciones de la industria del cannabis.

Además, algunas empresas de cannabis han intentado utilizar plataformas de pago de terceros para permitir que los clientes realicen transacciones con crédito. Si bien estas iniciativas ofrecen una solución parcial, también han sido objeto de escrutinio por parte de las grandes instituciones financieras que temen asumir el riesgo asociado con una industria federal ilegal.

Te puede Interesar
Billonarios: Simpatía por el cannabis

El problema subyacente radica en la falta de claridad legislativa. Aunque la Cámara de Representantes de EE. UU. ha aprobado múltiples veces la Ley de Banca Segura y Justa (SAFE) desde 2019, el avance en el Senado ha sido lento y la política sigue obstaculizando la industria. Es fundamental que se implementen reformas legislativas para que la industria del cannabis pueda acceder a servicios bancarios regulares y seguros.

El acceso a servicios bancarios no solo proporcionaría a los negocios de cannabis una mayor seguridad en sus operaciones, sino que también permitiría una mayor transparencia y supervisión financiera. Además, el acceso a crédito y débito facilitaría las transacciones para los clientes, fomentando la legalidad y la transparencia en todo el proceso.

Es muy importante la aprobación de una Ley de Banca Segura y Justa en Estados Unidos que incluya al cannabis ya que tendría implicaciones positivas para México en varios aspectos como:

Fomento del comercio bilateral: La legalización del cannabis en Estados Unidos a nivel federal y la posibilidad de acceder a servicios bancarios seguros para la industria impulsaría el crecimiento y la expansión del mercado del cannabis en ese país. Dado que México es uno de los principales proveedores de cannabis para el mercado estadounidense, esto podría aumentar la demanda y beneficiar a los productores mexicanos, siempre y cuando el cultivo y el comercio se realicen en el marco de la legalidad y la regulación.

Potencial para la legalización en México: La aprobación de una ley de banca segura y justa en Estados Unidos que incluya el cannabis podría influir positivamente en el debate sobre la legalización del cannabis en México. Al ver cómo una potencia económica como Estados Unidos está tomando medidas para permitir el acceso a servicios bancarios a la industria del cannabis, podría alentar a los legisladores mexicanos a considerar opciones similares para regular la producción, venta y consumo de cannabis en el país.

Beneficios económicos y fiscales: La legalización y regulación adecuada del cannabis en Estados Unidos podría generar una importante fuente de ingresos fiscales para el gobierno, además de estimular el crecimiento económico en el sector. Si México sigue el ejemplo y legaliza el cannabis, también podría beneficiarse de ingresos fiscales adicionales y oportunidades de empleo en una nueva industria legal.

Te puede Interesar
Mujica duro sobre problemas en la venta de cannabis: “Si esto queda trancado se va a trancar todo el Parlamento”

La industria del cannabis ha demostrado ser una fuerza económica significativa y una alternativa más segura. Sin embargo, la falta de acceso a servicios bancarios sigue siendo un desafío importante. Es hora de que los legisladores de Washington actúen y proporcionen una clara legislación que permita a esta industria próspera operar de manera segura y legítima. La legalización y regulación adecuada del cannabis no solo beneficiarán a las empresas y los clientes, sino que también permitirán que la economía siga prosperando en el futuro. El impacto de la aprobación de una ley en términos económicos tendría implicaciones positivas para México en términos de comercio, seguridad, potencial para la legalización y beneficios económicos y fiscales. Sin embargo, es importante enfatizar que cualquier cambio relacionado con la legalización del cannabis debe abordarse con cuidado y consideración de los posibles impactos sociales, de salud y económicos en ambos países.

Fuente

Acerca del autor

Muchos años luchando en la sombra para que el cannabis florezca al sol.