Una hectárea de esta planta es capaz de absorber anualmente hasta 30 toneladas de CO2, incluso cosechado, puede almacenar este gas. Descubre los otros usos ambientales de esta hierba

Mientras que el uso lúdico sigue causando polaridad entre la población mexicana, lo cierto es que el cannabis es una planta “versátil”. Se habla de hasta 25 aplicaciones, sin embargo, lo que más destaca es que puede ser usado para combatir la contaminación ambiental, al poseer la propiedad de absorber grandes cantidades de dióxido de carbono (CO2), gas de efecto invernadero que empeora el calentamiento global, así lo dio a conocer la Asociación de la Industria Nacional del Cannabis en México.

El CO2 es uno de los gases contaminantes más abundantes que ha llegado a los niveles más altos en la historia de la humanidad, para marzo de este año se registraron más de 417 partes por millón, esto quiere decir, que existe una alta presencia de este gas en la atmósfera, lo cual contribuye al calentamiento global, derretimiento de los polos, subida en los niveles del mar y el cambio climático.

Es en este punto donde las cualidades del canabbis industrial o cáñamo juega un papel primordial para la mitigación de los gases dañinos de la atmósfera. Cada hectárea de cáñamo absorbe del aire entre 20 y 30 toneladas de CO2 por año, pero sus beneficios de absorción van más allá. Incluso cosechado, cada tonelada de cannabis fija entre sus tejidos otros 325 kilos de gas.

Te puede Interesar
Diferencias entre marihuana y cáñamo

Otra de sus aplicaciones es ser sustituto de materias primas para crear productos biodegradables de tela, papel y plástico.

–Las telas de cáñamo son suaves, inclusive pueden desplazar al algodón, cultivo más utilizado en la industria textil y uno de los más contaminantes-.

Para producir un kilogramo de algodón se requieren hasta 10 mil litros de agua y para su cultivo se requieren grandes cantidades de agroquímicos y pesticidas, mientras que para producir un kilogramo de cáñamo sólo se necesitan 500 litros de agua y casi no necesita químicos. Por otro lado, las prendas hechas con cáñamo pueden durar hasta cuatro veces más que las de algodón.

El cáñamo también puede combatir la deforestación para la producción de papel. Mientras que un árbol puede tardar décadas para que su pulpa pueda ser aprovechada, el cannabis está listo en 120 días, además que una hectárea de esta planta producirá cuatro veces más material para papel que un área igual llena de árboles.

Actualmente, para producir papel se tiene que utilizar hasta el 42 por ciento de la madera que se tala a nivel mundial, de acuerdo con la Asociación Nacional de Fabricantes de Cajas y Empaque de Cartón Corrugado y Fibra Sólida.

En el caso de los plásticos hechos con cáñamo pueden degradarse en 80 días a diferencia de los que están hechos con petróleo que suelen tardar cientos de años.

Te puede Interesar
Estos coches ‘usan’ cannabis

En conclusión, el cáñamo “lo tiene todo”, absorción de CO2, materiales resistentes y sostenibles, facilidad y velocidad de cultivo, únicamente falta en México una ley que permita que el cannabis alcance su potencial ecológico.

Fuente