¿Cómo eliminar los hongos en el cannabis?

Con la proximidad del otoño aumenta el riesgo de padecer hongos tanto en interior como en exterior. La llegada de las lluvias, heladas nocturnas y una mayor humedad ambiental favorecen su desarrollo. En este post te hablamos sobre cómo eliminar los hongos en el cannabis.

Existen distintas especies de hongos que afectan al cannabis y que pueden llegar a menguar de forma considerable la cosecha, por lo que es especialmente importante prevenirlos y actuar rápidamente en caso de infección.

Botrytis o moho gris

La Botrytis cinerea, también llamada moho gris, es una enfermedad que perjudica a un gran número de plantas de todo tipo: hortalizas, frutales, plantas ornamentales y también al cannabis. Es uno de los peores hongos en el autocultivo y es especialmente devastador si no se detecta a tiempo. Aunque puede afectar a cualquier parte aérea de la planta, daña directamente a las flores de forma habitual y suele aparecer en fases avanzadas de la floración. Además, hay que tener en cuenta que penetra con mayor facilidad en los tejidos vegetales en aquellas zonas que presentan heridas, por lo que es importante proteger a las plantas de posibles lesiones y prestar especial atención a aquellas en las que ha habido presencia de plagas, ya que éstas las provocan para alimentarse.

La humedad es uno de los factores más determinantes para su desarrollo, por lo que en las variedades con cogollos muy compactos suele darse con mayor facilidad, ya que ésta persiste en ellos por más tiempo al estar menos aireados. También es bastante común en los cultivos de exterior de larga floración en los que las plantas están expuestas a lluvias o a una humedad ambiental elevada y persistente. Se trata de una especie de pelusa grisácea que aparece en el interior de los cogollos o los recubre, dándoles aspecto de enmohecidos. Una vez que un racimo floral está infectado poco se puede hacer por salvarlo entero. Simplemente hay que cortar la parte afectada y echarla a una bolsa que se tirará lejos del cultivo. Además, hay que vigilar de cerca las flores con periodicidad diaria, tanto en las plantas vivas como en el secadero, para comprobar que no se extiende el hongo. Ten en cuenta que el tiempo que transcurre desde la inoculación hasta la aparición de los primeros síntomas es de entre veinticuatro y cuarenta y ocho horas, y que en muy pocos días se puede perder gran parte de la producción o incluso toda. Recuerda también que coloniza tanto plantas muertas como vivas, por lo que es importante vigilar las también las que ya están cortadas.

Botritis
Autor: Ninjatacoshell

Lo mejor que se puede hacer contra la botrytis es prevenirla. Algunas variedades muestran una mayor resistencia que otras a los hongos. Generalmente, los cruces de ascendencia mexicana, colombiana y thai resisten realmente bien a pesar de tener una floración normalmente larga. Los cruces de Haze son una muy buena opción, ya que este híbrido desciende en gran parte de las tres anteriores. Lo ideal es tomar las medidas necesarias para evitar el desarrollo del hongo, pero en aquellos casos en los que no puedas sortear las inclemencias climáticas, como en el cultivo en tierra madre, merece la pena seleccionar variedades con una mayor fortaleza frente a estos patógenos.

La principal medida preventiva en el cultivo interior es intentar mantener la humedad en torno al 50% a finales de floración. En cuanto al cultivo exterior en maceta, es muy aconsejable resguardar las plantas de las lluvias bajo cubierto, siempre que el tamaño del contenedor lo permita, claro. Además, se debe evitar herirlas durante las últimas semanas de floración (cortes, plagas que provoquen mordeduras, roturas o ramas partidas, etc.).

Oídio

El oídio es otro de los hongos más habituales en el autocultivo de cannabis y puede perjudicar la calidad de la cosecha si no se combate a tiempo. Afecta a la parte aérea de las plantas y, aunque suele dañar las hojas, si no se le pone freno, se acaba extendiendo a los cogollos. Se manifiesta en forma de manchas de polvo blanco en la hoja, que amarillea lentamente y acaba secándose.

Te puede Interesar
Control de hongos en cannabis con fungicidas ecológicos

Las dos especies de oídio que más afectan al cannabis, cuyo nombre científico es Sphaerotheca macularis y Leveillula taurica, se presentan de distinta forma. El primero de ellos se desarrolla en el haz de la hoja (la parte superior), mostrando una especie de manchas polvo blanco sobre ella que se van cuando se les pasa el dedo. Afecta a diversas especies vegetales y el rango óptimo de humedad para la germinación de sus esporas está entre el 75 y el 98%. No obstante, cuando ésta baja, el hongo reacciona liberando en el ambiente un mayor número de esporas que normalmente es proporcional al nivel de la bajada y la brusquedad de la misma. Es decir, cuanto más baja la humedad y más rápidamente lo hace, más esporas se liberan. Consecuentemente, cuando vuelve a subir, el problema se ve agravado.

Por otra parte, el Leveillula taurica es un tipo de oídio que se distingue porque la masa pulverulenta blanca ocupa el envés de la hoja, mientras que en el haz aparecen manchas cloróticas. Este tipo de oídio es muy común en el pimiento, la berenjena y el tomate, por lo que si cultivas cannabis en el huerto es aconsejable no situarlo cerca de estas plantas. La humedad relativa óptima para la germinación de las esporas está entre el 85 y el 95%, pero el desarrollo del micelio se ve favorecido por rangos un poco inferiores.

Como dice el refranero, es mejor prevenir que curar. Así que además de mantener a las plantas alejadas entre sí y de otras especies vegetales susceptibles al oídio que puedan contagiárselo, será aconsejable aplicar regularmente en las épocas de mayor riesgo (primavera y otoño) infusión de cola de caballo. Esta planta, además de tener un alto contenido de silicio orgánico que ejerce una acción fortalecedora de las paredes celulares, también contiene Equisetonina, una saponina tóxica para los hongos. El oídio se puede combatir de forma efectiva si se detecta a tiempo. Para ello puedes aplicar por vía foliar cola de caballo o propóleo. El azufre, ya sea soluble o para su aplicación en polvo, está totalmente desaconsejado en el autocultivo de cannabis porque sus residuos permanecen en las flores dándoles un sabor bastante desagradable. En interior se puede aplicar sólo mediante el uso de un sublimador de azufre.

Según diversos expertos, fumar oídio no supone un riesgo para la salud humana más allá del que supone el acto de fumar en sí (que tampoco es bajo). No obstante, las plantas contaminadas tienen un sabor característico y desagradable al que los fumadores más experimentados se refieren como “sabor a oídio”.

Mildiu
Autor: Rude

Mildiu

Existen dos hongos que causan esta enfermedad en el cannabis: pseudoperonospora humuli y pseudoperonospora cannabina. Los primeros síntomas apreciables en un planta enferma son las manchas amarillas que aparecen en las hojas y una especie de pelusilla entre blanca y grisácea que aparece en el envés. Sus esporas requieren de una humedad relativa superior al 85% para germinar e incluso estar en contacto con el agua, por lo que es una enfermedad propia de las épocas de lluvia.

Al contrario de lo que ocurre con el oídio, para combatir este tipo de hongo suelen ofrecer mejores resultados los fungicidas a base de cobre o azufre. El problema es que ambos están totalmente desaconsejados en el cultivo de cannabis por que dejan restos en las flores y en la planta. Si bien ambos son ampliamente utilizados en agricultura, esto se debe a que las frutas y hortalizas sí se pueden lavar para eliminar dichas sustancias, lo cual no ocurre con los cogollos de marihuana. Así que combatir el mildiu en el cannabis es un asunto bastante complicado, por lo que lo mejor es prevenirlo. De todas formas, si las plantas contaminadas están en crecimiento, puedes utilizar este tipo de preparados o bien fungicidas sistémicos para el control químico, siendo estos últimos los más efectivos.

Eliminar los hongos en el cannabis – Prevención

En líneas generales, los hongos que pueden hacer enfermar a la marihuana se desarrollan en condiciones similares, por lo que pueden prevenirse evitando los factores que promueven su dispersión y desarrollo.

El factor más importante a considerar es la humedad ambiental. En el cultivo interior hay que mantenerla por debajo del 75% y evitar cambios bruscos de temperatura que puedan variarla. Además, se debe mantener la ventilación encendida en periodo nocturno para evitar subidas. En el cultivo exterior, es muy recomendable aplicar preventivos tanto en primavera como en otoño, que son las épocas más húmedas y lluviosas. El otoño es especialmente crítico, ya que es época de floración y una infección por hongos podría poner en peligro la cosecha y malograr el trabajo de tantos meses. En esta época es aconsejable el riego con infusión o extracto de cola de caballo una vez por semana para reforzar las defensas naturales de las plantas. Esta planta se puede encontrar en el campo en gran parte de España y también se vende en forma de preparados ya listos para la aplicación en growshops. Además, por razones obvias, se debe evitar mojar la parte aérea de la planta durante el riego así como la acumulación de agua en el suelo.

El aislamiento es otro de los factores clave en la prevención antihongos. Hay que tener en cuenta que estos pasan el invierno colonizando otras especies vegetales, o bien, sus esporas sobreviven en restos de vegetación hasta que encuentran las condiciones ideales de germinación, por lo que es muy recomendable utilizar ropa limpia para entrar a la sala de cultivo. Además, en este sentido, hay una lista de medidas que deberemos tomar para mantener el aislamiento como filtrar el aire que se introduce en el habitáculo; no visitar otros cultivos ni traer invitados al tuyo; no utilizar herramientas del exterior ni agua de lluvia; mantener limpia de restos vegetales la zona; y utilizar guantes esterilizados o una solución desinfectante para manos si hay que tocar las plantas.

En exterior, procura mantenerlas alejadas entre sí y de otros cultivos como tomates, berenjenas, pimientos y cucurbitáceas en general, así como de árboles o plantas que hayan mostrado infección por hongos. En cuanto a limpieza de la vegetación circundante, si bien hay quien dice que hay que eliminarla, muchos partidarios de la agricultura ecológica se oponen a hacerlo, ya que ésta puede servir de hogar a predadores naturales de determinadas plagas agrícolas.

Por último, cabe mencionar que una alimentación altamente nitrogenada hace a las plantas menos resistentes a los hongos. Así que, además de tomar las precauciones anteriores, para eliminar los hongos en el cannabis, también debes proporcionarles una alimentación equilibrada para que las plantas se mantengan sanas.

¡Buenos humos y hasta la próxima!

Bibliografía

  1. M. McPartland, R. C. Clarke & D. P. Watson. (2000). Hemp Diseases and Pests Management and Biological Control. Trowbridge, UK: Cromwell Press.
Te puede Interesar
Los hongos quieren seguir el camino de la mariguana para lograr su legalización

Mary Luz Angel. (2012, Septiembre – Octubre). BOTRYTIS CINEREA PERS. BASES EPIDEMOLÓGICAS Y DE CONTROL. Metroflor, Número 52, pp. 34-37.

Noyma González, B. Martínez & Danay Infante. (2010). Mildiu polvoriento en las curcubitáceas. Junio 9, 2015, de Revista de Protección Vegetal Sitio web: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1010-27522010000100009

 

Pies de foto

Botrytis, Autor: Ninjatacoshell

Cannabis: Cannabis lesionado por orugas, Autor: Transmitdistort

Botrytis en tomate, Autor: Rasbak from nl

Mildiu, Autor: Rude

 

 

 

Acerca del autor

Muchos años luchando en la sombra para que el cannabis florezca al sol.