Ruanda se une a Sudáfrica y Ghana en el cultivo y distribución de cannabis

Más buenas noticias para la industria africana del cannabis, ya que Ruanda se une a otros países africanos como Sudáfrica y Ghana en la producción de cannabis medicinal. El gobierno aclaró que está ingresando a este nuevo mercado para mejorar su posición económica.

Los países africanos se han ganado una reputación por su renuencia a aprobar o adoptar la legalización del cannabis, a pesar del uso generalizado de la droga entre los diferentes grupos de edad. La República de Ruanda ha decidido destacar y, en su lugar, aprovechar la situación iniciando la producción de plantas de cannabis para uso y exportación locales.

¿Dónde está Ruanda?

Ruanda es un país africano situado a pocos grados al sur del ecuador. La República comparte fronteras con Tanzania, Burundi, Congo y Uganda. Es un país relativamente tranquilo con puntos turísticos destacados. La posición de Ruanda está en un plano elevado donde África Oriental y varios lagos africanos se fusionan. La geografía del país es similar a la de Lesotho. Ambas son zonas montañosas con poblaciones densas.

La decisión del país de adoptar la reforma del cannabis se puede atribuir a la ola radical de aceptación del cannabis que se está extendiendo por todo el mundo, sin mencionar la enorme cantidad de dinero que generan los países occidentales con los mercados de cannabis. El país tiene una demanda fácilmente disponible de estos productos. El último recuento reveló que la edad promedio de los residentes de Ruanda es de poco más de 20 años, que es la edad oficial de los residentes adultos en el país.

Un nuevo amanecer

Aunque el gobierno todavía está poniendo las cosas en orden para que comience la producción, es innegable que el país está a punto de obtener ingresos por valor de millones de dólares a través de las ventas y exportaciones de cannabis.

Este trabajo en curso se reveló por primera vez en junio de 2021. El país anunció su interés en el cultivo de cannabis, lo que marcó el inicio de reformas tangibles en el país. Posteriormente, el gobierno publicó su marco propuesto para el sector del cannabis, que comprendía planes para los nichos de cultivo, procesamiento y distribución del sector.

La nueva información dice que la Junta de Desarrollo de Ruanda ha aprobado el uso de más de 100 hectáreas de tierra para el cultivo de cannabis y cáñamo. Además, la Junta reveló que está haciendo un progreso sólido para descubrir cómo iría la exportación de cannabis. El país afirma que también fabricará diferentes variantes de productos de la droga para la exportación.

Te puede Interesar
Ruanda aprueba el cultivo y la exportación de cannabis para apuntalar su economía

Según la Junta de Desarrollo de Ruanda, está cooperando con los gobiernos ejecutivos para revisar los cientos de propuestas comerciales de cannabis que los operadores de cannabis interesados han presentado. La agencia explicó que cada empresa sería seleccionada en función de su desempeño en el riguroso proceso de selección. Incluso se evaluarán las empresas con experiencia previa en la producción de cannabis. El proceso de selección se ha dividido en diferentes fases. En este momento, menos de diez empresas han escalado.

El cannabis como catalizador económico

Al observar los datos de países con mercados legales de cannabis, verá que el cannabis sirvió como un motor económico para estos países. Ruanda es la siguiente en la fila para beneficiarse del sector del cannabis medicinal.

La industria del cannabis es uno de los mejores catalizadores económicos que cualquier país puede adoptar en este momento. Gracias a la investigación científica y los ensayos clínicos, los conceptos erróneos en torno a la droga se están eliminando gradualmente. A medida que más países continúen aceptando la aplicación práctica de los medicamentos derivados del cannabis, la industria continuará creciendo y los inversores tendrán más razones para invertir más capital en el sector.

Muchos países africanos podrían beneficiarse de la inyección financiera que viene con el mercado legal del cannabis. A decir verdad, un buen número de estos países, incluida Ruanda, necesitan los fondos que se generarían de esta industria. Por ejemplo, la mayor parte de los ingresos podrían reinvertirse en la economía para volcar el naufragio dejado por la pandemia de COVID-19.

El gobierno de Ruanda dice que se centrará más en la exportación de flores de cannabis medicinal y productos procesados. El objetivo del país es ser uno de los mayores productores de cannabis medicinal en todo el mundo. De hecho, los portavoces del país revelaron que esperan tener una ventaja competitiva sobre los países productores de cannabis en América del Norte y Europa. Planean hacer esto al tener un costo de producción significativamente más bajo en comparación con sus contrapartes en otros continentes.

Te puede Interesar
Marruecos: más de 14 000 hogares viven de la producción del cannabis

El siguiente paso

Actualmente, a ninguna empresa se le ha emitido una licencia. Sin embargo, cinco empresas han llegado a la etapa más alta en el proceso de evaluación. Una vez que se otorguen estas licencias, la producción legal de cannabis medicinal comenzará oficialmente.

Muchos temen que la demora en la emisión de licencias pueda colocar a Ruanda en el mismo camino tomado por países como Grecia, España y el Reino Unido. Esta tendencia en cuestión limitará el nivel de reformas en el país. Sin embargo, seguiría sirviendo para generar ingresos para las exportaciones de cannabis. Como la mayoría de los operadores de cannabis de América del Norte, Ruanda considera a Europa su ubicación preferida para sus productos.

Cannabis recreativo en Ruanda

Ruanda solo permite el uso, la venta y la producción de plantas y productos de cannabis medicinal. La constitución del país todavía establece que el cannabis recreativo es una sustancia ilegal.

Los residentes que usen la droga podrían estar sujetos a fuertes multas, que van desde $ 500 a $ 4,500. Las multas podrían ser más altas que esto en casos severos. Los defensores del cannabis en el país han solicitado que el gobierno reduzca estas multas porque son exorbitantemente altas. Rwanda es un país con un ingreso mensual medio de 200 dólares; como resultado, muchos infractores que son detenidos con frecuencia no pueden pagar sus multas. Además de estas multas, otras sanciones incluyen tiempo en la cárcel.

En conclusión

El cannabis está creciendo para ser la cara del nuevo mercado mundial. A nivel mundial, muchas economías han sufrido los efectos devastadores de la pandemia, y un mercado legal de cannabis presenta una manera fácil y rápida de salir del lío.

Tan pronto como Ruanda comience la producción de estas plantas, los expertos predicen que el mercado se moverá a un ritmo alarmante. Ruanda tendrá la ventaja sobre sus contrapartes, principalmente porque sus costos de producción serán solo una fracción de lo que son en otras áreas. Sin mencionar que las condiciones climáticas africanas son óptimas para el crecimiento del cannabis. Es encomiable que los dirigentes de Rwanda estén aprovechando esta oportunidad de oro para mejorar la salud de sus ciudadanos y mejorar sus condiciones económicas.