La revolución en extracciones botánicas

Cuando hace unos meses, en la pasada Spannabis, el creador de la Magical Butter, Gary Angel, se acercó al stand de Cannabis Magazine para mostrarnos su invento. La primera sensación al ver su peluca verde y una gran sonrisa en su cara, era que se nos había colado otro chalado en el stand… -tengo que llamar a seguridad-, pensé. Al verlo agacharse y sacar una gran caja de un carrito del cual tiraba, me produjo más acongoje -madre mía un terrorista, eso es una bomba, ¡¡una bomba!!-.
Por Swami Canna

Mi visión de las calles de Faluya en Irak se disipó al salir de la nube provocada por alguna sativa compleja y cierto desorden del estrés postraumático. Era un cliente… ¡¡un cliente!!.

Gary sacó su invento ante todos los presentes en el stand y nos ofreció probarlo. Al principio no sabíamos muy bien lo que era (yo seguía aún pensando que era una especie de bomba termonuclear), pero en realidad era una especie de termomix algo más pequeña. Gary comenzó a explicarnos que era un invento para hacer mantequilla, aceites, tinturas u otras extracciones a base de marihuana o cualquier otra fuente vegetal. Extrae perfectamente los ingredientes activos de varias hierbas y elimina la necesidad de preocuparse por molerlas o estar verificando que la temperatura sea la correcta en cada proceso. Cuando nos explicó un poco más me pareció que, sin duda, era un gran invento, y una de las novedad que más me había llamado la atención en aquella feria.

Gary nos regaló un Magical Butter 2 y nos pidió que la probáramos y le diéramos nuestras impresiones.

Pues bien, han pasado ya un par de mesecitos y entre unas cosas y otras no había tenido tiempo de probarla y testearla, hasta hoy.

La primera impresión que da la maquina en cuestión es que es bastante robusta y está bien diseñada. Hecha en una sola pieza de acero inoxidable y con un cuadro de controles y una estética muy cuidada. En la caja podemos encontrar un guante verde fosforescente que nos protege de posibles quemaduras, diferentes cables adaptados a los formatos existentes (enchufe europeo forever) y una bolsa con una malla en su base que nos ayudará a filtrar el resultado de nuestra extracción botánica.

La máquina dispone de un panel con el cual podemos programar la extracción y seleccionar la temperatura y el programa deseado. Además, nos informa del estado de funcionamiento de la máquina y dispone de una serie de leds que iluminan nuestra experiencia. Cuenta con diferentes programas automatizados para crear aceites, esencias, extracciones de hongos, batidos y por si fuera poco uno de limpieza automática. ¡Qué más se puede pedir, oiga!

Lo bueno de la Magical Butter es que puedes tener lista tu extracción en cuestión de una o dos horas, sin complicarte nada la vida. Hasta ahora para hacer mantequilla de marihuana tenías que mezclar la marihuana con mantequilla y agua en una cacerola y hervirla, colarlo con mucho cuidado y luego repetir el proceso un par de veces más para extraer todo lo posible. Esto, además de engorroso, lleva mucho tiempo y trabajo. Con Magical Butter la extracción se reduce a echar la hierba y la mantequilla en el interior del artilugio, darle a dos botones y esperar 2 horas fumando buena yenga. Luego lo cuelas con la malla que viene en la caja y listo. Ya tienes tu mantequilla.

Para hacer aceite un tanto de lo mismo, pero sólo necesitarás una hora.

También me puse manos a la obra e hice una tintura. Bajé a la farmacia a por un par de botellas de alcohol etílico sin indicadores (os indicadores son sustancias que e echan al alcohol de farmacia para evitar que lo consumamos), de paso compré unos botes con gotero para poder meter la tintura al finalizar, me subí a casa, eché la hierba en el recipiente y, a continuación, el medio litro de alcohol. Cerré la tapa, lo puse en programa tintura y a las cuatro horas tenía el líquido resultante. Luego lo terminé de concentrar dándole calor en un cazo a fuego lento. Al rato ya tenía mi tintura preparada. Debemos tener en cuenta que hacer una tintura lleva un mínimo de 10 días. En nuestro caso lo hemos reducido a unas escasas 5 horas (hubiera sido menos si no me hubiera olvidado el dinero cuando fui a la farmacia) y 4 porros (por cierto, cuidadín con fumar en la misma estancia donde está funcionando la Magical Butter en modo tintura, pues estamos trabajando con alcohol de 96º, que como todos sabemos es altamente inflamable. Así que mejor hacerlo todo en un lugar bien ventilado).

Te puede Interesar
Una cocina que vuela: los ingredientes psicodélicos ganan un lugar en la mesa

Esto es lo que cuenta José T. Gallego sobre cómo hacer la tintura de cannabis de modo tradicional:

“Es fácil prepara tintura o aceite de cannabis para concentrar los componentes activos de la planta Se necesita marihuana (de cualquier calidad, buena o mala, hojas o flores), alcohol etílico al 96-99% (por ejemplo, el de farmacia), un tarro que pueda ser cerrado (por ejemplo, de mermelada), un filtro de café o un pedazo de tela (por ejemplo, un trozo de camiseta), un plato hondo o una sartén y un bote con cuentagotas.

Reducir el cannabis a pedazos pequeños y ponerlo en el tarro. Cubrirlo con suficiente alcohol. Mantenerlo en un lugar oscuro y frío durante una semana, removiéndolo cada día. Colarlo, empleando el filtro de café o la tela, hasta exprimir la última gota de alcohol. Se puede repetir este proceso varias veces, al menos una vez, mejor dos, poniendo de nuevo el cannabis en el tarro y cubriéndolo con alcohol… Finalmente poner el alcohol (tendrá un color verde) en un plato hondo. Mantener en un sitio templado y ventilado, así el alcohol se evaporará, aumentando la concentración de los cannabinoides de la tintura. Esto puede llevar diez días.”

(Gallego JT: Tintura de cannabis. Cáñamo, No 46, July 2001:76-77)

Una prueba que hice para ver el poder de extracción de la MB2, fue la de hervir en un cazo la pasta que había sobrado de la primera extracción de mantequilla. Pues bien, lo herví durante 20 minutos a fuego lento y luego colé el líquido y lo metí en un recipiente en la nevera. A las 48 horas no se había formado mantequilla solidificada en la superficie, lo que indicaba que se había aprovechado todo.

Te puede Interesar
De los brownies espaciales a la alta cocina cannábica

En definitiva, Magical Butter, es la herramienta ideal para hacer tinturas, mantequillas y aceites de forma cómoda, rápida y eficaz. Es una maquina destinada principalmente al usuario medicinal pues evita los efectos de la inhalación o la falta de experiencia o rechazo a fumar. También puede ser utilizado en el ámbito culinario pues nos permite obtener fácilmente el “ingrediente secreto” de nuestras galletas, brownies, pasteles, etc.

Además, con la MB2 podemos hacer multitud de recetas que encontraremos en www.magicalbutter.com o en su canal de youtube (https://www.youtube.com/user/HerbalButter)

RECETAS

Mantequilla Cannábica

Ingredientes:
500 grs. de mantequilla
4-8 grs. de cogollos de cannabis o restos de cosecha
1 tupper de plástico para guardar la mantequilla
Filtro incluido en la caja del Magical Butter

Instrucciones:
Añade la marihuana (sin picar) y la mantequilla previamente derretida o troceada en el Magical Butter.

Cierra bien la tapa. Enchufa el aparato. Selecciona la temperatura a 160º y presiona el botón “2 hours/Butter”. Cuando finalice al cabo de las dos horas oirás una secuencia de beeps.

Coloca el recipiente y pon encima el filtro. Vierte cuidadosamente el resultado y presiona un poco la materia vegetal para extraer el máximo posible.

Mete la mantequilla en la nevera para que se solidifique y listo.

Tintura Cannábica

Ingredientes:
500 a 1000 ml de alcohol etílico
7-14 grs. de cogollos de cannabis o restos de cosecha
1 recipiente de cristal
1 bote con gotero para guardar la tintura
Filtro incluido en la caja del Magical Butter
1 cazo

Instrucciones:
Añade la marihuana (sin picar) y el alcohol en el Magical Butter.

Cierra bien la tapa. Enchufa el aparato. Selecciona la temperatura a 160º y presiona el botón “4 hours/Tincture”. Cuando finalice al cabo de las cuatro horas oirás una secuencia de beeps.

Coloca el recipiente de cristal y pon encima el filtro. Vierte cuidadosamente el líquido y no presiones para extraer más.

Luego para concentrar la tintura debemos proceder a evaporar el alcohol calentándolo al mínimo y muy lentamente en un fuego o vitrocerámica. Debemos dejar que se evapore lo máximo posible y darle vueltas de vez en cuando. Al final empezará a formarse una pasta algo más sólida que debería tener la consistencia más o menos del sirope.

Dejamos enfriar un minuto y vertemos el líquido en el recipiente de cristal directamente con mucho cuidado.

Nota: Debemos adaptar las proporciones, en ambos casos, a la potencia deseada en la extracción final. Hay que tener mucho cuidado de ventilar bien el área donde estemos realizando la tintura pues el alcohol es altamente inflamable. Hay que tener cuidado al abrir la tapa pues la temperatura es elevada. Recomendamos que una vez finalice el programa dejemos enfriarse al MB2 unos minutos.