A pesar de los avances desde 2017, México enfrenta retos regulatorios en la definición de productos y mercados de cannabis

A casi cinco años de las reformas legislativas que marcaron un hito en el uso médico e industrial de la marihuana en México, el país se encuentra en un punto crítico de su camino hacia la regulación efectiva de esta industria. Aunque desde junio de 2017 se reconocen legalmente los múltiples usos del cannabis y sus derivados, y las primeras empresas han recibido permisos desde 2018, aún persisten importantes retrasos y desafíos regulatorios.

Un camino lleno de obstáculos

De acuerdo con HempMeds México, la falta de claridad en la regulación ha impedido definir con precisión los tipos de productos, usos y mercados del cannabis. A pesar de que el 13 de enero de 2024 se cumplieron tres años de la publicación del Reglamento de la Ley General de Salud en Materia de Control Sanitario para la Producción, Investigación y Uso Medicinal de la Cannabis y sus Derivados Farmacológicos, el camino aún es incierto.

Comparación con Brasil

Mientras que México enfrenta estos retos, Brasil avanza a pasos agigantados, con ventas proyectadas en 2023 de más de 196.7 millones de dólares, gracias a regulaciones efectivas que reconocen a ciertos cannabinoides como el cannabidiol (CBD) por sus usos terapéuticos.

Te puede Interesar
El cáñamo industrial crece en México (y puede hacerlo más)

Regulación mexicana

Según Raúl Elizalde, CEO de HempMeds, aunque la regulación mexicana sobre los usos farmacológicos de la marihuana tiene aspectos positivos, también presenta complicaciones significativas. A diferencia de mercados como Estados Unidos y Canadá, donde se reconocen los usos medicinales de la planta sin necesidad de procesos químicos y físicos extensivos, la regulación mexicana exige procedimientos que elevan los costos y complican la operación.

El futuro de la industria

Para que México alcance un mercado valorado en más de 275.30 millones de dólares en 2028 y asuma un liderazgo global en la industria de la marihuana, es crucial que exista una voluntad política para crear regulaciones específicas que generen certeza jurídica. Esto incluye no solo promover el uso farmacológico, sino también reconocer aplicaciones industriales y facilitar su integración en el mercado local, así como promover la transformación del campo y la atracción de inversión extranjera.

Un desafío pendiente

México se encuentra en un momento decisivo para definir su rumbo en la industria del cannabis. La nación latinoamericana debe sortear los obstáculos regulatorios y políticos para aprovechar plenamente el potencial de esta industria en crecimiento.

Acerca del autor

Amante del cannabis y especializado en el mundo de las sustancias psicoactivas. Escritor y psiconauta.