TÍTULO: Mundo interior, mundo exterior. Pensamientos y perspectivas del descubridor de la LSD.
AUTOR: Albert Hofmann
PRÓLOGO: J. M. Fericgla
TRADUCCIÓN: José Almaraz
PRECIO: 14,00 euros
PÁGINAS: 127
Colección: Pequeña colección cogniciones
Tamaño: 13 x 20 cm
Año edición: 1997
ISBN: 978-84-87403-29-3

Me imagino a bastantes lectores de la revista, como yo, entrados ya en años. Con hijos que pueden rondar la veintena de años o más. Si este es tu caso, este es un libro adecuado para acercar a los jóvenes una visión accesible de la vida donde espíritu y materia no están reñidos. Albert Hofmann escribió estos textos pensando en sus nietos (a quienes dedica el libro) cuando algunos de ellos rondaban la veintena de años.

¿Cuál es la verdadera realidad? Se pregunta el autor ¿La sobria imagen del mundo del científico o la arrebatada imagen del mundo del místico? Albert Hofmann reúne en este pequeño gran libro reflexiones que pueden generar confianza y cierta seguridad en esos jóvenes que tendrán muy pronto que lidiar con el mundo que les venimos preparando. Hofmann tira de experiencias propias en su adolescencia para acompañarnos en el delicado territorio de esas vivencias que marcarán los caminos que recorremos a lo largo de nuestras vidas.

“La metáfora de la realidad como el producto de un emisor y de un receptor pone de manifiesto que la imagen aparentemente objetiva del mundo exterior, que designamos como realidad, es de hecho una imagen subjetiva. Este hecho fundamental indica que la pantalla no se encuentra fuera, sino en el espacio interior de cada ser humano. Todo hombre porta en su interior su propia y personal imagen de la realidad, generada por su receptor privado.” Así explica Hofmann la interrelación entre el espacio interior y exterior, título del primer capítulo al que le siguen “El sentimiento de seguridad desde una visión filosófica”, “Poseer”, “Reflexiones desde la botánica” y “Una central atómica”.

Te puede Interesar
Los hongos alucinógenos y el LSD vuelven a ser estudiados para tratamientos de ansiedad y depresión

Albert Hofmann apreciaba tanto este libro que cuando decidimos traducirlo y publicarlo (a propuesta de J. M. Fericgla director de la Colección Cogniciones) no dudó en aceptar participar en una de esas brillantes jornádas que Fericgla organizó en los años 90 de nuestro siglo pasado. Hofmann vino a Barcelona y entre otras cosas se presentó el libro y hubo tiempo para cena entre amigos y paella en la casa de campo del psiquiatra Josep Mª Fábregas. Encantados. “Mundo interior, mundo exterior” debía ser el primero de la Pequeña Colección Cogniciones, abriendo así la colección a textos cortos en relación a Cogniciones, pero acabó siendo el único (de momento).

“Cuando era un muchacho tenía con frecuencia vivencias místicas de la naturaleza durante mis correrías por el bosque y por el campo. Una pradera con flores, un lugar penetrado por los rayos del sol en el bosque, un sitio cualquiera del entorno habitual, se mostraban de repente con una claridad singular. Era como si los árboles, las flores, quisieran revelarme entonces su verdadera esencia y yo me sentía unido a ellos en una sensación indescriptible de felicidad”. Probablemente todos hayamos tenido ese tipo de experiencias, espontáneamente de niños o puede que fumando un cigarrillo de marihuana de adultos. Tan sencillo que tendemos a ignorar esos instantes por cortos, aun siendo momentos de éxtasis de los que está hecha buena parte de la vida.

Te puede Interesar
Muere el militar que quería guerras con drogas en lugar de bombas

Desde la madriguera de la liebre,
Xavier Vidal