En este artículo, te presentamos una guía paso a paso para el montaje de un eficiente sistema de riego por goteo. Descubre cómo este sistema te permite ahorrar agua, tiempo y dinero mientras mantienes tus plantas en perfecto estado durante todo el verano y las vacaciones.

Un sistema de riego por goteo se compone esencialmente de tuberías, microtubos y goteros que suministran agua a las plantas, junto con un programador que controla los tiempos y la frecuencia de riego. La principal ventaja de estos sistemas es que solo utilizan la cantidad de agua necesaria para las plantas, lo que resulta en ahorro de agua, tiempo y dinero. Además, al ser automatizados, nos permiten dejarlos funcionando mientras nos ausentamos de vacaciones con la tranquilidad de que nuestras plantas estarán en óptimas condiciones al regresar.

Gardener Holding Drip Irrigation Components

Antes de comenzar

Antes de iniciar el montaje del sistema de riego por goteo, es importante realizar un pequeño esquema o dibujo que muestre el diseño que se desea implementar, incluyendo la distribución de las tuberías, los goteros, la ubicación del programador, la cantidad de tubos y microtubos necesarios, así como el número de goteros a instalar, entre otros aspectos. Este esquema no solo nos servirá como referencia para enumerar el material necesario, sino también para visualizar cómo quedará el sistema una vez instalado, evitando retrasos y errores. A continuación, se presenta una lista con una descripción general de todo el material necesario para el montaje de un sistema de riego por goteo (puede seguirse el esquema como guía):

  1. Programador de riego: El programador de riego es el componente más importante del sistema, ya que su función es similar a la de un reloj temporizador. Sin embargo, en lugar de regular la luz, regula el flujo de agua según el programa de riego seleccionado. En el mercado existen numerosos modelos disponibles con diferentes funciones, desde los manuales más económicos hasta los más modernos con múltiples funciones, programas específicos para cada estación del año e incluso medidores de humedad del suelo. Para nuestra instalación, es recomendable elegir un modelo que funcione con pilas o uno solar, que, aunque puede ser más costoso, nunca se quedará sin batería y es fácil de manejar. Si el programador falla, se queda sin pilas o se configura incorrectamente, no importará lo bien que hayamos montado el resto del sistema, ya que las plantas podrían morir debido a la falta o el exceso de agua.

En caso de utilizar una bomba eléctrica de agua, la mejor solución es utilizar un temporizador que encienda y apague la bomba según sea necesario para regar nuestras plantas. Este sistema es especialmente adecuado para su uso en pozos y depósitos de gran capacidad.

  1. Electroválvulas: Las electroválvulas se utilizan para abrir y cerrar secciones o zonas de riego según lo indique el programador. Es común que, para ahorrar dinero y simplificar el montaje, solo se instale una “fase” de riego para todas las plantas. Sin embargo, no todas las variedades tienen las mismas necesidades de agua, por lo que no se debería regarlas a todas con la misma cantidad (especialmente cuando se cultivan diferentes variedades o especies vegetales). Las electroválvulas permiten realizar riegos diferenciados por zonas o “sectores”, lo que nos permite proporcionar a cada planta la cantidad exacta de agua que necesita. Esto nos permite programar un riego diferente para cada área del jardín, según las especies vegetales y la estación del año. En caso de instalar electroválvulas en nuestro sistema, será necesario adquirir un programador adecuado y compatible para su uso, así como arquetas de PVC para protegerlas de la humedad y la suciedad. Las electroválvulas suelen emplearse en sistemas de riego por aspersión en grandes jardines con césped y diferentes áreas de cultivo con vegetación variada. Puedes encontrar una gran cantidad de información sobre las electroválvulas y los sistemas de riego por aspersión en diversas páginas web especializadas. Sin embargo, no recomendamos el riego por aspersión para el cultivo del cannabis, ya que consume demasiada agua y puede dañar las plantas y los cogollos.

Cultivo de campo de InnovaTerra

  1. Goteros: Los goteros son otro componente fundamental del sistema, ya que se encargan de aplicar agua a las plantas. Dos características principales que deben cumplir los goteros son: regular el caudal de agua adecuado y tener un orificio de salida con un tamaño apropiado que evite obstrucciones (uno de los principales problemas en los sistemas de riego por goteo). Para evitar obstrucciones, se debe colocar un pequeño filtro en el punto de entrada del agua, el cual retendrá y limpiará las pequeñas impurezas que pueda contener. Entre los diferentes modelos de goteros disponibles en el mercado, los más adecuados para nuestra instalación son los goteros autocompensantes. Estos goteros tienen la característica de suministrar la misma cantidad de agua en cada gota. Los modelos más comunes tienen un caudal de 2 l/h o 4 l/h. Además, tienen un costo similar al de los goteros convencionales, pero ayudan a mantener una presión uniforme en todo el circuito y permiten conocer el caudal aproximado de agua suministrada por cada gotero. Sin embargo, cabe destacar que estos goteros pueden obstruirse fácilmente, especialmente debido a la acumulación de cal en el agua, por lo que se requiere una buena filtración si el agua proviene de un pozo. En este caso, es mejor utilizar agua con baja concentración de cal.
  2. Tubos de distribución y microtubos: La red de tubos y microtubos, con sus diferentes diámetros, reductores y accesorios, constituyen la estructura fundamental del sistema de riego por goteo. En nuestro montaje casero, solo necesitaremos tubos de distribución de 16 mm o 15 mm de diámetro, y microtubos de 4 mm o 5 mm (dependiendo del tamaño de la instalación) para llevar el agua hasta los goteros. Estos tubos están fabricados en PVC y suelen ser económicos y duraderos.
Te puede Interesar
La nutrición en las plantas

Backyard Garden Drip Irrigation System Building

  1. Reductores de presión: Por lo general, los sistemas de riego por goteo requieren muy poca presión de agua para funcionar correctamente. Los reductores de presión desempeñan la importante función de disminuir la presión excesiva que sale del grifo, evitando así que las conexiones del sistema se aflojen y el agua salga a chorros. Es recomendable instalar un filtro junto con el reductor de presión para evitar que pequeñas impurezas obstruyan los goteros. Muchos modelos de reductores de presión disponibles en grandes superficies ya vienen equipados con un sistema de filtrado incorporado, por lo que no sería necesario adquirir un filtro adicional.
  2. Piezas especiales: Además de todas las piezas mencionadas anteriormente, para el montaje del sistema se necesitarán otras piezas diseñadas especialmente para unir, conectar, acoplar y tapar los tubos de distribución y los microtubos. Estas piezas incluyen “T”, codos, empalmes, conectores, llaves de paso y tapones.

El montaje

El proceso de montaje es sencillo y no requiere herramientas o conocimientos especiales. Únicamente se necesitarán tijeras, un cutter, un punzón y posiblemente cinta de teflón para sellar las uniones. También pueden requerirse abrazaderas metálicas y bridas de nylon para asegurar correctamente los tubos. Siempre es importante preparar todo el material antes de comenzar, lo cual evitará contratiempos y trabajos mal realizados.

El montaje comienza acoplando el programador a la toma de agua, generalmente a través del grifo del jardín. Es crucial asegurar una buena conexión del adaptador de la toma de agua con la rosca y el uso de cinta de teflón para evitar fugas. Una vez instalado el programador en su lugar, se conecta el tubo de distribución (16 mm de diámetro) según las instrucciones del fabricante, asegurándose de que esté bien fijado y sin fugas en la parte inferior del programador. Es importante leer detenidamente las instrucciones y consejos del fabricante sobre la instalación del programador para familiarizarse con su uso. El tubo principal que sale del programador se denomina línea de distribución, y será el conducto que lleva el agua desde el programador hasta los microtubos y, a su vez, a los goteros.

irrigation

Siguiendo el esquema previamente elaborado, se debe llevar el tubo hasta el extremo opuesto del área de cultivo, donde se encuentren las macetas más alejadas, y luego cortarlo dejando un margen de seguridad de 5 a 10 cm. Se coloca un tapón en este extremo y se continúa colocando las demás líneas de distribución de agua a lo largo de la terraza o jardín. Para unir los tubos entre sí, se utilizan las piezas “T”, los codos y los empalmes. Nunca se debe olvidar colocar los tapones adecuadamente al final de cada sección de tubo para evitar fugas. Si se desea controlar el riego por secciones, la forma más sencilla y económica es utilizar llaves de paso para cortar y abrir el flujo de agua en diferentes zonas del cultivo. Estos grifos permiten controlar fácilmente el paso de agua, pero no se pueden programar como las electroválvulas.

Una vez que la línea principal de distribución esté instalada, llega el momento de colocar los microtubos que llevarán el agua hasta los goteros en las macetas. Utilizando un punzón (que suele incluirse con los goteros o se puede adquirir en una ferretería), se perfora el tubo de 16 mm aproximadamente a la altura donde se ubicarán las macetas, y se coloca un conector o unión para fijar los microtubos a la línea de distribución. Esta operación debe realizarse con cuidado para garantizar que no haya fugas en los puntos de unión entre las tuberías. Luego, se cortan los microtubos en secciones, una para cada maceta en la cosecha. Cada sección debe tener la longitud suficiente para alcanzar desde la línea de distribución hasta las plantas (aproximadamente de 1,20 m a 1,60 m). Con la ayuda de los conectores, se acoplan los microtubos a la línea de distribución y se asegura que todo esté bien fijado para evitar que los microtubos se suelten debido a la presión del agua. En caso de que esto ocurra, se debe instalar un reductor de presión (generalmente a la salida del programador o después de las electroválvulas; se recomienda consultar con el proveedor antes de la instalación).

Por último, se colocan los goteros en los extremos de cada microtubo y se clavan las estacas de sujeción en las macetas. Es importante colocar los goteros lo más cerca posible del cepellón de raíces de las plantas para aprovechar hasta la última gota de agua utilizada. En el caso de plantas muy grandes (de dos metros en adelante), lo ideal es colocar dos o tres goteros por planta. Siempre se debe evitar que los tubos queden muy tensos o en medio del cultivo, ya que podrían soltarse fácilmente al tropezar con ellos (las piezas no volverán a encajar como la primera vez). Por lo tanto, siempre que sea posible, se recomienda enterrar los tubos de distribución bajo el suelo del jardín.

Te puede Interesar
Basico – Sistemas de Riego Automático IV

Una vez instalado el sistema de riego, el último paso será programar el temporizador con los ciclos de riego. Puede utilizar la siguiente tabla como guía (estos valores son orientativos y pueden variar según los goteros utilizados, ya sea de 2 l/h o 4 l/h, así como según el clima y el tipo de suelo):

  • Abril: 6 minutos al día*
  • Mayo: 9-12 minutos al día*
  • Junio: 16-20 minutos al día*
  • Julio: 16-20 minutos al día*
  • Agosto: 14-18 minutos al día*
  • Septiembre: 5-8 minutos al día*
  • Octubre: 4-5 minutos al día*
  • Noviembre: 3-4 minutos al día*

*Para plantas cultivadas en macetas, se puede reducir a la mitad el tiempo de riego.

En los meses de enero, febrero, marzo y diciembre generalmente no se requiere riego debido a las heladas.

preparation coco peat for cultivation vegetable with drip irriga

El futuro: Riego subterráneo y cintas de exudación (tuberías porosas)

Entre los nuevos sistemas de riego disponibles en el mercado para jardines y huertos ecológicos se encuentran el riego subterráneo y las cintas de exudación. Estos sistemas buscan reducir aún más la evaporación del agua, lo que resulta en un mayor ahorro de agua y fertilizantes, y permiten utilizar aguas residuales tratadas sin problemas de malos olores. Además, al tener todos los componentes del sistema enterrados, resisten mejor el paso del tiempo y requieren menos tiempo y dinero en mantenimiento.

El riego subterráneo es uno de los métodos más modernos. Incluso se utiliza para céspedes en lugar de aspersores y difusores en superficies pequeñas, mediante la instalación de una red de tuberías perforadas a diferentes profundidades y distancias entre los orificios de salida de agua, lo que permite regar diferentes tipos de plantas en distintos tipos de suelo.

Las cintas de exudación, o tuberías porosas, son tuberías fabricadas con un material poroso que distribuye el agua de manera homogénea, proporcionando humedad de forma uniforme a lo largo de la línea donde se encuentra la tubería. Por lo tanto, las cintas de exudación son especialmente adecuadas para el riego de cultivos en línea. El principal inconveniente tanto del riego subterráneo como de las cintas de exudación es que los orificios o los poros de las tuberías pueden obstruirse con facilidad, especialmente debido a la acumulación de cal. Por lo tanto, si el agua utilizada tiene un alto contenido de cal, no se recomienda utilizar estos sistemas.

Conclusiones

En conclusión, el sistema de riego por goteo ofrece numerosas ventajas para los cultivadores, como un uso eficiente del agua, ahorro de tiempo y dinero, y la posibilidad de mantener las plantas en óptimas condiciones incluso durante nuestras ausencias. Sin embargo, es importante seguir algunos consejos finales para garantizar un funcionamiento adecuado:

  1. Planificación y diseño: Antes de comenzar el montaje, es fundamental realizar un esquema detallado que incluya la distribución de tuberías, ubicación de goteros, programador y otros componentes. Esto ayudará a evitar errores y retrasos durante la instalación.
  2. Selección de componentes: Elija un programador de riego de calidad que se ajuste a sus necesidades y preferencias. Opte por goteros autocompensantes para asegurar un suministro uniforme de agua a las plantas. Además, utilice reductores de presión y filtros para evitar obstrucciones y asegurar un flujo constante de agua.
  3. Instalación adecuada: Asegúrese de seguir las instrucciones del fabricante al instalar el sistema de riego. Verifique que todas las conexiones estén bien selladas y evite la tensión excesiva en los tubos para evitar fugas y desconexiones. Si es posible, entierre los tubos de distribución para protegerlos y evitar posibles daños.
  4. Mantenimiento regular: Realice un mantenimiento regular del sistema de riego. Limpie los filtros periódicamente para evitar obstrucciones y revise las conexiones para asegurarse de que no haya fugas. Además, compruebe que el programador esté configurado correctamente y ajuste los ciclos de riego según las necesidades de las plantas y las condiciones climáticas.
  5. Monitoreo y ajustes: Esté atento al funcionamiento del sistema de riego y realice ajustes según sea necesario. Observe el estado de las plantas y el suelo para determinar si se requiere más o menos riego. Recuerde que las necesidades de agua pueden variar según las especies vegetales, la temporada y las condiciones climáticas.

En resumen, el sistema de riego por goteo es una solución eficiente y conveniente para el riego de plantas. Con una planificación adecuada, la selección de componentes adecuados, una instalación correcta y un mantenimiento regular, podrá disfrutar de un sistema de riego eficiente y garantizar un crecimiento saludable de sus plantas mientras ahorra agua y tiempo.

Acerca del autor

Muchos años luchando en la sombra para que el cannabis florezca al sol.