La tecnología, las finanzas y el cannabis se juntan en un solo universo, donde los miembros pueden cultivar su propias cepas digitales y obtener recompensas.

Ropa, vivienda, terrenos y obras de arte son algunos negocios que ya se están moviendo dentro del universo de las criptomonedas, los NFT (objeto único no fungible o Non Fungible Token en inglés) y el metaverso. A esta tendencia tecnológica ahora se sumó la industria del cannabis.

Y es que hace un poco más de seis meses nació Crypto Cannabis Club, una comunidad donde los ‘socios’ o NFTokers pasan sus días cultivando hierba digital y participando en competiciones digitales de cultivos de cannabis. La moneda usada en este club es la criptografía (método de protección de la información mediante el uso de códigos).

Tal como lo detallan en su página web, los NFTokers son una colección de 10.000 avatares únicos —con valores que van desde los US$600, es decir, alrededor de $2,3 millones en la tasa de cambio de hoy— que, por medio de la blockchain, comparten sus historias afines en el club y crían y venden las plantas de cannabis digital ‘tokenizadas’ (llamadas NFTokin).

Asimismo, los participantes de este grupo pueden estar en competencias de copa de cannabis criptográfico, que ofrecen premios y ofertas en el mundo real, como la oportunidad de adquirir cannabis de alta calidad —o descuentos con determinadas marcas de esta industria— a precios que no se ofrecen en el mercado normal.

Te puede Interesar
Snapchat lanza filtro de Bob Marley e internet enloquece

En una entrevista realizada por Forbes, Ryan Hunter, CEO de la compañía, contó que entre sus planes ambiciosos de cara a este 2022 está “brindar a los miembros experiencias más exclusivas”.

En este sentido, el empresario afirmó al medio que, para acelerar estas iniciativas, están recaudando una ronda inicial de financiación de menos de US$5 millones, por inversores en cannabis y criptomonedas.

¿Un negocio prometedor?

Para el criptoinversionista colombiano Daniel Aguilar, al ser el cannabis una industria que mueve grandes cantidades de dinero, se vuelve una oportunidad interesante tanto para los cultivadores como para los inversionistas.

“Los avatares —o las personas que hay detrás—, pueden ver su plantación y el proceso de crecimiento, lo que es muy interesante porque si yo quiero invertir en una industria lo haré por medio de algo que me permita visualizar, vigilar y verificar todos los procesos mediante la blockchain. Y al finalizar su proceso puedo vender por una suma interesante, así que la inversión puede generar unos rendimiento altos”, dijo Aguilar.

Explicó que comprar un NFT va mucho más allá de adquirir el jpg de un personaje con diferentes estilos de cabello y ropa, y de pertenecer a una comunidad: “Hay muchos NFT únicos, pero detrás de cada uno lo que adquieres es un contrato, un derecho de propiedad. Es decir, eres una de las personas que van a tener el derecho de propiedad de ese cultivo. También es importante tener en cuenta que no todos los NFT generan una recompensa, por eso es importante, antes de comprar uno, preguntar qué es lo que te va a traer eso”.

Te puede Interesar
Burger King publica en Twitter “¿a quién le gusta la hierba?” y la red contesta con ola de MEMES

Así, se debe tener en cuenta que la imagen (o avatar) es una representación, pero lo que hay detrás es un derecho adquirido que permitirá que cuando esa producción de cannabis se venda, se genere una ganancia o recompensa.

Fuente

Acerca del autor

Muchos años luchando en la sombra para que el cannabis florezca al sol.