Las nuevas destructoras se sumarán a las 44 con las que ya cuentan la Policía Nacional y la Guardia Civil para eliminar los cultivos que intervienen | Las plantas de cannabis aprehendidas el pasado año, casi tres millones, aumentaron un 57%

La proliferación de cultivos de marihuana obligará al Ministerio del Interior a comprar un mínimo de 22 máquinas más para destruir las plantas que los agentes de la Policía Nacional y la Guardia Civil intervienen en el curso de las operaciones antidroga. Con éstas serán ya al menos 66 los equipos con los que contarán ambos cuerpos para triturar y desmenuzar ramas y hojas de cannabis, cuyo crecimiento en el país -tanto en interior como en exterior- ha motivado la puesta en marcha de una estrategia de actuación específica.

Con un presupuesto máximo de 49.368 euros, la Subsecretaría del Interior ha sacado este miércoles a licitación la contratación de 20 trituradoras de biomasa grandes y dos pequeñas para moler las plantas y aminorar los problemas logísticos de almacenaje hasta su incineración o eliminación en plantas de vertederos con residuos sólidos urbanos. En caso de que el adjudicatorio ofrezca el suministro por un importe inferior (el umbral se sitúa en los 2.420 euros en el caso de la grande y en los 484 euros de la pequeña), el número de unidades aumentaría hasta agotar el citado montante económico, como ha ocurrido en procedimientos anteriores.

Te puede Interesar
Una plantación de marihuana en una piscina de Murcia

Se trata de la cuarta compra de destructoras de marihuana que Interior lleva a cabo en los últimos cinco años, lo que da una idea de la presión que están ejerciendo los cuerpos policiales y de la velocidad con la que está creciendo este tipo de cultivos ilegales -en algunos casos tratan de pasar como plantaciones de cáñamo para uso industrial- por todo el país. Granada, Barcelona, Málaga, Cádiz, Madrid y Alicante son algunas de las provincias en las que más aprehensiones se llevan a cabo.

En 2017, el ministerio adquirió las primeras siete trituradoras. La empresa Elías Jadraque SA sirvió 14 más a finales de 2019 (por 35.489,30 euros) y en febrero de 2021 se cerró el encargo de otras 23 con la compañía gallega Internaco Green Space SLU (50.699 euros), lo que suma 44 equipos. No hay actualmente ni uno por provincia, cuando el objetivo es cubrir todo el territorio.

Según se detalla en el pliego de prescripciones técnicas que regula el concurso actualmente en marcha, redactado por el  Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (CITCO), las máquinas grandes -las que se utilizarán en las plantaciones que se intervengan- deberán tener una cilindrada superior a los 350 centímetros cúbicos, pesar menos de 140 kilos, permitir el triturado de ramas de hasta siete centímetros, disponer de una tolva desplazable 90 grados e incluir dos ruedas neumáticas para facilitar el transporte y un gancho de remolque para su traslado. No se exige un tipo de combustible determinado (gasolina o diésel), pudiendo ser el arranque manual o electrónico.

Te puede Interesar
Desarticulado un grupo de ciudadanos chinos dedicados al cultivo de marihuana

Acerca del autor

Muchos años luchando en la sombra para que el cannabis florezca al sol.