Si cultivas una planta en un invernadero, por ejemplo, y obtienes una mejora del 20 por ciento, el precio del material depende de los compuestos que extraigas. Así que quienquiera que lo esté produciendo estará muy feliz de hacer más con la misma cantidad de cobertura de espacio”, explicaron los científicos involucrados en el proyecto.

El israelí Raphael Mechoulam, el “padre de la investigación del cannabis” y profesor de química médica en la Universidad Hebrea de Jerusalem, se convirtió en 1964 en el primer científico en descubrir el tetrahidrocannabinol (THC), el componente principal de la planta de marihuana que causa efectos psicoactivos. Más tarde, fue el primero en aislar y sintetizar los ingredientes psicoactivos activos de la planta de marihuana, incluidos el THC y otros cannabinoides. Estos descubrimientos son la base de la investigación del cannabis medicinal tal como la conocemos hoy.

Siguiendo sus pasos con la investigación “revolucionaria” del cannabis, un nuevo grupo de investigadores de la Universidad Hebrea ha diseñado con éxito una planta de cannabis con niveles más altos de cannabinoides, incluido el THC, en el laboratorio. Los investigadores, del laboratorio del profesor Alexander Vainstein en la Facultad de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente Robert H. Smith en Rehovot, se asociaron y recibieron fondos de Mariana Bioscience, una empresa de investigación y desarrollo con sede en Israel fundada en 2018, para desarrollar tecnologías superiores sobre la mejora genética del cannabis. El Prof. Vainstein dirigió el proyecto.

Te puede Interesar
¿Variedades medicinales? La ratio 1:1

Los investigadores pudieron diseñar y cultivar con éxito una planta de cannabis con niveles casi un 17 % más altos de THC y un 25 % más de CBG (cannabigerol), un cannabinoide no psicoactivo. La cepa también tenía entre un 20 y un 30 % más de terpenos, que son los responsables de maximizar los efectos eufóricos del cannabis.

Los investigadores pudieron diseñar su propia planta de cannabis “manipulando un virus de origen vegetal que primero había sido neutralizado para que no dañara la planta”, según un comunicado de la universidad. Los investigadores lograron crear una versión de este virus que expresaría los genes de la planta que influyen en la producción de sustancias activas.

Hasta ahora, no ha habido forma de adaptar las cepas para producir ciertas sustancias de cannabis o alterar la proporción entre ellas, explicó el profesor Vainstein al portal israelí NoCamels. Los resultados de este estudio son valiosos para que el investigador médico cultive y desarrolle nuevas cepas para usuarios de cannabis medicinal y para aumentar el rendimiento de cultivos de sustancias activas.

Los investigadores desarrollaron una tecnología innovadora basada en la infección con un virus diseñado para facilitar las reacciones químicas que aumentan las cantidades de sustancias deseadas. “Examinamos las plantas infectadas y descubrimos que los niveles de las sustancias en cuestión habían aumentado”, destacó Vainstein.

Te puede Interesar
El buscador de semillas de marihuana definitivo

Esta es la primera vez que los investigadores lograron realizar tal hazaña con plantas de cannabis, agregó Vainstein.

“Es importante poder generar más con la misma cantidad de espacio. Si cultivas una planta en un invernadero, por ejemplo, y obtienes una mejora del 20 por ciento, el precio del material depende de los compuestos que extraigas y la cantidad de extracto realmente determina el precio. Así que quienquiera que lo esté produciendo estará muy feliz de hacer más con la misma cantidad de cobertura de espacio”, explicó Vainstein.

Fuente