Cambios legislativos abren puertas a la industria del CBD y el cáñamo industrial

Japón, uno de los países más estrictos y hostiles del mundo en cuanto al cannabis, recientemente ha dado un paso importante hacia la reforma. Este cambio podría impulsar enormemente la industria del CBD en el país y abrir la puerta al establecimiento de una industria de cannabis medicinal y cáñamo industrial.

A finales de octubre de 2023, el gobierno japonés aprobó un proyecto de ley para modificar su Ley de Control de Cannabis, que data de hace casi 75 años. La ley ahora se denominará “Ley sobre la Regulación del Cultivo de Plantas de Cannabis”.

Esta ley fue aprobada por la Cámara de Representantes el 14 de noviembre de 2023, generando un gran interés en el mercado tanto de empresas como de inversores.

Chikako Yoshida, CEO de Astrasana Japan, comenta que esta noticia ha generado una gran emoción en la incipiente industria del país.

¿Qué ha ocurrido? La enmienda fue aprobada el 24 de octubre, y el gobierno expresó su intención de promulgarla “dentro de un año desde su publicación”.

Semanas más tarde, el 14 de noviembre, la mayoría de los miembros del partido gobernante y otros aprobaron el proyecto de ley en una sesión plenaria de la Cámara de Representantes.

La enmienda modificará varios aspectos clave de la actual regulación del cannabis en Japón. En primer lugar, permitirá el uso de productos farmacéuticos que contengan ingredientes extraídos de plantas de cannabis.

Bajo la legislación actual, los fármacos fabricados a partir del cannabis solo pueden utilizarse en ensayos clínicos, no en entornos médicos.

En 2019, Japón aprobó Epidiolex de GW Pharmaceuticals (adquirido por Jazz Pharmaceuticals por $7.2 mil millones en 2021) para ensayos clínicos en pacientes epilépticos con síndromes de Dravet y Lennox-Gastaut. Los ensayos clínicos de fase 3 para Epidyolex en Japón comenzaron en diciembre de 2022.

Según Yoshida, la revisión abrirá la posibilidad de un mercado de cannabis medicinal en Japón, marcando un cambio significativo en la actitud del gobierno hacia el cannabis.

CBD y cáñamo industrial Otro cambio importante podría tener un impacto significativo en el ya floreciente mercado de CBD en Japón, en relación con la definición de otros productos cannabinoides.

Te puede Interesar
Tailandia se une a los países que han legalizado la marihuana medicinal

Actualmente, el CBD y otros productos derivados del cáñamo pueden importarse y venderse en Japón siempre que no contengan niveles observables de THC y, crucialmente, se hayan derivado de “tallos y semillas”.

Esto significa que ya existe un floreciente mercado de CBD en Japón, con edibles, tópicos y productos para vapear ampliamente vendidos en todo el país.

Se estima que hay entre 120 y 150 empresas que importan, fabrican o distribuyen una gama de productos de CBD en el país, con canales de ventas que incluyen tiendas en línea, mercados en línea como Rakuten y Amazon Japón, grandes almacenes, minoristas especializados y boutiques de bienestar.

Tras la enmienda, se entiende que los productos derivados de la flor, las hojas o la resina podrán importarse legalmente a Japón, siempre que contengan menos del límite recién definido de THC.

Otro cambio importante clasificará el THC como un narcótico bajo la Ley de Control de Narcóticos y Psicotrópicos. Las enmiendas también cerrarán efectivamente un vacío en la Ley de Control de Cannabis, que no contiene una referencia específica al “uso” de cannabis, pero impone severos castigos a quienes se encuentren importando, exportando, cultivando, transfiriendo o poseyendo productos de cannabis.

Los partidos de oposición, grupos de ciudadanos y organizaciones se oponen a la reclasificación del uso de cannabis como un delito, ya que va en contra de la tendencia de la política mundial sobre drogas, donde la conceptualización ha pasado de la criminalización a la reducción del daño.

El partido político de izquierda Reiwa Shinsengumi, liderado por el representante Taro Yamamoto, que se opuso a las enmiendas a la Ley de Control de Cannabis, dijo que, aunque apoyan el levantamiento de la prohibición del cannabis con fines medicinales, hay un “problema grave” con la creación de nuevos delitos penales.

“Lo que anteriormente no tenía penas ahora será castigado severamente, con un máximo de siete años de prisión. Me opuse al proyecto de ley porque hay un problema grave aquí”.

Además, en los próximos meses, se espera que el gobierno defina qué nivel de THC se permitirá en los productos derivados del cannabis.

Te puede Interesar
Detienen a un profesor por enseñar a sus alumnos a hacer pastillas de éxtasis

Dado que Japón depende completamente de las importaciones de CBD, esta enmienda probablemente abrirá el mercado a los fabricantes.

Yoshida dijo que esto aumentará aún más la confianza e incentivará a más inversores en el mercado.

La dependencia de Japón de las importaciones también podría cambiar pronto bajo esta nueva enmienda, que también estipula que el gobierno establecerá un marco para promover el cultivo de cáñamo en Japón.

En este sentido, el gobierno tiene previsto aumentar el número de licencias de cultivo en el país cambiando la actual Ley de Control de Cannabis a la Ley sobre la Regulación del Cultivo de Plantas de Cannabis. Japón emitirá dos tipos de licencias de cultivo.

Una permitirá a los agricultores cultivar y cosechar cáñamo industrial, y la otra permitirá la producción de cannabis destinado al uso médico o farmacéutico. La primera licencia ya está disponible, mientras que la segunda es una novedad en el país.

Japón tiene una larga historia de cultivo de cáñamo, que históricamente se ha utilizado en la producción de telas, como condimento en alimentos y para prácticas religiosas.

Acerca del autor

Amante del cannabis y especializado en el mundo de las sustancias psicoactivas. Escritor y psiconauta.