Debido al incremento descontrolado de contagios, autoridades en Quebec optaron por limitar aún más la movilidad de personas que siguen sin vacunarse contra el coronavirus

Quebec, la provincia canadiense más afectada por la variante Ómicron del COVID-19, tomó medidas de restricción contra los no vacunados, inicialmente para “protegerlos de sí mismos” y “hacerles entender que deben quedarse en casa”.

Para hacerlo más evidente, a partir del 18 de enero, los comercios que venden alcohol y cannabis solo serán accesibles a las personas que exhiban un certificado de vacunación, explicó el ministro de Salud de la provincia francoparlante, Christian Dubé, durante una conferencia de prensa.

La medida llega justo días después de que se establecieron nuevos récords diarios en seis provincias canadienses, ante lo cual varias de ellas impusieron más restricciones con la esperanza de contener la propagación de la variante Ómicron.

Los mayores aumentos ocurrieron en Ontario, Quebec y Columbia Británica, que son las provincias más pobladas del país.

“Este es un primer paso que estamos dando. Debemos protegerlos de sí mismos y proteger nuestro sistema de salud”, explicó. “Si los no vacunados no están contentos, hay una solución muy simple: ¡vayan a buscar su primera dosis, es gratis y fácil!”.

Además, adelantó que se agregarán otros negocios no esenciales a la lista de lugares donde se requerirá el pase.

En Quebec, casi el 82% de la población mayor de 5 años ha recibido dos dosis de una vacuna antiCOVID y el 20% una tercera, según la última actualización del Ministerio de Salud de la provincia.

Te puede Interesar
¿Es viable regular el cannabis en España? El sector promete 1.900 millones en impuestos

Sin embargo, en los últimos días las hospitalizaciones se han disparado en una provincia donde el sistema de salud está debilitado por la falta de personal.

Quebec ha endurecido drásticamente las restricciones sanitarias desde finales de diciembre, imponiendo un toque de queda nocturno de las 22:00 horas a las 5:00 del día posterior, cerrando escuelas y universidades, así como cines, bares, restaurantes y clubes deportivos.

Las reuniones privadas están a su vez prohibidas bajo pena de una fuerte multa.