Evidencia mixta sobre los impactos en salud pública y seguridad, aunque se notan avances significativos en justicia social

Cinco años después de que Canadá se convirtiera en la primera nación del G-20 en legalizar el uso y suministro de cannabis no médico para adultos, los resultados son mixtos en cuanto a los objetivos iniciales de mejorar la salud pública y la seguridad relacionadas con el cannabis, reducir el acceso de los jóvenes a esta sustancia y disminuir la delincuencia y los mercados ilegales asociados.

Según los datos disponibles, indicadores relacionados con la salud, como la prevalencia del uso de cannabis, las visitas a departamentos de emergencia y las hospitalizaciones relacionadas con el cannabis, en su mayoría han aumentado o se han mantenido estables. No obstante, el número de consumidores que obtienen cannabis de fuentes legales ha aumentado de manera constante, llegando a alrededor de dos tercios de los usuarios.

Marco Legal y Efectos en la Salud

El marco legal canadiense comprende una ley federal (Ley del Cannabis) y regulaciones relacionadas, algunas de las cuales están sujetas a refinamientos provinciales. Estos incluyen un límite de posesión personal de 30 gramos de cannabis seco para adultos y la venta minorista gradual de diferentes tipos de productos de cannabis.

Te puede Interesar
La fiebre del oro verde: el auge de la marihuana en Canadá

Los estudios han mostrado un aumento general en las presentaciones de emergencia y las hospitalizaciones relacionadas con el cannabis durante el curso de la legalización. Un estudio de la población adulta de Ontario mostró incrementos significativos en la prevalencia del uso de cannabis y problemas relacionados con el mismo desde 2001 hasta 2019.

cogollos y porros

Impacto en la Seguridad Vial

Aunque la prevalencia de la conducción bajo los efectos del cannabis parece haberse mantenido estable o ligeramente disminuida, se ha observado un aumento en las tasas de conductores hospitalizados que dieron positivo para tetrahidrocannabinol (THC) en Columbia Británica.

Aspectos Sociales y de Justicia

Importantes avances en justicia social han acompañado a la legalización. Las ofensas y arrestos aplicados por cannabis se han reducido significativamente tanto para adultos como para jóvenes desde 2015 hasta 2021. Esto ha prevenido penalidades criminales y registros para decenas de miles de canadienses.

Consideraciones Finales

Aunque todavía es pronto para sacar conclusiones sólidas sobre el impacto de la legalización del cannabis en Canadá, los beneficios en términos de justicia social parecen ser más tangibles que los beneficios para la salud pública en este momento. La vigilancia rigurosa y continua de los indicadores clave del resultado de las políticas es esencial para futuras ajustes regulatorios que puedan ser necesarios para alcanzar más eficazmente los objetivos de salud pública declarados.

Te puede Interesar
Cadena de supermercado en EE.UU. y Canadá estudia aprovechar el auge del cannabis

Esta evaluación a cinco años sugiere que la legalización del cannabis en Canadá no ha sido el desastre de salud pública anticipado por algunos de sus oponentes, pero tampoco puede describirse como un éxito completo en términos de salud pública.

Acerca del autor

Amante del cannabis y especializado en el mundo de las sustancias psicoactivas. Escritor y psiconauta.