• Necesita que las autoridades de Ottawa de luz verde a la despenalización de sustancias estupefacientes

  • La jefa de Salud Pública ha propuesto que las autoridades suministren las dosis a los más adictos

  • En Estados Unidos, el estado de Oregon fue el primero en votar a favor de la legalización de las drogas hace unas semanas

La ciudad canadiense de Vancouver se ha convertido en la primera del país que vota a favor de legalizar la posesión de cualquier droga. Kennedy Stewart, alcalde de la ciudad, confirmó en redes sociales que el consistorio ha aprobado de manera unánime la despenalización de cualquier tipo de estupefaciente. Una medida pensada para evitar el tráfico y confiar incluso en que se reduzca el consumo.

El propio edil ha confirmado que necesitan de la aprobación de las autoridades pertinentes de Ottawa para que el resultado de la votación sea efectivo.

La crisis del coronavirus ha disparado el número de sobredosis. Sólo el mes pasado, se produjeron 162 muertes causadas por el consumo de drogas ilegales en la provincia, que se sumaron a las 1.385 sobredosis que ha registrado la zona en los primeros diez meses del 2020.

El alcalde de Vancouver ve “urgentemente necesario” tomar medidas que cambien la dinámica. “Vancouver ha decidido una vez más liderar el camino en la política de drogas para salvar vidas”, ha llegado a afirmar en relación a la votación favorable para la legalización de las drogas.

La jefa de Salud Pública de Vancouver, la doctora Patricia Daly, ha incidido que la legalización de las drogas no conseguirá reducir el problema por sí sola. Y ha propuesto que las autoridades suministren las dosis a las personas con mayores problemas de adicción.

Te puede Interesar
Canadá legaliza el consumo de cannabis con fines recreativos

Será un proceso largo hasta que la posesión de drogas en Vancouver sea una realidad. Pero desde luego han puesto los primeros pasos para que así sea. En Estados Unidos, el estado de Oregon fue el primero en votar a favor de la legalización de las drogas hace unas semanas. En caso de que se generalice esta tónica, el tráfico de drogas podría sufrir un duro varapalo.