Cultivos Especializados – ¿Cómo cultivo…? – SKUNK (II)

Parámetros de cultivo

Seguimos por la senda de “la mofeta”, denominación coloquial de una de las líneas de cannabis más cultivadas desde que en USA comenzaron el cultivo especializado en interior, bastante antes de que el exilio llevara las variedades consideradas “históricas” hasta el paraíso holandés. Con el paso de los años, las Skunk originales fueron cambiando de mano por distintas circunstancias y llegado el “boom” del cultivo y los coffee shops en Holanda, acabaron de manera inevitable formando parte de los menús de la gran mayoría de ellos, en su forma pura o cruzada con otras variedades.

Texto y Fotos: Luis Hidalgo

Continuando con el número anterior, se constata el hecho de que la línea Skunk, a partir de su versión #1, presentada por Sensi Seeds de la mano de Nevil y Ben Dronkers se transformó en lo que podríamos denominar un estándar. Es en este momento cuando nos damos cuenta de las diferencias entre la cultura cannábica holandesa y la nuestra son en realidad bastante grandes.

Para empezar, hemos de tener en cuenta el hecho de que los motivos y fines que perseguían los pioneros americanos y canadienses en el cultivo y crianza de variedades se asemejaba mucho más al nuestro que al de nuestros vecinos del norte, por un simple y constatable motivo: nosotros lo hacemos básicamente para fumar y por el gusto de cultivar y criar una planta que después nos brindará otras satisfacciones, mientras la cultura cannábica holandesa se centró desde un principio en la producción de cannabis para su venta en los coffee shops y, más tarde, para la producción de semillas comerciales, es decir, para su venta, siempre basada en los productos que se podían conseguir en estos locales. O sea, que si la variedad estrella de la carta era la Skunk #1 o alguna de sus variantes, ésta sería la variedad cultivada por los proveedores de los coffee shops.

Fábrica, granja o cultivo casero

Siendo así, resulta que existen varias maneras de cultivar cannabis, como vamos a ver a continuación. Siguiendo el ejemplo anterior de los coffee shops, resulta que, en este caso, el objetivo es conseguir la máxima producción en el menor espacio de tiempo. Esto por si mismo no es malo, y de hecho, dentro de la infinidad de variedades comerciales que se encuentran en el mercado, ya desde entonces y hasta la actualidad, existen diferentes líneas diseñadas específicamente pare ello, entre ellas la Skunk, aunque en sus orígenes su finalidad y el motivo por el que fue creado el híbrido fueran otros.

Sin embargo, en el caso de Holanda y sus coffeshops el tema se traslada directamente a las técnicas de cultivo y, por supuesto, a las posteriores labores de secado de curado, de hecho inexistentes en la mayoría de los productos cannábicos destinados al consumo más o menos masivo del mercado holandés, sobre todo en los coffees de grandes centros turísticos como Ámsterdam o bien, las zonas fronterizas con Alemania y Suiza o las más cercanas a Francia, en las que la ingente cantidad de personal que pasa por allí en “cannaturismo” hace que la calidad final no sea de excesiva importancia, ya que, los compradores, exceden en muchos casos incluso a la capacidad de servicio de los coffees a sus clientes en determinadas variedades.

En definitiva, a la hora de cultivar al estilo “Fábrica”, lo que tratamos es de llevar las plantas hasta el máximo de su potencial o más allá, pero siempre teniendo como objetivo conseguir el máximo peso final en un tiempo lo más corto posible dentro de la variedad que se vaya a comercializar, lo que conlleva el uso de sistemas de cultivo de altísimo rendimiento del tipo hidropónico con los que se llega a traspasar, en muchos casos, la barrera de la salubridad al forzar a las plantas a asimilar más nutrientes de los que puede llegar a metabolizar en proporciones cambiantes adaptadas a cada parte del ciclo vital de la planta, esto es, vegetativo, floración, maduración y engorde.

Por esto, y debido a que como decíamos, en la mayoría de los casos nuestros cultivos están más bien destinados a nuestro consumo, solemos utilizar unos sistemas nutricionales menos agresivos, sobre todo en los últimos tiempos en los que se han ido realizando distintos “descubrimientos” por cultivadores independientes que han ido compartiendo la información obtenida tras años de cultivo bien mediante el “boca a boca” o bien a través de foros de internet.

Vamos a comenzar con una fórmula o sistema nutricional adoptado en principio como estándar para la familia Skunk y que se utiliza de forma generalizada, aunque si bien parece diseñado para principiantes, lo cierto es que puede resultar complejo ya que, al ser tan calibradas la proporcionalidad y aportación extra de determinados nutrientes, ésta adquiere dependencia, por ejemplo del tipo de luz que se está utilizando en cada momento vital de la planta.

Te puede Interesar
Cómo cultivar Haze (II)
La Fórmula Lucas

Vamos pues a exponer este sistema nutricional basado en las características genéticas de la línea Skunk. La fórmula está basada en una interrelación entre nutrientes que va variando a lo largo del tiempo manteniendo siempre la misma proporcionalidad que es 0-1-2.

Aplicándolo de forma directa a un sistema nutricional hidro de 3 componentes como el Flora Series de GHE que, como comentábamos en el número anterior, es el que vamos a utilizar a lo largo de las distintas variedades que cultivaremos, y que en este caso nos viene que ni pintado por su composición. Hemos de tener claro que se trata de una fórmula estricta, y que su creador la realizó no ya para una variedad o híbrido de Skunk, sino que lo hizo directamente con un clon seleccionado y cultivado durante años, de manera que se llega a conocer en profundidad, sobre todo a nivel nutricional en hidro, donde somos nosotros los que aportamos todo lo que necesita la planta, si bien la fórmula es aplicable también para el cultivo en tierra en contenedores pequeños o medios y con tierras ligeras en las que en poco tiempo se hace necesario el añadido de fertilizantes para mantener las plantas en un estado saludable.

Así pues, las proporciones que vamos a utilizar son en principio las siguientes, a base de combinar los tres botes G-M-B (Grow-Micro-Bloom). Los números representan los mililitros a aplicar por cada 4 litros de agua.

0-4-8 – para el ciclo vegetativo con fotoperiodo 18/6

0-5-10 – para el ciclo de floración con fotoperiodo 12/12

0-8-16 – para la maduración o fotoperiodo 10/14

Por estas proporciones, el Lector habrá notado que en realidad el bote Grow no se utiliza ya que el Micro aporta todo el nitrógeno necesario, si bien como veremos en la próxima entrega, si que es susceptible de ser usado en cultivos en tierra en contenedor, sobre todo si hablamos de macetas de menos de 10 litros.

Las variantes básicas

Existen dos maneras básicas de trabajar con esta metodología debido a las desviaciones de pH y Ec que se producen en los tanques de solución nutriente debido a distintas causas como la evaporación del agua con el paso del tiempo que altera los valores de partida al llenar el depósito y añadir nutrientes y ajustar pH. También en los sistemas de cultivo de reflujo, en las cuales se recupera la solución nutriente estos valores se ven alterados, así que como comentábamos, podemos tratar esto de dos maneras:

Una es llenando completamente el depósito de solución nutriente corrigiendo previamente el pH del agua. Entonces se aplican los nutrientes que deberían dejar un valor correcto de electroconductividad y se vuelve a corregir el pH final. A partir de ahí, según se va consumiendo el agua deberíamos ir añadiendo más con el mismo pH, que ajustamos al principio, hasta que los niveles de electroconductividad bajen por debajo del 20% del valor que hayamos establecido en el primer llenado. En ese momento, volveremos a añadir nutrientes hasta alcanzar la Ec deseada. Por supuesto, en los cambios de ciclo vaciaremos el depósito y comenzaremos de nuevo con agua limpia y las nuevas proporciones de nutrientes.

La segunda manera, es rellenando diariamente lo que se haya vaciado del depósito con una solución nutriente ajustada previamente de pH y al 100% de Ec y continuar usando esta sistema hasta que la Ec del depósito alcance niveles razonaboles antes del exceso, momento en el comenzaremos a rellenar sólo con agua hasta volver a la electroconductividad correcta, y repitiendo todo el ciclo de nuevo de manera indefinida hasta el final del cultivo, teniendo en cuenta como siempre los cambios de ciclo.

En estos cambios de ciclo, además de cambiar la proporción de los nutrientes, aprovecharemos para limpiar el sistema de sales y posibles acumulaciones de excesos realizando un par de riegos sólo con agua o con algún tipo de limpiador enzimático que elimine las raíces muertas y reconvierta la celulosa que se encuentre en el sustrato en sustancias aprovechables y/o beneficiosas para las plantas. Hay que recordar siempre agitar bien los botes de nutrientes para que las sales que se encuentran en ellos estén perfectamente disueltas a la hora de añadir los nutrientes.

Durante la primera semana de vegetativo, tras el primer trasplante o el paso al medio hidropónico, se aplicará el 50% de las proporciones indicadas para vegetativo para evitar sobrefertilizaciones, e iremos subiendo gradualmente las dosis durante la siguiente semana hasta alcanzar los valores de Ec establecidos para ese momento y que veremos más adelante. Tengamos también en cuenta el hecho de que la Fórmula Lucas está pensada en principio para ser utilizada con agua muy pura o de osmosis cercana al 0 mS / cm2

Te puede Interesar
Cómo cultivar Skunk (III)

Por otra parte, con este sistema nutricional se elimina la necesidad de utilizar sales de Epson para corregir deficiencias de magnesio que se dan en la mayoría de los programas nutricionales proporcionados por los fabricantes, pues el cultivo de cannabis narcótico y sobre todo de la familia Skunk necesita cantidades bastante mayores de éste nutriente de lo que es habitual para otras variedades. De Nuevo el componente Flora Micro aporta todo el magnesio suficiente y en un a proporción correcta con respecto al Nitrógeno pudiendo llegar sólo con este componente a los 1800 ms/cm2.

En la próxima entrega, terminaremos con la Fórmula Lucas y sus variantes para sistemas no hidro y veremos un sistema nutricional alternativo y más general, aplicable a una mayor gama de variedades descendientes de la inefable Skunk#1. Un saludo pues.

Glosario

Abono orgánico

Sustancia de origen animal o vegetal, que contiene uno o más elementos nutrientes, de lenta asimilación por la planta y que participa igualmente en el mantenimiento de la actividad microbiana del suelo.

Abono verde

Cualquier clase de vegetación, espontánea o cultivada, que se entierra en verde, pero preferentemente al momento de iniciarse la floración, con el objeto de mejorar las condiciones generales del suelo. Los cultivos de especies leguminosas que se siembran con este propósito aportan una buena cantidad de nitrógeno al suelo.

Acción neutralizante

Efecto producido por un fertilizante, capaz de corregir la acidez o alcalinidad de un suelo.

Acción posterior

De un fertilizante, es el efecto a largo plazo de un aporte o una serie de aportes, de elementos nutrientes sobre la vegetación y los rendimientos de los cultivos en ese suelo. El efecto se valora a partir de un año después de la fecha de la última aportación y se debe a los vestigios de la misma que permanecen en el suelo.

Acidez libre

Conjunto de ácidos, no neutralizados, presentes en un fertilizante.

Acidificación

Fenómeno consistente en la aparición de un desequilibrio en el suelo que ocasiona la perdida de cationes (principalmente Ca++ y Mg++), y produce la consiguiente disminución del pH. La acidificación se debe generalmente a: pérdida por lavado, extracción de las cosechas, adición de productos ácidos.

Acido fosfórico

El termino ácido fosfórico indica P2O5, según la adopción oficial e internacional actual. El P2O5 al combinarse inmediatamente y activamente con el agua forma tres ácidos fosfóricos, como sigue:

Acido metafosfórico (H3PO3) ó P2O5.H2O

Acido pirofosfórico (H3P2O7) ó P2O5.2H2O

Acido ortofosfórico (H3PO4) ó P2O5.3H2O

El fósforo se encuentra en los fertilizantes generalmente en forma de ortofosfato de calcio o amonio. El ácido ortofosfórico H3PO4, es la forma más común del ácido fosfórico.

Acido fosfórico aprovechable

Es la suma del ácido fosfórico en agua y del soluble en citrato. Los solubles en agua son de rápida acción, siempre recomendables para los cultivos de ciclo corto.

Acido fosfórico soluble en citrato

Es la parte del total de ácido fosfórico de un fertilizante que es insoluble en agua pero soluble en solución de citrato de amonio. Este tipo de fertilizantes tiene una acción más retardada o lenta, por lo que se les recomienda para plantas ciclo más largo (cultivos perennes).

Acondicionadores

Materiales que se agregan a los fertilizantes químicos para controlar la humedad libre y conservar su fluidez ayudando a evitar el aterronamiento y la formación de maqueta en el saco.

Acondicionador del suelo

Producto corrector destinado a actuar favorablemente sobre la componente física de la fertilidad (estructura).

 

Acerca del autor

Muchos años luchando en la sombra para que el cannabis florezca al sol.