El sector del cannabis medicinal se prepara para un crecimiento vertiginoso, proyectando alcanzar casi 100.000 millones de euros para 2030, transformándose en un ámbito prometedor en la esfera de tratamientos alternativos

La industria del cannabis medicinal, previamente restringida, está viviendo un renacimiento global. Desde su prohibición generalizada a finales del siglo XX, el escenario está cambiando dramáticamente. En 2022, el mercado global de cannabis medicinal registró ingresos de 15.770 millones de euros y se espera que para 2030, esta cifra escale hasta los 96.540 millones, creciendo a una tasa interanual del 25.4%.

Esta transformación se debe en parte a la revisión de la clasificación del cannabis por la Organización Mundial de la Salud en 2019, lo que ha facilitado investigaciones y ha abierto la puerta a la regulación por parte de los países. Varias regiones están adoptando progresivamente leyes para regular su uso medicinal, con Portugal y Francia siendo ejemplos notables en Europa. Sin embargo, España sigue rezagada en este aspecto, aún esperando la publicación de una normativa esperada para noviembre del año pasado.

En Estados Unidos, el movimiento a favor del cannabis medicinal comenzó en 1996 en California, con la mayoría de los estados siguiendo su ejemplo. En Latinoamérica, la situación es diversa, con países como Argentina permitiendo el cultivo de cannabis para uso medicinal bajo ciertas condiciones.

El cannabis medicinal muestra potencial para tratar una variedad de enfermedades, especialmente en el manejo del dolor crónico neuropático. A pesar de que en Europa se han desarrollado guías para su uso, aún se considera como una tercera opción de tratamiento.

Te puede Interesar
Spannabis 2023: Un éxito sin precedentes

España enfrenta varios desafíos en este frente. La Agencia Española del Medicamento ha delineado una hoja de ruta para la implementación del cannabis medicinal, pero aún no se ha materializado en una regulación concreta. Los expertos citan obstáculos políticos y administrativos, así como cierto temor a que su legalización conduzca a un abuso por parte de ciertos grupos demográficos.

Aunque la regulación del consumo todavía no es una realidad, España ha dado pasos en la producción de cannabis para exportación. La Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios ha autorizado varias licencias para este fin. Hasta ahora, solo dos medicamentos a base de cannabinoides están disponibles para prescripción médica en el país.

El interés por los tratamientos a base de cannabinoides está creciendo entre los pacientes, especialmente aquellos con dolor crónico que no encuentran alivio en los tratamientos convencionales. Este creciente interés subraya la necesidad de avanzar en la regulación y disponibilidad del cannabis medicinal, no solo en España sino en todo el mundo.

Raúl del Pino, responsable de comunicación de Spannabis, ha compartido su visión optimista sobre el futuro del cannabis medicinal en España, en el umbral de la potencial implementación de la nueva legislación en este ámbito. “Nos encontramos en un momento crucial, justo antes de la posible aplicación de la nueva ley sobre cannabis medicinal en España, que esperamos se concrete durante el segundo trimestre de 2024. Esta normativa representará un cambio significativo no solo para la industria sino también para los pacientes que podrían beneficiarse de estas terapias“, explica del Pino.

Te puede Interesar
Spannabis: de nuevo una realidad

En anticipación a estos cambios legislativos, Spannabis ha decidido ampliar su enfoque y presencia. “Para 2024, hemos planificado dos ediciones de Spannabis, marcando un hito en nuestra trayectoria. La primera edición tendrá lugar en Barcelona en marzo, seguida de una segunda edición en Bilbao en septiembre. Queremos que estas ediciones sean un reflejo de los avances y la evolución del sector“, añade del Pino.

Acerca del autor

Amante del cannabis y especializado en el mundo de las sustancias psicoactivas. Escritor y psiconauta.