Investigadores informaron que los consumidores habituales de cannabis tenían un 20 por ciento más sexo en comparación a las personas cuyo contacto es nulo dicha sustancia. Además, algunas encuestas realizadas confirmaron que quienes consumen marihuana, no solo tenían más relaciones sexuales, sino también mejores experiencias.

Otro estudio realizado por la Clínica de Cleveland, informó que los problemas con la función sexual afectan al 43% de las mujeres y al 31% de los hombres en Estados Unidos. Por tal motivo, la cannabis podría ayudar con el desempeño sexual cuando existan problemas de rendimiento, es decir, un bajo libido, sequedad vaginal, eyaculación precoz e incapacidad para alcanzar el orgasmo.

Según los especialistas, la marihuana se ha utilizado como afrodisíaco en diversas culturas a través del tiempo. Esto se debe a que la marihuana estimula una parte del cerebro llamada núcleo derecho accumbens, una parte muy importante para el control de la excitación sexual.

En ese sentido, un artículo revisado por PubMed Central citó datos históricos en una sección llamada Ayurveda. Dentro del reporte, se explica cómo la sustancia derivada de la planta de marihuana retrasa la eyaculación, mejora las experiencias sexuales y potencia el desempeño sexual.

Del mismo modo, en 1979 un estudio publicado por el Journal of Clinical Psychology fue uno de los primeros reportes cuya evidencia vinculó al cannabis con el funcionamiento sexual. A 84 estudiantes de posgrado se les preguntó sobre su experiencia con la sustancia y el sexo. Los resultados arrojaron que la planta mejoraba el orgasmo, por tanto, la cannabis debía considerarse una sustancia afrodisíaca.

Te puede Interesar
El cannabis, el sexo y las mujeres: ¿podría la marihuana ayudar a tratar la falta de apetito sexual?

No obstante, los efectos del consumo de la cannabis todavía no están del todo claros. A raíz de esta situación, especialistas aun buscan otros factores capaces de vincular el desempeño sexual con la marihuana. Ello con la intención de encontrar una asociación positiva entre ambos rubros y saber con exactitud si la cannabis puede ser considerada un afrodisíaco natural.

Los estudios antes citados revelarían una relación entre el consumo del cannabis y el sexo, pero las investigaciones clínicas aún no han demostrado que exista una influencia demostrable en la experiencia sexual. Así pues, pese a la falta de conocimiento al respecto, descubrir los mecanismos de funcionamiento de la marihuana podrían arrojar nueva información entre este y otros aspectos.

Fuente

Acerca del autor

Muchos años luchando en la sombra para que el cannabis florezca al sol.