Una exploración profunda y práctica de la experiencia sexual bajo el efecto de las setas psicodélicas.

En el amplio y fascinante abanico de placeres que ofrece la vida, hay dos experiencias que suelen destacar: un buen sexo y viajes mentales expansivos. Así como el chocolate y la mantequilla de cacahuete o Jay Z y Beyoncé, uno podría preguntarse si combinar estos dos grandes placeres sensoriales resulta en una experiencia aún más gratificante. Pues bien, preparaos para esta aventura, queridos amigos psicodélicos. Vamos a adentrarnos en el intrigante mundo del sexo bajo el efecto de las setas psicodélicas.

¿Qué se siente al tener sexo bajo el efecto de las setas psicodélicas?

Tener sexo bajo el efecto de las setas podría compararse con nadar desnudo en una piscina de gelatina multicolor al son de “The Dark Side of the Moon” de Pink Floyd resonando en el cosmos. O quizás sea como intentar resolver un cubo Rubik en gravedad cero mientras un grupo de ardillas de colores representan “Romeo y Julieta” en una rama cercana. Es una experiencia impredecible, caprichosa y hasta cierto punto cómica.

Experimentar un viaje psicodélico en pleno acto sexual podría disminuir inhibiciones, permitiendo liberar ideas preconcebidas y expectativas sobre el sexo. Esto podría desembocar en un encuentro trascendental que va más allá de las dimensiones o convertirse en un festival de risas mientras ambos se asombran de la extrañeza de los cuerpos humanos. Digamos que no es el momento idóneo para recrear tu escena favorita de “50 Sombras de Grey”, a menos que incluya risas incontrolables o reflexiones filosóficas sobre el deseo. En resumen, el sexo bajo el efecto de las setas puede tomar muchas direcciones.

¿Las setas incrementan el deseo sexual?

Entonces, ¿las setas mágicas te convierten en una Afrodita o un Adonis psicodélico insaciable e irresistible? No necesariamente. Sin embargo, podrían realzar tu percepción sensorial, transformando el tacto de un amante en una sinfonía eléctrica o un simple beso en un viaje cósmico. Aunque las setas no necesariamente dispararán tu libido, pueden disminuir capas de inhibición y autoconciencia, dejándote abierto a explorar nuevos horizontes sensuales. En definitiva, el sexo bajo el efecto de las setas podría excitar a algunas personas, pero no es como apretar un botón mágico para todos.

¿Cómo prepararse para el sexo con setas psicodélicas?

¿Listo para añadir un poco de picante a tu vida amorosa con un toque de magia psicodélica? ¡Alto ahí, Casanova cósmico! Al igual que planificar la cena perfecta o una gran competencia de baile, hay más en el sexo con setas que simplemente tomar una y lanzarse a la aventura.

Aquí tienes la guía sobre cómo asegurarte de que tu experiencia amorosa psicodélica sea inolvidable. ¡Prepárate, queridos aventureros, es hora de un curso intensivo en seducción psicodélica!

Te puede Interesar
Los Shulgin viajan con hongos

Conoce tu dosis

Primero lo primero: conoce tu dosis. Como en cualquier aventura psicodélica, medir correctamente tu consumo de setas es vital. Si tomas más de lo que puedes manejar, podrías encontrarte más absorto en los patrones fractales de la piel de tu pareja que en el propio acto sexual. Por otro lado, una dosis insuficiente podría dejarte preguntándote por qué no sientes nada aparte de un ligero sabor a seta en la boca.

Es recomendable comenzar con poco si eres novato en esto. La dosis ideal de setas es un equilibrio delicado: buscas una cantidad que te permita relajar la mente, sentir una mayor conexión y sensación, sin catapultar tu cerebro a un universo donde el concepto de sexo pueda parecer tan complicado como la teoría de cuerdas.

Habla de consentimiento y límites

Aunque un viaje con setas pueda ser emocionante, tú y tu pareja deben estar preparados para la experiencia. Asegúrate de tener una discusión abierta y completa sobre el consentimiento y los límites antes de siquiera considerar las setas. ¡Este no es el momento para sorpresas!

Asegúrate de que ambos estén cómodos con la idea y discutan lo que esperan de la experiencia. Puede parecer que esto mata el ambiente, pero es el paso más importante para asegurar una experiencia positiva y placentera. Además, saber que ambos están en la misma página puede mejorar la intimidad.

Ambiente y entorno

La importancia del ambiente y el entorno – tu estado mental y físico – es crucial cuando se trata de viajes psicodélicos, y eso incluye aventuras eróticas bajo la influencia de la psilocibina. Antes de tener sexo con setas, hablen sobre la ubicación. Elige un lugar seguro, cómodo y privado para tu festín amoroso potenciado por setas.

Considera el ambiente general de tu espacio: ¿es relajante, acogedor y seguro? Una iluminación suave, ropa de cama cómoda y la ausencia de distracciones que puedan alterar el viaje (como teléfonos, electrodomésticos zumbando o visitantes inesperados) pueden ayudar a que tu viaje sensual con setas sea más placentero. Y, por mucho que nos encanten nuestras mascotas, es mejor que Fido se quede en casa de un amigo o en otra habitación, ya que nadie quiere una nariz fría interrumpiendo en un momento inoportuno.

Preparación y momento

Como en una cita con el amor de tu vida, el momento lo es todo. Recuerda, las setas no son como un interruptor; pueden tardar entre 30 y 60 minutos en empezar a mostrar efectos, y estos pueden durar varias horas. Planifica tu dosis adecuadamente y asegúrate de tener suficiente tiempo para disfrutar de la experiencia sin sentirte apresurado o ansioso.

Si has planeado una noche de setas y romance, recuerda preparar algunas necesidades básicas. Mantén agua a mano (los viajes pueden dar mucha sed), algunos bocadillos ligeros (no estarás corriendo un maratón, pero se necesita energía) y una lista de reproducción tranquila para ambientar. Cuando se trata de música de fondo, considera el mantra de los Beatles: “Apaga tu mente, relájate y flota río abajo”.

Te puede Interesar
El cannabis, el sexo y las mujeres: ¿podría la marihuana ayudar a tratar la falta de apetito sexual?

Recuerda, el objetivo aquí no es superar un maratón sexual. Es relajarse, abrirse y conectar con tu pareja a un nivel más profundo. Sigue estos consejos, toma las cosas con calma y siempre ten en cuenta los sentimientos y niveles de comodidad de cada uno.

Experiencias sexuales con hongos mágicos

La cuestión es si llevar o no las setas al dormitorio. Como cualquier gran actuación, los resultados pueden ser magníficos o ligeramente embarazosos, pero siempre memorables.

Podría ser una expedición extática de exploración carnal que te haga sentir como si hubieras descubierto un nuevo color o inventado un nuevo número. O el sexo con setas podría ser un esfuerzo hilarante que termine con ambos envueltos en un edredón, riendo como niños ante la palabra “pechos”.

La clave para disfrutar del sexo con setas es dejar de lado las expectativas, estar abierto a la experiencia y comprender que, ya sea que estés en un estado psicodélico o simplemente desnudo, el objetivo es divertirse, conectar con tu pareja y crear recuerdos que duren toda la vida, o al menos hasta que el efecto de las setas se desvanezca.

Pero recuerda, por divertido que sea comparar tus partes íntimas con varios hongos exóticos o especular sobre cómo sería tener sexo en gravedad cero (las setas pueden darte algunas ideas bastante locas), siempre prioriza la seguridad, el consentimiento y el respeto. Después de todo, estamos aquí para amar, aprender y, de vez en cuando, reírnos de lo extraño que es ser un ser humano experimentando un viaje cósmico en un cuerpo físico.

Acerca del autor

Raúl del Pino es un destacado psiconauta, escritor y autoridad en sustancias psicoactivas, especialmente psicodélicos.

Fundador de www.psiconautica.org en 1996, el primer portal en lengua hispana sobre drogas, se ha enfocado en los Estados Modificados de Conciencia y la Psicología Transpersonal. Autor del libro "Sexo, tantra y MDMA", Raúl combina rigor científico con introspección personal, explorando la relación entre psicoactivos, sexualidad y prácticas espirituales. Su trabajo contribuye significativamente a la comprensión y uso responsable de sustancias psicoactivas.