Os escribo para pediros la siguiente información: mi madre tiene Parkinson y la doctora nos ha dicho que para relajarla sería bueno que tomara una infusión de marihuana y anís estrellado. ¿Cómo hay que hacerla? Ya tengo la hierba, pero no sé las cantidades y cómo hacerla. ¿Me podéis ayudar?
Saludos

La Enfermedad de Parkinson (EP) es una enfermedad degenerativa del sistema nervioso central producida por la muerte de las células de una parte del cerebro llamada sustancia negra que coordina el control de los movimientos del cuerpo. Los síntomas más típicos de la enfermedad son la lentitud de los movimientos voluntarios, la dificultad para el movimiento, rigidez muscular y temblor.  Su causa es desconocida, se cree que puede estar en relación con toxinas no identificadas que actúan sobre el cerebro, así como factores de tipo genético o de envejecimiento acelerado. Existen distintos fármacos que contribuyen a aliviar la enfermedad. La mayoría de ellos compensan la falta de dopamina, neurotransmisor que se encuentra disminuido en esta enfermedad.

En el año 2004 se publicó un estudio sobre 339 pacientes afectados de esta enfermedad a los que se envió un cuestionario de forma anónima. El 25% de estos pacientes decían haber fumado cannabis para aliviar los efectos de la enfermedad y un 45,9% de ellos referían algún tipo de mejoría (menos temblor, menos rigidez y/o mayor facilidad para moverse). Así, existen datos que sugieren que el cannabis podría tener alguna utilidad en esta enfermedad. Sin embargo, los datos son contradictorios y escasos. En 2005 se publicó un ensayo clínico sobre 19 pacientes afectados de EP a quienes se administró un extracto de cannabis oral o placebo. El estudio no encontró diferencias entre el cannabis y el placebo, aunque el cannabis fue bien tolerado y no empeoró la sintomatología de los pacientes. El hecho de que el cannabis se administrara por vía oral es un dato importante a la hora de evaluar las conclusiones, ya que la cantidad de cannabinoides disponibles al utilizar la vía fumada es mucho más elevada.

En cualquier caso se trata de un ensayo clínico en el que los pacientes están vigilados y controlados y los datos no parecen suficientes como para poder justificar el uso terapéutico de  cannabinoides en este caso. El cannabis tiene efectos psicoactivos que pueden ser perjudiciales en una persona de edad avanzada, además de posibles efectos físicos (hipotensión) que pueden predisponer a caídas u otros accidentes, en una persona que tendrá probablemente problemas de movimiento debido a su enfermedad. Sin conocer las concentraciones exactas de cannabinoides en una planta determinada el producto final podría ser demasiado (o demasiado poco) eficaz. De todas formas las infusiones en agua no son el vehículo más adecuado para la administración de cannabinoides, la administración oral a través de un vehículo graso (mantequilla, aceite, chocolate) es más adecuada.