Efectos de la absenta

Composición: 4-Methyl-1-(1-methylethyl)bicyclo[3.1.0]hexan-3-one; 3-thujanone I. Hablamos hoy de los efectos de la absenta.

«Hay belleza en todos los incidentes de la vida; lo verdadero y lo falso, lo sabio y lo estúpido, todos son uno en el ojo que contempla todo sin pasión o prejuicio: y el secreto no parece residir en el retiro del mundo sino en mantener una parte de uno mismo Vestal, sagrado, intacto, al margen del ser que entra en contacto con el universo externo. En otras palabras, en la separación entre quién es y percibe y quien actúa y sufre. Y el arte de hacer esto es realmente el arte de ser un artista. Como regla general, se trata de un don de nacimiento; puede, tal vez, ser alcanzado por la oración y el ayuno; con toda seguridad, nunca se puede comprar.»

«Pero si usted no lo tiene, ésta será la mejor forma de conseguirlo –o lo que más se le parece:

«Consagre su vida por completo a la tarea; dedíquele seis horas diarias; empiece por degustar un poco del ópalo helado; repita hasta que todas las cosas cambien insensiblemente ante sus ojos, cambiando usted con ellas; persevere hasta que usted mismo se convierta en dioses, conocedores del bien y del mal, sabiendo que no son dos sino uno.»

«Puede pasar mucho tiempo hasta que el velo se levante; pero la experiencia de vivir un momento desde el punto de vista del artista vale más que miles de martirios. Resuelve todos los problemas de la vida y la muerte –las cuales tampoco son dos sino una-.»

«Traduce este Universo en términos inteligibles, relacionando verdaderamente el ego con el no-ego y refundiendo la prosa de la razón en la poesía del alma.»

gothic, fantasy, woman
Photo by darksouls1 on Pixabay

Experiencias bajo los efectos de la absenta

Este texto que acaban de leer no es más que un testimonio sobre las experiencias y los efectos que produce la sustancia a la que dedicamos este artículo. Afortunadamente, hay otros. Hay más. Hay muchos. Hay muchos más. Veamos a continuación algunos de ellos, tomados de la Web “Forocoches.com”, en la que el forero Batallón pregunta al resto de componentes de la comunidad si la han probado alguna vez:

Bernytifosi: «Lo tomo cada mañana después de despertar, mirando al alba. »

Alfred Packer: «Si buscas experiencias más allá de las estrellas éste es tu billete. »

Vendomvl: «La tomé con un colega… Sólo recuerda cinco minutos de aquella noche. Empezó cortándose los cordones de los zapatos y acabo gritándole a las olas…»

PreSSion: «Demasiadas veces, y me han costado siempre demasiado caro. ¿La última? Me robaron la mochila de Zelda que compre en Canadá, con la 3DS, la cartera, el S2 y mi llavero del Madrid que me regaló un colega que ha fallecido. Me llevó la policía a casa porque me encontró tirado en el suelo gritando a pleno pulmón.»

Napsta: «Sí, y no es nada especial.»

Plantita: «Sí. Era como comerse un “Charmander”.»

Alveiro_Kosovar: «Volví a casa como flotando en el aire.»

Juanpiloto: «Sí, y después le pegue un puñetazo a un tío que no conocía de nada.»

Antercherán: «Yo soy más de burundanga.»

La Galleta: «La he probado y no me parece ni bien ni mal.»

Kahuatari: «Sí… soy inmune.»

Shurbipolar: «Brutal en todo los sentidos, en el bueno y en el malo.»

Ratzinger_Zeta: «Sí, me pasé los siguientes 20 minutos sentado en un sofá casi de parto, cagándome en la puta.»

ShurtaN: «Me puse a vomitar con tan mala suerte que veía dos váteres y no atiné al que debería de haber potado. La cara de mi madre al día siguiente fue épica, y la bronca mejor.»

Apeons: «Me líe con tías que no recuerdo su cara, me pegué, perdí el conocimiento…»

Pequeña-Lisa: «Sí, un par de arcadas, algo de ganas de llorar, y “pa’ lante”.»

Bug4tti: «Sí, pero no me acuerdo como me fue.»

Machuka: «Lo raro es no haberla consumido, ¿no?»

Tofeles: «La destilan usando el fuego Mordor.»

Bocachocho: «Relación precio-cogorza inmejorable.»

Forocochero: «Como el “sol y sombra”, los “Ducados” y los “Celtas”. Manjar de españoles de pelo en “pesho”.»

123: «Literalmente, esta mierda sabe igual que como huele el “superglue”.»

Bojas2236: «Sabor “demigrante”. Si lo que quieres es acabar tirándole los tejos a tu prima segunda bebe esa mierda.»

Parbell: «Sí, semanalmente y varios por salida, de hecho hubo una temporada que sólo bebía eso. Es una bebida mítica.»

Elepwr: «Tengo un colega que siempre dice que un día vio hadas y la virgen, es un poco trolacas pero es la leyenda urbana entorno a la bebida.»

Sikopata: «Yo el que probé tenía unos 80 grados y recomendaban 1 porción por 5 de agua, más azúcar al gusto. Obviamente no hicimos ni puto caso y la noche fue un destrozo.»

Mkl05: «Es mi bebida favorita, hay que saber tomarla… a mí me gusta en chupitos con mitad agua mitad absenta (lo suyo es mezclarlo con un poco de azúcar también).»

Sí, han leído bien: “absenta”, puesto que, a pesar de lo que a algunos pudiera haberles sugerido el título, éste artículo no trata sobre ningún research chemical de última generación sino sobre ese legendario elixir que los poetas llaman “el hada verde” y los químicos “la 4-Methyl-1-(1-methylethyl)bicyclo[3.1.0]hexan-3-one; 3-thujanone”. Una sustancia que, como cualquier otra con propiedades psicoactivas, generará distintas experiencias en función de cómo interactúen en cada caso particular la consabida tríada “persona/contexto/droga”.

Te puede Interesar
Las drogas: moral, ciencia y justicia
absinthe, fairy, green
Photo by darksouls1 on Pixabay

La persona

El género, la constitución física, el peso, el metabolismo, la personalidad, el estilo cognitivo, la edad, las experiencias vitales pasadas, la cultura, las expectativas, las motivaciones, el estado de ánimo de cada cual (y en cada momento en particular), la experiencia previa con la droga, la tolerancia… tienen una influencia determinante sobre los efectos que producirá o dejará de producir el consumo de una sustancia psicoactiva.

El testimonio con el que hemos iniciado este artículo fue escrito por Aleister Crowley, un hombre maduro, corpulento, excéntrico, culto, adinerado, cosmopolita y creativo; novelista, ensayista y poeta híper-productivo; iniciado, experto y destacadísimo referente en el mundo del ocultismo, la mística y la alquimia… No creo que resulte muy difícil comprender que sus experiencias con la absenta fueran distintas a las de Bocachocho de forocoches o a las de Pequeña-Lisa o Ratzinger_Zeta. Ya que, incluso cuando no conozcamos los detalles de la personalidad y la vida de ninguno de estos foreros y foreras, nos bastará con saber que, sin duda alguna, serán tan diferentes a las de Crowley que, por narices, los efectos que en cada uno de estas personas tendrá el consumo de una droga presentará, como mínimo, matices muy diferentes, cuando no, directamente, serán completamente distintos. Como distintos son los que experimentaron Napsta, PreSSion, Bug4tti, Mkl05 o cualquiera de las demás personas que tuvieron a bien compartir sus experiencias en ese emblemático foro de Internet.

El contexto

El lugar físico, el ambiente, el clima y la temperatura, la hora del día o de la noche, la presencia o ausencia de otras personas (la cantidad de ellas –si las hubiere-, la relación con ellas, la actividad que se comparte con ellas…), el contexto cultural en el que se inscribe el uso de la sustancia (legalización, prohibición, moda…), los rituales asociados al consumo, los referentes simbólicos relacionados con la sustancia (éxito, marginación, diversión, evasión…) son factores que, de nuevo, marcan de manera incuestionable nuestras experiencias con las drogas.

No es lo mismo celebrar el cumpleaños de un colega bebiendo unos litros de kalimotxo en el Parque del Oeste para luego irse en cuadrilla a un bareto de Moncloa que meterse a cascoporro dos chupitos de absenta por barba y terminar la noche en el Fabrik que sentarse a solas en una modesta terracita de una taberna parisina de finales del Siglo XIX y pasar las horas bebiendo pausadamente sorbitos del “hada verde” en busca de inspiración para pintar tu próximo cuadro. Más allá de las motivaciones personales para el colocón y de la pauta de consumo, los contextos (físicos, sociales, culturales, simbólicos…) son tan dispares como, lógicamente, lo serán las experiencias que en ellos vivirán cada uno de los protagonistas.

Te puede Interesar
El cannabis y la adicción desde la perspectiva del uso, del abuso y de la dependencia ¿de qué estamos hablando?

La droga

La composición de la sustancia, la concentración de su principio activo, la cantidad consumida, la forma de hacerlo, el ritmo o la pauta de consumo, el tiempo total que se dedica a consumirla, la periodicidad con la que se consume, desde hace cuánto que se toma, si se mezcla o no con otras drogas, si se tiene el estómago vacío o lleno… son todas cuestiones que, por sí mismas (no digamos ya en combinación con las mencionadas variables personales y contextuales), harán que las experiencias con la absenta discurran por unos o por otros derroteros.

Quien lleve doce años tomando a diario dos vasitos de absenta de confirmada calidad, diluyéndola con agua, endulzándola con azúcar y tomándola sin prisas mientras pasa la tarde a buen seguro que notará efectos bien distintos a quien, en su primer contacto con éste brebaje, se meta entre pecho y espalda tres chupitos consecutivos de una absenta casera –hecha siguiendo una receta sacada de la Frikipedia- que se ha traído el “graciosete” de la pandi para echarse unas risas a costa de los demás.

Y bueno, llegados a este punto y ya que la hemos mencionado, mejor ilustrémonos a la vez que nos divertimos con los rigurosos conocimientos que amable y altruistamente nos brinda la susodicha Web, poniendo, con ello, punto y final a este artículo para, el mes que viene -en la segunda parte de este documento- volver a entrar en materia y finiquitar un par de temas que nos quedan pendientes y que, por una mera cuestión de espacio, ahora no podemos abordar.  

La absenta según la Frikipedia:

La absenta es una bebida alcohólica. Para tranquilizar a la población, públicamente se dice que es una mezcla de alcohol puro y alucinógenos en una proporción media de 80%-20% con un ligero toque de polvo de hadas. Actualmente es usada por el ejército, los suicidas y más frecuentemente por jóvenes de marcha.

 

Composición:

  • Sustancia X.
  • Ácido sulfúrico.
  • Polvo de hada.

Efectos de la absenta:

  • Visión de haditas verdes.
  • Borrachera instantánea.
  • Nuevas experiencias homosexuales.
  • Coma etílico.

Modo de empleo:

  • Algunos utilizan la absenta como sustitutivo del Oraldina/Listerine ya que mata todos los bichejos de la boca y deja un aliento fresco durante 24 años.

Precauciones:

  • Tener siempre presente su principal propiedad, conocida como “propiedad del boomerang”, que consiste básicamente en volver por donde ha venido de forma casi instantánea.

Personas que pueden beberla sin morir:

  • Los jebis.
  • Los góticos.
  • Steven Seagal.
  • El malo de Saw.
  • El monstruo de las galletas.
  • Stewie Griffin.
  • Homer Simpson.
  • Marilyn Manson.

Acerca del autor

Eduardo Hidalgo

Yonki politoxicómano. Renunció forzosamente a la ominitoxicomanía a la tierna edad de 18 años, tras sufrir una psicosis cannábica. Psicólogo, Master en Drogodependencias, Coordinador durante 10 años de Energy Control en Madrid. Es autor de varios libros y de otras tantas desgracias que mejor ni contar.