Cómo los psicodélicos transforman la búsqueda de productividad en el trabajo dentro de la competitividad de la sociedad moderna

En la actualidad, el uso de psicodélicos, especialmente en entornos de alta tecnología como Silicon Valley, ha tomado un giro que dista mucho del objetivo espiritual o de trascendencia que caracterizaba su consumo en décadas pasadas. La moda de las microdosis de psicodélicos se ha convertido en un fenómeno creciente, impulsado por la promesa de incrementar la productividad, la creatividad y manejar el estrés en el competitivo mundo corporativo. Este fenómeno refleja un cambio significativo en cómo se perciben y utilizan estas sustancias, sugiriendo que se han transformado en herramientas al servicio del rendimiento laboral y la eficiencia, más que medios para la exploración personal o el crecimiento espiritual.

En Silicon Valley, el uso de microdosis de psicodélicos como LSD, psilocibina (hongos mágicos), y ketamina ha sido adoptado por una notable fracción de la fuerza laboral tecnológica y empresarial. Se informa que alrededor del 40% de ciertos clientes en el sector tecnológico han mostrado interés en los psicodélicos, buscando beneficios como alivio de la ansiedad y mejora en el enfoque y la creatividad. Esta tendencia no solo se limita a trabajadores promedio; altos ejecutivos y líderes tecnológicos también han sido reportados consumiendo estas sustancias con fines similares​.

Si bien el enfoque hacia las microdosis de psicodélicos genera debate, es importante considerar la perspectiva equilibrada que ofrecen los expertos en el campo. Aunque aún se requiere más investigación para establecer firmemente los beneficios específicos de esta práctica, los testimonios personales y algunos estudios preliminares sugieren que podría haber efectos positivos en términos de creatividad y bienestar emocional. Es crucial, sin embargo, proceder con cautela y estar informado sobre las sustancias que se consumen. La práctica de la microdosis, aunque percibida como de bajo riesgo debido a las cantidades consumidas, invita a una reflexión sobre su uso responsable y la importancia de la supervisión profesional en casos específicos. La exploración de estos compuestos desde un enfoque científico y regulado podría iluminar su potencial terapéutico y creativo, al tiempo que se minimizan los riesgos para los usuarios.

​​La proliferación de fondos de inversión y donaciones destinadas a la investigación de los psicodélicos sugiere un interés creciente en comprender y legitimar su uso. Sin embargo, esto también refleja cómo el capitalismo busca integrar y capitalizar las propiedades de estas sustancias, posiblemente alejándolas de sus raíces contraculturales y espirituales​

Te puede Interesar
El difícil camino de los psicodélicos en la salud mental: "Solo una investigación seria eliminará los prejuicios"

​En contraste con el pasado, donde el consumo de psicodélicos estaba ligado a movimientos contraculturales y búsquedas espirituales, el uso contemporáneo en contextos como Silicon Valley ilustra un enfoque pragmático y utilitario. Esta tendencia podría interpretarse como una manifestación de cómo el capitalismo moderno adapta y asimila elementos de la contracultura para sus fines, transformando potenciales herramientas de liberación y exploración en medios para aumentar la productividad y el rendimiento en el trabajo.

Así, los psicodélicos, en su nueva encarnación como “parches del capitalismo”, reflejan un dilema más amplio sobre la naturaleza y el propósito del bienestar en una sociedad donde el rendimiento y la competitividad a menudo tienen prioridad sobre el crecimiento personal y espiritual.

Acerca del autor

Amante del cannabis y especializado en el mundo de las sustancias psicoactivas. Escritor y psiconauta.