El proyecto de ley 13.21 fue aprobado en una sesión plenaria, en una segunda lectura, con 61 votos a favor, 25 en contra, y sin ninguna abstención

La Cámara de Representantes (baja) del Parlamento marroquí aprobó hoy definitivamente el proyecto de ley que regula por primera vez los usos terapéuticos e industriales de la planta del cannabis, pero sigue castigando los usos «recreativos».

El proyecto de ley 13.21 fue aprobado en una sesión plenaria, en una segunda lectura, con 61 votos a favor, 25 en contra, y sin ninguna abstención.

Los votos en contra fueron expresados por los islamistas del Partido Justicia y Desarrollo (PJD, que encabeza la actual coalición gubernamental), frente al apoyo que expresaron el resto de formaciones políticas representadas en el Parlamento.

El ministro de Interior, Abdeluafi Laftit, se congratuló hoy del apoyo que mostraron la mayoría de los parlamentarios a este texto y a su «carácter urgente».

Durante su intervención hoy ante el plenario, Laftit insistió en que la aprobación de esta ley permitirá a Marruecos estar al día con los cambios mundiales en esta materia, y añadió que cualquier demora en su aprobación «reduciría las oportunidades de Marruecos para posicionarse en el mercado internacional» de este negocio legal del cannabis.

Laftit apuntó, por otra parte, que esta normativa actualiza también todo el arsenal jurídico destinado a la lucha contra el tráfico de hachís, droga obtenida a partir de la resina del cannabís y de la que Marruecos es el principal productor mundial.

Te puede Interesar
Mohamed VI se gana la simpatía de los fumadores de marihuana

La ley 13.21 -presentada por el ministerio del Interior- contempla la creación de una Agencia Nacional que monopolizará la comercialización del cannabis y controlará todas las fases de cultivo y producción, así como dará autorizaciones ad hoc a los cultivadores de esta planta que deberán constituirse en cooperativas.

El Parlamento aprobó el texto con algunas enmiendas como permitir a las cooperativas de cultivadores ejercer otras actividades como la transformación del cannabis, o introducir mayor flexibilidad en la entrega y duración de los permisos que deben tener las cooperativas que ejerzan esa actividad.

La nueva normativa -que fue aprobada el pasado martes por la Cámara de Consejeros (alta) y el pasado marzo por el Consejo de Gobierno- entrará en vigor una vez publicada en el Boletín Oficial, y será acompañada posteriormente por otros decretos que darán detalles sobre las superficies y cantidades que se permite cultivar.

Según un reciente estudio del ministerio de Interior marroquí, al menos 400.000 personas pertenecientes a 60.000 familias de condición humilde viven del cultivo del cannabis, generalmente en pequeñas explotaciones en el norte del país magrebí.

El cultivo del cannabis se concentra sobre todo en las provincias del norte del país (Alhucemas, Chauen, Ouazzane, Taunat, Larache y Tetuán) en una superficie global estimada en menos de 50.000 hectáreas.

Te puede Interesar
Zimbabue legaliza la producción de cannabis con fines médicos o científicos

Con su entrada en un circuito legalizado, Marruecos apuesta por Europa como mercado principal de este producto, concretamente España, Países Bajos, Reino Unido y Alemania, con unas previsiones de 25.000 millones de dólares (20.800 millones de euros) en el horizonte de 2028.