Si en la anterior entrega estuvimos viendo dos de los tres adulterantes más abundantes detectados en los servicios de análisis de Energy Control durante los últimos 13 años (en muestras de cristal de éxtasis o MDMA), en esta entrega nos centraremos en el tercero, la metanfetamina.

Texto: Iván Fornís Espinosa (Energy Control)

La venta de metanfetamina como falso “cristal de éxtasis” es un fenómeno curioso detectado principalmente en nuestro país. Es curioso porque el consumo de metanfetamina en España es prácticamente inexistente aunque esté muy extendido en otros países como Estados Unidos, Canadá o República Checa. Además, es un tipo de adulteración curiosa ya que el propio adulterante (en este caso la metanfetamina) tiene un precio de mercado, en general, bastante más elevado que el éxtasis en cristal o MDMA, con lo cual la ganancia teórica de aplicar de esta adulteración no parece tan rentable. El caso es que es difícil conocer algunos fenómenos del mercado negro de las drogas.

A nosotros lo que más nos preocupa son las implicaciones de consumir metanfetamina en las mismas dosis y expectativas que la MDMA, que en general, suelen ser bastante negativas.

Para empezar, vamos ver cuáles son las características de la metanfetamina.

¿Qué es la metanfetamina?

Es una sustancia que pertenece a la familia química de las fenetilaminas y que recibe otros nombres como desoxiefedrina, n-metilanfetamina,‘Meth’, ‘ice’, ‘crank’, fuera de España también lo llaman ‘crystal’.

Aunque la metanfetamina que circula por el territorio español no suele venir adulterada con ninguna sustancia psicoactiva, el rango de pureza puede variar de manera considerable.

Fuera de España también lo llaman ‘crystal’, pero no tiene nada que ver con lo que se llama ‘cristal’ aquí, que se refiere al MDMA.

¿Qué propiedades tiene la metanfetamina?

Es un potente estimulante del sistema nervioso central. Sus efectos son más potentes que la anfetamina porque atraviesa muy fácilmente la barrera hematoencefálica.

Aunque tiene alguna indicación terapéutica para el tratamiento de la narcolepsia y del TDAH, también se usa como sustancia psicoactiva.

Su uso recreativo suele ser por la vía esnifada u oral, pero existe un uso fumado o inyectado que en España es muy minoritario. Por vía nasal y fumada los efectos aparecen casi inmediatamente, mientras que si se consume oralmente los efectos tardan una media hora en aparecer.

Los efectos principales de la metanfetamina son la sensación de energía y euforia, con incremento en el nivel de alerta y rendimiento intelectual, disminución de la necesidad de dormir y comer y dilatación pupilar. En las primeras tomas el efecto puede parecerse más al MDMA que a otro estimulante, debido a que aparecen efectos de apertura intelectual acompañadas de euforia.

Junto con los efectos buscados y deseados, también aparecen otros efectos producto de la estimulación cerebral: aumento de la frecuencia cardíaca, del ritmo respiratorio y de la presión arterial, hipertermia, insomnio, ‘mandibuleo’ y convulsiones. Otros efectos secundarios son dolor de cabeza, boca seca, dificultades para orinar o para alcanzar la erección. Uno de los efectos de la metanfetamina, como sucede con las anfetaminas, es la pérdida de apetito.

¿Qué aspecto tiene?

La presentación más habitual es en polvo blanco o color hueso, cristalino, inodoro y de sabor muy amargo. Esta presentación puede ser muy parecida al aspecto que presenta con frecuencia la MDMA en cristal. También se puede encontrar en pastillas, cápsulas o cristales grandes.

¿Cuáles son las dosis?

La dosis depende de varios factores; depende de la persona, la sustancia, el nivel de tolerancia de la persona hacia la sustancia y el entorno donde se consume (lugar donde se consume y con quién se consume). La metanfetamina tiene efectos más potentes que el speed, por lo cual la dosis debe ser más pequeña. Además hay que tener en cuenta que la redosificación debe espaciarse mucho más debido a que los efectos duran entre 2 y 4 horas.

Tanto por vía oral como esnifada y fumada las dosificaciones son parecidas, pero la subida es mucho más intensa por la vía fumada, menos por la vía esnifa y más lenta por la oral. En este sentido se debe de tener en cuenta que la duración del estado eufórico es menor cuanto más rápida es la absorción.

Te puede Interesar
Detienen a un profesor por enseñar a sus alumnos a hacer pastillas de éxtasis

Una aproximación para dosificar puede ser: 5-10 mg (dosis baja), 10-30 mg (dosis mediana)
, 40-60 mg (dosis muy alta), + 60 mg (dosis muy elevada o con tolerancia).

Fijaros la gravedad de consumir metanfetamina creyendo que es MDMA: la dosis mediana de MDMA son 80-100 miligramos. Si se tomara esta misma cantidad de metanfetamina la persona podría sufrir graves efectos secundarios ya que está superando con creces lo que consideramos “dosis muy altas”.

¿Cuándo no se debe de consumir o hacerlo con mucha precaución?

Deben extremarse las precauciones si se está tomando algún tipo de medicación (sobre todo las que contienen Inhibidores de la Monoaminoxidasa (IMAO), que normalmente son antidepresivos). Al igual que con la anfetamina, las probabilidades de una reacción adversa pueden ser más probables en personas con hipertiroidismo, glaucoma, diabetes o enfermedades cardiovasculares como la angina de pecho, hipertensión o arritmias. Su consumo durante el embarazo puede dar lugar a retraso en el crecimiento intrauterino, parto prematuro y puede provocar alteraciones cardíacas del feto u otras complicaciones.

¿Qué precauciones se han de tener si se decide consumir metanfetamina?

Analizar cualquier muestra antes de consumirla. Salvo que se realice un análisis exhaustivo en laboratorio, no existe método que pueda utilizarse para determinar el grado de pureza de la metanfetamina. Si no se dispone de un servicio de análisis accesible, se puede realizar una prueba sencilla. Se trata de aplicar unas gotas de reactivo de Marquis sobre un poco de polvo. Dará una reacción de color naranja indicando que se trata de metanfetamina o anfetamina. Si fuera MDMA daría una coloración negra-azulada.

En el caso del consumo esnifado, el rulo debe ser personal e intransferible para evitar posibles contagios de enfermedades.

Para evitar hemorragias, conviene pulverizarlo bien, sobre todo si la sustancia se presenta en forma de cristal. Si se ha hecho una pasta, puede ser útil abrir la bolsa para secarlo.

La metanfetamina es una sustancia fiscalizada, por lo tanto, conviene estar informado de las normativas legales vigentes para evitar problemas con la ley.

Dado sus potentes efectos, conviene que las rayas sean más pequeñas que las del speed y las de la coca, espaciando las tomas y teniendo en cuenta que a partir de dos rayas se puede tener dificultad en conciliar el sueño durante muchas horas.

En ambientes donde hace mucho calor o hay alta actividad corporal, puede aumentar la temperatura. En estos casos es importante hidratarse o realizar descansos.

La metanfetamina provoca una tolerancia significativa y dependencia psicológica. El deseo por el consumo de la sustancia (craving) es muy fuerte y si el consumo es muy intenso puede dar lugar a una depresión severa. Además, pueden aparecer síntomas de abstinencia fuertes si se deja el consumo de manera abrupta (cansancio, insomnio, pérdida de interés, ansiedad y tristeza y un intenso deseo de consumir).

Si estas precauciones son aplicables al consumo esnifado, en el caso de consumir la metanfetamina por vía fumada o inyectada, estos riesgos se hacen mucho más peligrosos. Y, además, aparecen nuevos riesgos propios de la vía utilizada para consumir, como patologías respiratorias en el caso de la vía fumada, o transmisión de enfermedades infecciosas como el VIH, hepatitis o tuberculosis en el caso de la vía inyectada si se comparten jeringas.

Un consumo desmesurado o el consumo crónico pueden provocar una psicosis anfetamínica, con episodios psicóticos graves, normalmente magnificados por la falta de horas de descanso. Estos trastornos se caracterizan por la aparición de alucinaciones (auditivas o visuales) y paranoias. Los síntomas suelen desaparecer cuando se deja de consumir, en caso contrario, se debe llamar al teléfono de urgencias médicas o acudir a un centro médico.

Te puede Interesar
El psicoterapeuta de la ciudad de Nueva York, Charley Wininger, dice que el MDMA es el 'pegamento' de su matrimonio

Y… ¿cuándo se mezcla meta con otras drogas?

La combinación con otros estimulantes (cocaína, MDMA, anfetamina…) puede aumentar el efecto de ambos aumentando la probabilidad de sufrir episodios de sobreestimulación.

La combinación con depresores (alcohol, ketamina, GHB…) puede hacer que se contrarresten los efectos por lo que se necesitará mayor cantidad para conseguir los efectos buscados en ambas.

La combinación con psicodélicos (LSD, por ejemplo) puede aumentar el efecto de ambos aumentando la probabilidad de sufrir una reacción adversa.

La metanfetamina combinada con furazolidona (medicamento para el tratamiento de la diarrea infecciosa) o con IMAOs (inhibidores de la monoaminaoxidasa) pueden provocar reacciones hipertensivas graves. Por otro lado, la anfetamina puede reducir el efecto de la guanetidina (medicamento para el tratamiento de la hipertensión).

Los antidepresivos tricíclicos, el bicarbonato y las píldoras anticonceptivas podrían aumentar el efecto de la anfetamina y, por tanto, aumentar la probabilidad de reacción adversa (complicación cardíaca).

¿Qué hacemos en el caso de una intoxicación con metanfetamina?

Hay tres niveles de intoxicación:

  1. Leve (agitación, irritabilidad, insomnio, temblores, hiperestimulación, sudoración, dilatación pupilar y roboración).
  2. Moderada (hiperactividad, confusión, hipertensión, respiración rápida, taquicardia y hipertermia).
  3. Grave (delirios, manías, autolesiones, hipertensión, taquicardia, arritmia, fiebre, convulsiones, coma y colapso circulatorio).

Si la persona se siente mal, conviene separarla de la fiesta, no agobiarla y tratar de tranquilizarla. Puede ser útil hablarle calmadamente y tratar de aliviar su ansiedad. Si la situación resulta difícil de manejar se debería acudir a un médico. En cualquier caso, no consumir más esa noche disminuirá el riesgo de tener problemas más serios.

Faltan datos claros sobre la “sobredosificación” por un uso excesivo de metanfetamina, pero hay estudios que indican que a partir de 30 mg puede haber intoxicación, dependiendo de la tolerancia de la persona que consume y la vía que se esté usando.

Ni que decir tiene que se debe de mantener fuera del alcance de los niños

¿Qué pasa si se consume metanfetamina creyendo que es MDMA?

Este tipo de adulteración puede ser peligrosa o provocar malas experiencias en los usuarios, teniendo en cuenta que se está consumiendo metanfetamina con la misma pauta de consumo y dosificación que la MDMA o éxtasis. El cristal de metanfetamina, aunque tiene un aspecto parecido al cristal de MDMA, tiene unos efectos marcadamente diferentes:

  • Los efectos de la metanfetamina son estimulantes y eufóricos mientras los de la MDMA son marcadamente empatógenos con unos efectos estimulantes más suaves.
  • La dosis media de metanfetamina es de 12-30 miligramos mientras que la de MDMA es de 80-100 miligramos. Tomar una dosis de 80 miligramos de metanfetamina puede provocar una hiper-estimulación con efectos adversos muy desagradables como agitación, nerviosismo, ansiedad, paranoia, etc.
  • Después de una sesión de consumo de metanfetamina frecuentemente se sufre insomnio que puede durar muchas horas incluso algún día, con la MDMA normalmente se puede ir a dormir al cabo de unas pocas horas de haber acabado su efecto.
  • La metanfetamina tiene un potencial de abuso y adicción mucho mayor que la MDMA. 
Si vas a consumir MDMA en cristal procura analizarla antes. Puedes acudir a un servicio de análisis de sustancias. Energy Control tiene servicio de análisis en Barcelona, Madrid, Andalucía y Baleares, Ai Laket! en Euskadi y Hegoak en Navarra. En caso de que no sea posible analizar es recomendable consumir una cantidad muy pequeña de unos 10-12 miligramos y esperar una hora para comprobar que los efectos son los esperados. También puedes aplicar unas gotas de reactivo de Marquis y si el color de la reacción es naranja-marrón sabrás que es metanfetamina o anfetamina, si la reacción es de color negro-azulado es muy probable que sea MDMA.

Bibliografía consultada y que se aconseja consultar

Metanfetamina en Energy Control: http://energycontrol.org/infodrogas/otras/metanfetamina.html

Metanfetamina en Erowid. http://www.erowid.org/chemicals/meth/meth.shtml

Metanfetamina vendida como MDMA (3,4-metilendioximetanfetamina).

Fernando Caudevilla, Iván Fornís, Pol Quintana y Mireia Ventura. Revista Emergencias, 158 http://www.semes.org/revista_EMERGENCIAS/descargar/replica-a-los-autores/ force_download/